miércoles, noviembre 08, 2017

¿Bastaría con eliminar las EPS?


Los problemas financieros del sistema de salud de Colombia son reconocidos. Indiscutibles. Las causas o explicaciones de estos problemas generan una mayor discusión, un debate mucho más álgido. En términos generales, hay dos explicaciones opuestas y recurrentes.  La primera pone énfasis en las EPS, en sus utilidades, gastos administrativos y manejo de los recursos. La segunda hace un énfasis distinto, en la falta de coherencia en los arreglos sociales (“se gasta más de lo que se tiene”) y en el desbordamiento del gasto, asociado, a su vez, a las crecientes demandas sociales y los mayores precios de medicamentos y dispositivos médicos. 

Según la primera explicación, bastaría con cambiar el pagador, sustituirlo por uno o varios pagadores públicos o sin ánimo de lucro para resolver los problemas financieros. De acuerdo con la segunda explicación, cualquier pagador, independiente de su naturaleza, pública, privada o mixta, enfrentaría los mismos problemas, esto es, un déficit operativo y un incremento insostenible del gasto.

¿Cuál explicación es más verosímil? Usualmente la respuesta a la pregunta de marras ha dejado de lado los hechos, los datos del mundo. El debate al respecto parece ocurrir en un vacío empírico, en el ámbito de las explicaciones prefabricadas de la ideología. Esta entrada no va a saldar un debate eterno. Pero sí presenta una serie de hechos que arrojan, en mi opinión, muchas dudas sobre la pertinencia de la primera explicación (“son las EPS”).

Esta semana la prensa nacional publicó una noticia relevante para el asunto que nos ocupa. Un informe reciente de la Contraloría muestra que el sistema de salud de las Fuerzas Armadas tiene un déficit altísimo, de casi 800 mil millones en cinco años.  Por afiliado, este déficit es incluso mayor que el del sistema general. “Como el sistema se gasta cada año más de lo que recibe por ingresos para garantizar la atención el Mindefensa ha venido cubriendo ese faltante con partidas cargadas al presupuesto del año siguiente”, decía la noticia citada. “Tenemos cada día más usuarios, muchos de ellos beneficiarios. Nuestra población se está haciendo mayor, mucho más adulta, y ahí hay un costo mayor en la atención”, explicaba el director de Sanidad Militar.  

El régimen especial de las Fuerzas Armadas no tiene EPS, es un sistema meramente público, sin intermediación, pero enfrenta los mismos problemas del sistema general. El sistema del magisterio tampoco tiene EPS y también tiene grandes problemas financieros y de atención. Otro informe reciente de la Contraloría mostró que la Unidad de Pago por Capitación (UPC) para la atención de la población pobre no aseguarada por las secretarias de salud es 3,5 veces mayor que la UPC del sistema general. Las EPS públicas o mixtas (Capresoca, Convida, Saviasalud, Capital Salud, la Nueva EPS, etc.) enfrentan igualmente una grave situación financiera, un déficit operativo creciente, mayor en promedio que el de las otras EPS. "Si tan solo fuera tan fácil como cambiar el pagador", podríamos ir concluyendo.  

Los problemas financieros tampoco pueden reducirse a un problema de corrupción. Las explicaciones basadas en la corrupción como causa única o preponderante son convenientes. Ahorran mucho tiempo. Nos evitan el estudio y entendimiento pleno de los problemas estructurales. Reducen todo a un asunto sencillo, a una fábula, a una lucha entre el bien y el mal. Las cosas, sobra decirlo, son usualmente mucho más complicadas.

En síntesis, unos cuantos datos pueden destruir una ideología recalcitrante. La evidencia es clara, contundente: los problemas financieros de la salud tienen causas complejas y su solución va mucho más allá del eslogan conveniente, “No más EPS”.

36 comentarios:

Juan Guillermo Velásquez M. dijo...

De acuerdo Ministro. Aquellos que abogan por la solución fácil de acabar con las EPS, generalmente muestran una gran incomprensión del problema y unos evidentes intereses politiqueros.

Leonardo Carvajal dijo...

En un momento también pensaba que la solución era construir una única aseguradora que recaudara todos los recursos que los contribuyentes realizamos al sistema de salud, sin embargo, en medio de mi ejercicio profesional encontré que estas EPS deben trabajar bastante para lograr garantizar el suministro de tecnologías y medicamentos con unos recursos que usualmente suelen ser muy limitados.

