viernes, abril 05, 2019

Siquiera tenemos las palabras: ideas sueltas


La corrupción no se combate entregándoles más poder a unos pocos políticos o funcionarios que parecen más interesados en el espectáculo que en la verdad. 

La civilización del espectáculo erosiona la democracia, sobresimplifica los asuntos públicos y trivializa el cambio social. 

Debemos recuperar el sentido de la tragedia. Hay problemas sociales que no tienen solución definitiva. Hay catástrofes imprevisibles e inevitables. 

La corrupción del lenguaje es causa y consecuencia de la corrupción. Las palabras pueden corromper y suelen corromperse. “El lenguaje político está diseñado para que las mentiras suenen veraces y los crímenes parezcan respetables”. 

Las luchas ambientales no deberían comprometer o lesionar la democracia y la dignidad humana. El ecoautoritarismo no es una buena idea. 

El pesimismo biológico (la conciencia plena de nuestras falencias y debilidades) es parte esencial del humanismo. La muerte, la enfermedad, el absurdo y la culpa casi nos definen. 

Las sociedades tienen pocos mecanismos de defensa en contra de tiranos en ciernes investidos de legitimidad y prestigio. El despotismo necesita de la colaboración de las víctimas. 

“Las tiranías son sobre todo un problema de la especie, una tragedia antropológica”. En las tiranías, no solo las víctimas se cuentan en millones: los victimarios también son muchos. 

La manipulación demagógica del bienestar de los niños es cada vez más frecuente y más ruin. Detrás de ese discurso oportunista suelen esconderse las pretensiones totalitarias de políticos extremistas. 

La soledad de América Latina es una incomprensión antigua: la falta de entendimiento del nuevo mundo por parte de los europeos, el doble rasero a la hora de interpretar su historia y la nuestra, su incapacidad para apreciar la complejidad de una región donde confluye toda la diversidad del mundo.

8 comentarios:

Mi nombre es Mucha dijo...

Un gran escrito te felicito

kathescobar dijo...

Buenas letras.

La marimonda. dijo...

Doctor Gaviria, desde que tengo noticias de usted siempre se refiere a cada tema con conocimiento de causa y un escrupuloso manejo de temas la conciencia,

La marimonda. dijo...

Dr Gaviria:Me gustaria, con todo repeto, y es su debido momento; con un aporte pedagógico para el colombiano de a pie conocer de usted una semblanza de AMLO, la sigla con la que se conoce al recientemente elegido presidente de México. Muchísimas gracias.

ceur dijo...

mi admiracion y respeto...las victimas alimentan sus victimarios......

Unknown dijo...

Lo he buscado en Medellín y esta difícil. Sería muy grato para mi poder consultarle algunas cosas sobre democracia deliberativa, es un interés académico. antropofago1@gmail.com

Alejandro Granados dijo...

Estimado Alejandro, A propósito de sus reflexiones sobre el periodismo le comparto una reseña que hice sobre la última novela de Umberto Eco https://alejandrogranadosz.blogspot.com/

Alejandro Martín dijo...

Hay que tener cuidado con este tipo de aforismos, no sea que porque en realidad responden a cuestiones concretas al quedar fuera de contexto parecieran defender la causa equivocada.

Más grave que el eco-autoritarismo es la devastación ecológica. Y eso habría que decirlo primero.

Luego, en un contexto preciso, ante un caso concreto de eco-autoritarismo, se podrían señalar sus problemas.

Porque, de caso contrato, se estaría persiguiendo a los que defienden el ecosistema, en lugar de perseguir las grandes mineras (o empresas de automóviles, o petroleras, o...), y su conspiración con los gobiernos, para explotar el territorio sin cuidado.