sábado, agosto 25, 2018

Adiós a la guerra

(Reseña del libro Adiós a la guerra de Patricia Lara) 

El libro tiene tres partes. La primera es un recuento, una breve historia de la guerra, de los últimos 70 años y sus horrores que dejaron más de 220 mil asesinatos, 25 mil desaparecidos y cinco millones de desplazados. 

La segunda parte es un conjunto de testimonios de víctimas, la mayoría muy breves, deliberadamente escuetos, de tan solo una página. Patricia intenta, creo, condensar en pocas palabras el horror de la guerra. 

La tercera parte es un recuento de las negociaciones de la Habana y un resumen de los acuerdos resultantes, una especie de advertencia sobre la necesidad de valorar el significado histórico de los acuerdos. 

Sobre la primera parte, quiero simplemente hacer explícita una división, una discontinuidad en la historia del conflicto. Hay un período, de 1948 a 1980, en el cual las causas del conflicto obedecieron a las luchas por la tierra, las restricciones a la democracia y la desigualdad social. Pero la naturaleza y la intensidad del conflicto cambiaron de manera sustancial en los años ochenta con la llegada del narcotráfico. En palabras de la historiadora Mary Roldán, el comercio de cocaína “rompió la tradición, transformó las costumbres sociales, reestructuró la moral, el pensamiento y las expectativas”. 

El conflicto histórico, centrado en las luchas ideológicas, fue transformado esencialmente por el narcotráfico. El narcotráfico reveló y acentuó las debilidades institucionales, volvió la justicia inoperante y dio origen a una epidemia de crimen violento. Las guerras ideológicas se convirtieron, así, en guerras económicas, en luchas por las rutas y el mercado. 

Mi parte preferida del libro es la segunda. Los testimonios presentados son una crónica del sufrimiento humano, pero no son solo eso. En conjunto, son un grito colectivo sobre los horrores de la guerra y el imperativo (ético, social, histórico, lo que sea) de evitar su repetición. Patricia quiere recordarnos, nunca está de más, la magnitud de nuestra tragedia. 

Hay en varios de los testimonios, una constante, una historia que se repite. Las victimarios, llámese guerrilleros o paramilitares, se muestran arrepentidos, desconcertados, incapaces de explicar sus desafueros, los asesinatos de los Turbay Cote, de Jorge Cristo, de Jaime Garzón, y de los diputados del Valle, etc. “Fue el peor error que cometimos”, “nos equivocamos”, “todavía lo reprochamos”, dicen una y otra vez. 

Es como si la guerra hubiese desatado una maquinaria de muerte que no podía detenerse, que superaba los deseos o intenciones de los participantes; un mecanismo que mataba sin mediar razón, que trascendía los designios de los señores de la guerra y los protagonistas de esta historia de terror.

Los testimonios insinúan la existencia de una fuerza implacable y voraz; la fuerza de la guerra que parece tener una intencionalidad propia, que solo aspira a reproducirse a sí misma; una fuerza ciega, indiferente, casi una pesadilla a lo Schopenhauer. 

Los acuerdos de paz pretendieron, de manera ordenada, con una mezcla de voluntad y método, con errores y extravíos por supuesto, pero también con empeño y conocimiento, detener esa fuerza, “la fábrica de víctimas”, como la llamó el presidente Santos. 

Así, el libro nos recuerda las dificultades para alcanzar un acuerdo imperfecto. No fue fácil. Requirió mucho trabajo. Yo lo he dicho varias veces, y lo repito ahora. Pertenezco a la escuela del liberalismo trágico. Parto casi siempre de una hipótesis simple. Si la sensatez, el conocimiento práctico y el trabajo comprometido hicieron parte del proceso (y así ocurrió en los diálogos de La Habana), probablemente estamos ante el mejor de los mundos o acuerdos posibles. La crítica puntual, que desconoce el contexto, que obvia las dificultades del proceso, suele ser poco más que un ejercicio de fácil especulación retrospectiva. 

Patricia ha dicho, en varias entrevistas recientes, que el futuro depende de la voluntad del nuevo gobierno y la clase política. Así lo creo. Este libro es, en últimas, una advertencia sobre la responsabilidad que nos incumbe a todos, gobernantes y ciudadanos, de proteger la paz. 

El título es simple Adiós a la guerra. Pero el mensaje es si se quiere más poderoso, más urgente, más crucial, “cuidemos la paz”.

8 comentarios:

guillermo arturo rico gonzalez dijo...

Excelente relato, me despertó la inquietud por leer el libro, Gracias

Sebastián dijo...

Muy bueno.

En el párrafo 8 se fue un typo: "una mecanismo" .

Slds

Unknown dijo...

Patricia Lara, Estudiosa, es una gran conocedora de la problemática social en Colombia, sus libros "Siembra Vientos y Recogeras Tempestades" al igual que "Amor Enemigo" dan muestra de su gran conocimiento de la triste historia de guerra de este sufrido país ; claro que leeré "Adios a la Guerra"

Anónimo dijo...

Se me ocurre que, en su versión más primigenia, basta constatar las consecuencias del narcotráfico en los asuntos cotidianos de una sociedad tradicional como la de los Wayúu en la Guajira, como se muestra de manera diáfana, poética y trágica en la extraordinaria película de Cristina Gallego y Ciro Guerra, "Pájaros de Verano".

Anónimo dijo...

Buenas noches Dr.
Sé que no es el medio apropiado pero tal vez si el mejor para interactuar con usted, me gustaría si es posible hacerle una consulta que la verdad no tiene que ver con la entrada, tengo una amiga que cumple años pronto y quiero regalarle un libro, su género favorito es el romántico, el problema es que no me gusta regalar libros sin antes haberlos leído, y sinceramente dicho género no es de mi agrado, mis libros favoritos son "Siddhartha", "The catcher in the rye" y "La rebelion de las masas" para que se haga una idea de mis gustos. ¿Podría usted recomendarme un libro que reúna los gustos de mi amiga y los míos?
Muchas gracias

Alejandro Gaviria dijo...

Le recomiendo dos: el amante de lady chatterley y Carta de una desconocida de Stefan Zweig

Anónimo dijo...

Este joven de 18 años le agradece infinitamente

Helena De Vargas dijo...

Buenas Tardes Dr. Alejandro Gaviria
Primero quiero felicitarlo por sus libros y sus inspiradoras palabras en el día de ayer en Ulibro; usted es para mi un hombre con alas de gigante. Este sábado voy a lanzar mi primer cuento infantil "Jorge Luis y la magia de los mugos" en Ulibro. Me gustaría que usted amablemente me contara quien le enseñó en su niñez amar los libros.

Muchas gracias por su tiempo. Espero si usted tiene a bien regalarme su respuesta.

Helena D' Vargas Soler