Señor Ministro, ¿Y si se saca adelante un plan tarifario que regule el ejercicio medico y de esta manera se pueda poner techo a tarifas estrambóticas que cobran algunos especialistas?, ¿si se impulsa la regulación en el suministro de materiales de osteosintesis y prótesis articulares, así como demás insumos medico quirúrgicos?, creo que hay bastante por donde se puede seguir realizando un control del gasto en salud y de alguna manera ajustar la crisis financiera del sistema encontrando un equilibrio entre lo que ingresa y lo que se gasta.

Me pregunto entonces, ¿Se podria financiar de alguna otra forma adicional al Sistema?¿En Colombia somos expertos en alegar y pedir a gritos, pero cuando somos llamados a realizar alguna acción o aporte nos hacemos de oídos sordos, me pe

orlando mizar dijo...

Buenas tarde señor ministro,su reflexión me recuerda, a un conversación con un fellow oncólogo, acerca de investigación "algunos investigamos como mejorar los protocolos para disminuir la mortalidad de los pacientes, y mientras el (del profesor de quién hablamos) están buscando las nuevas moléculas para ser usadas para erradicar el problema, leo su perspectiva y me recuerda la del docente, y está bien debe hacerse es paso que viene cuando se acabe el problema agudo, las soluciones dependen del principal problema que presenta, para el sistema general de salud en gran parte es la corrupcion, e insisto en que hay que trabajarlo, hay que combatirlo la he visto me indigna, pues la corrupcion no solo es el que roba dinero, es tambien del que abusa del sistema el que pide pañales, teniendo capacidad para pagarlo el paciente , el que pedía retardantes sexuales por qué su problema de columna le hacía sustentar su eyaculación precoz,el que llega a tarde a la consulta y quiere que sea atendido enseguida por encima de los que llegan puntual, el personal medico sobre-diagnóstica o trata enfermédades en momentos no oportunos como lo del caso de hemofilia siendo tratada antes de los 2 años de edad,y todas las escalas de robos por el caso de la hemofilia y todo su cartel, cosas como esas deben erradicarse definitivamente, insisto la corrupcion es el problema que más nos ataje es nuestro presente.
El caso de sanidad militar, hay pocos participantes, recordaré una política de la institución donde laboro, " la EPS no debe ser la única contenedora del gasto, nosotros como institución IPS siendo los principales ejecutoras del gasto en salud, debemos autoregularnos y, tambn debemos ser contenedoras de ese gasto sin afectar la calidad de atención a nuestros pacientes".

Mario Felipe Villate dijo...

Ministro. Como falla estructural ha sido la incapacidad de las EPS a tratar sus afiliados, únicamente desde la enfermedad.
Hoy en día la función principal de la EPS, como asegurador o promotor ha fallado y compararlo con algún régimen especial es también una respuesta un tanto ligera.
De acuerdo que la solución no es solo una, pero si existen EPS con resultados positivos, con población de usuarios y no de pacientes, interesadas en la salud y no en el recobro. Que fue este último el que nos ha metido en esta difícil situación, las EPS no aprendieron a gestionar sus recursos y obligaciones, y encontrando en el no POS la forma de equilibrar este deficit.

Jose luis mayorca dijo...

Excelente reflexion. Sobre todo por que usa elementos de comparacion para que los simplistas tomen en cuenta. El sistema de salud en colombia tiene varios aspectos estructurales que deben ser analizados, mucho mas alla de la simple premisa de que hay un solo responsable. En primer lugar al momento de ser diseñado, nunca se imagino que las frecuencias de uso de los servicios crecieran tanto como lo han hecho. En segundo lugar la libre competencia de precios a los servicios, frente a unos recursos finitos es insostenible. En tercer lugar el precio de los medicamentos especialmente de las multinacionales terminara acabando con el sistema de salud. No en vano una sola de estas compañias le saca al pais casi el 20% del presupuesto para la salud. En cuarto lugar el desgreño administrativo en todas las instancias genera gastos ineficientes a cargo del sistema. En quinto lugar una falta absoluta de conciencia del usuario, que basado en sistema legal garantista pero sin recursos es mal utilizado por la gran mayoria de los que usan el sistema. No por nada en colombia en varias oportunidades se han quemado cientos de toneladas de medicamentos formulados y no utilizados por los pacientes. En sexto lugar, no podemos desconocer la corrupcion que sigue tragandose nuestro pais. No podemos desconocer que en el animo de ofrecer siempre alternativas a los pacientes, el cuerpo medico se ve seducido por tecnologias nuevas y costosas que no cambian la realidad de los pacientes. Todo esto hace parte de un cumulo de situaciones que hacen peligrar nuestro sistema de salud. Cabe entonces preguntarse: solo hay un responsable?

Anónimo dijo...

Vuelvo a decírselo señor ministro, la salud SI debe ser un negocio, lo que no puede seguir siéndolo es la enfermedad, mientras sea más rentable tratar el cáncer que prevenirlo, tratar el infarto y no la dislipidemia, se seguirá enfermando la población colombiana por qué el negocio está en tenerlos "enfermos" no sanos.

Anónimo dijo...

Ministro se olvidó que el negocio de las Eps es de los parlamentarios y que si les quitan la tajada que ellos reciben del sistema y se reducen los costos de administración de las Eps es posible que la platica alcance?

Valantan, o va - lentin, dijo...

Buenas noches,
Me recuerda un día que observé un programa sobre como funciona el regimen de salud en Suecia y como evitan ellos el "abuso" de los usuarios. Pongo abuso entre comillas, por que a pesar de ser un sistema cubierto por el estado, cuando el usuario accede al servicio por un numero de veces, debe pagar una alta suma por ello. Así que si el usuario asiste a consultar siempre por el mismo mal, deberá pagar. Sin embargo, el éxito de dicho sistema radica en la poca hospitalización, mayor tiempo de atención del paciente y el seguimiento en casa que se presenta. Es una responsabilidad compartida.

Una de las cosas que observo a veces, es lo difícil que es realmente determinar que es urgente y/o que es enfermedad. En Colombia, la gente acude a urgencia por una gripa, por un guayabo o por un golpe. Estos problemas que no requieren del uso de los servicios medicos especializados, pero que la gente demanda por ignorancia o por simple abuso de posición como clientes. Pero también, los medicos por el temor de las malas practicas y siguiendo las guías, pierden el instituto que se les inculcó (o nunca han tenido) del juicio medico y remiten enfermedades simples a exámenes y gastos innecesarios que desbordan la capacidad económica del sistema.

Conocí un caso de un conocido que se quejo de la atención de su enfermedad. Cuando lo cuestionamos, descubrimos que fue internado en una de las mejores clínicas, con los mejores cuidados, durante 20 días por un problema coronario que no fue nunca crítico. Ese comportamiento de esa persona me indigna, pero también entiendo que su nivel de educación no le permitió comparar o identificar lo bueno que tuvo su atención, que pudo no ser perfecta, pero que fue en términos generales muy buena.

También la creencia en que la medicina es la salvadora siempre, que promete curas a enfermedades incurables y que generan ruido en los medios por ignorancia o por causar perjuicio. Un paciente terminal ( y perdone que lo mencione en su condición que no es terminal, pero que causó mucho ruido el año pasado con el caso de una niña) lo que mejor puede aportar el sistema es una forma digna de morir. En Suecia la tienen como practica, el morir bien, pero nuestra cultura no se acepta este comportamiento.

En fin, son muchas aristas para un problema en una sociedad que de por si está enferma de muchas otras cosas que no son médicas, pero que cree que el sector salud se las soluciona.

Saludos y felicidades

Miguel Fernandez dijo...

Quizás parte del lio radica en que hemos puesto demasiados temas en el mismo saco y pretendemos resolverlos con una única fórmula.

LOS MITOS QUE SE ENTRONIZAN: Un primer gran lío de las EPS pasa por su imagen pública. En una de sus entradas usted señalaba las abismales diferencias que existen en la respuesta que dan los usuarios cuando se comparan sus percepciones globales de la calidad del sistema de salud versus sus experiencias particulares. La imagen del sistema se dejó a disposición de todo aquel que quiera hacer leña del árbol (desde políticos hasta periodistas) y la incansable defensa que usted hace del mismo tiene un espectro muy limitado (ya lo ha dicho, la gente no lee). Ministro, de la misma manera que se equivocaron con el manejo de las vacunas del VPH, se equivocan al defender comunicacionalmente al sistema.

LA CASUISTICA QUE SE INFLA: Un segundo lío unido al anterior pero de otro orden es la manera en que casos dramáticos pero probablemente aislados cogen vuelo a falta de respuesta oportuna y se vuelven caballito de batalla de los noticieros. Asumo que el labor de la Superintendencia impedir que estos casos se eternicen; cabe preguntar si el asunto solo pasa por la voracidad de los medios por este tipo de noticias o si hay deficiencia de la Super para abordarlos de manera oportuna.

LOS DESBALANCES DEL SISTEMA: Si bien hace solo unos pocos años las IPS estaban en rojo, hoy están más saludables que nunca según recientes informes financieros. Lo anterior probablemente a costa de la salud financiera de las EPS. Cómo paso esto es algo que no alcanzo a comprender pero pareciera ratificar la necesidad del control de precios.

Usted pareciera hacer mucho en el tercer tema, pensaría que en el segundo hay avances, pero definitivamente en el primer asunto (los mitos que se dejaron florecer) poco pareciera haberse hecho.

pajaritu dijo...

Pensar en eliminar las EPS es casi tan absurdo como decir que hay que eliminar los carros para que no haya más accidentes de tránsito. Eliminemos entonces el sistema, y si este no existe, pues por construcción, tampoco existirían sus problemas.

Mipres, las RIAS, las MIAS, el PGP, el control a los precios de los medicamentos ... el acompañamiento que hace le Ministerio y la Supersalud, la legislación como el decreto 2702 ... son todos los elementos necesarios que uno a uno van generando más información, eficiencia y solidez al sistema.

Como lo dice señor Ministro, son diferentes estrategias, que en su conjunto van ayudando a mejorar el sistema con múltiples y complejos problemas y actores. No hay solución fácil ni respuesta fácil.

Lo felicito y lo admiro profundamente señor Ministro. Usted nunca deja de ser técnico en sus propuestas, y eso lo eleva por encima de todos. Los mejores deseos para su salud, y gracias por su dedicación y entereza como servidor público.

Felipe dijo...

Ministro. Por qué algunas eps salen en la revista dinero clasificadas como las empresas con más ganancias en Colombia?
Porque no va a ser sostenible un sistema donde la gente paga el 12.5% de sus ingresos?
Un dato paradójico: Mi padre fue diagnosticado con Apnea de sueño, la eps se niega a pagar el equipo el cual puede prevenir un problema cardiovascular el cual le puede costar a la eps 100 veces más que lo que vale el equipo para el tratamiento. De donde mece esta ineptitud en los gerentes de eps???

ULAHY BELTRAN LOPEZ dijo...

La Registraduría Nacional avaló la consulta popular propuesta por un grupo de ciudadanos que creó el Comité Promotor para recoger firmas que apoyen la posibilidad de liquidar las Entidades Prestadoras de Salud: http://ulahybeltranlopez.blogspot.com.co/2017/07/consulta-popular-pretende-acabar-con.html

Anónimo dijo...

Tiene cosas ciertas. Cómo el costo de los insumos médicos que deberían estar todos regulados por mi salud con topes máximos de precio. Y en políticas públicas como los impuestos a cancerígenos y sustancias como el azúcar que causan enfermedades de alto costo. Así mismo las empresas y vehiculos que generan alta polución ambiental deberían también pagar un impuesto para la salud y estar exentas aquellas que tengan poco impacto negativo en el ambiente

Nicolas Medina Silva dijo...

Interesante reflexion pero presenta un falso dilema.

El hecho de que los recursos sean finitos, no implica que las EPSs estén funcionando bien. Igualmente, los indicadores atroces del magisterio y las fuerzas militares no justifican los indicadores un poco menos atroces de las EPSs.

Si en mas de una década no han podido optimizar su funcionamiento ¿por que habrían de hacerlo ahora?

Anónimo dijo...

La consulta esa para eliminar las EPS no es más que una gran payasada promovida por abogados mediocres.

Kattyfonseca dijo...

La salud es tratada como un negocio, es un servicio vital, en Colombia se debe reestructurar generar garantizar dentro de las normas que las e.p.s cumplan con sus compromisos que tengan capacidad instalada pólizas de garantía y cumplimiento para los usuarios. a la verdad son ellos los que venden las pólizas y el cliente no sabe a que es que tiene derecho. segundo las eps deben generar campañas buena salud. para que todos se culturicen poder utilizar el servicio de manera eficiente muchas personas no se ejercitan ni se alimentan saludable cuando van al medico es porque ya están mal. prevenir.

Anónimo dijo...

Hay que saber leer. No son mayores ganancias, sino mayores ingresos (la UPC por la población). Ese tipo de mitos, basados en la ignorancia, son los que llevan a falsos debates y opiniones exaltada.

Anónimo dijo...

Ese equipo no es responsabilidad de la EPS. Si se paga, lo pagaríamos los contribuyentes. Para su información, Colombia gasta 600 dólares por habitante en salud, EEUU, 18.000 dólares. Es imposible cubrirlo todo. No abusen más.

Sebastian dijo...

Este comentario me recuerda a los promotores del socialismo (parecidos a los de un gran pagador un único estatal). Cuando se les dice que el socialismo real no funciona, siguen apegados a sus utopías o señalan los errores de otros sistemas. El único socialismo es el real y el único pagador estatal es el ISS. Ambos una mierda.

Dreamer dijo...

Somos un país mediático y populista, con puro comportamiento de masa, somos repetidores sin asegurarnos de que lo que repetimos tenga fundamento y poco buscamos leer, entender y analizar para expresar opiniones certeras; estamos desperdiciando el cerebro.
Por eso me alegro de leer a personas como usted, siempre objetivo y acertado.

Luis Jorge Hernandez Florez dijo...

El ministro parte de una premisa falsa y es que en salud pública Colombia está bien, no basta que bajen algunos indicadores trazadores, sino la velocidad y disminución de iniquidades en su disminución.Estamos en polarización epidemiológica en la cual hay deuda con la curación pero también con la prevención. Tenemos un modelo de salud asistencialista restringido y no de atención primaria renovada.La puerta de entrada al sistema sigue siendo el paciente y no la población sana o de bajo riesgo, así no hay plata que alcance.

Anónimo dijo...

Ministro ponga primero en cintura a la supersalud que no sirve de nada, haga funcional y ahi empieza a arrdglarse el sistema, eliminenle el objeto a laz eps que no sean de prestar servicios de salud, las quw tengan servicios bancarios eliminenlas, cada loro en su estaca. Para eso es el sistema financiero o bancario, exigir E.F reales con cierta cuantia para eliminar las IPs de gsraje que no son capaces de operar porque son de papel. Hay es que regular hasta la etica medica, especialistas medicos que no son eticos , reciben pacientrs hastq con 6 meses de antiicipacion sabiendo quw no pueden atenderlos, debe es el ministerio sacar un decrero que obligue a todos los nedixos a atwnder a todo mundo y que cobren luego al estado y asi se desembotella el sistema , menos intermediarios y mas agil

Anónimo dijo...

al comun se le deben dar datos para sacar conclusiones

JORODI44 dijo...

Es un argumento tribial plantear que ha tarifas estrambóticos. No parece conocer como se está negociando eso en el sistema. Lo grave es si lo que se indica es pertinente o no. El sistema debe funcionar contando con buenos médicos no contra los médicos.

Sebastian dijo...

Pura carreta. Todos los indicadores mejoran. Hay políticas preventivas premiadas como las antitabaco. Hay modelos de atención primaria exitosos como los de Sura, Coosalud, Sanitas, Mutualser, etc. No todo es perfecto. Pero la visión de este señor no es más que un discurso innane que no concreta nada. Es la comodidad de opinar impunemente sin tener que tomar decisiones.

Daniel Camilo Quintero Castro dijo...

Entiendo el punto: la solución es compleja y varios problemas persistirán aún si las EPS se eliminan. Me parecería interesante mirar el otro lado de la cuestión (yo no tengo la información), y saber si existen EPS que financieramente son viables y prestan un servicio ajustado a los estandares. Esto permitiría ver si se podría hacer un uso más eficiente de los recursos del
Sistema

Unknown dijo...

Permitir la LIBRE ESCOGENCIA de clinica, hospital o médico lleva a que el poder lo tenga el ciudadano y kas IPS y médicos solo tienen un camino y es el de ofrecer un excelente servicio. El estado regula y controla. Pone precios, pisos y techos. Audita Procuraduria, Secretarias. El modelo preventivo y de diagnóstico y tratamiento HUMANO, OPORTUNO, INMEDIATO, EFICIENTE, PREVENTIVO, CURATIVO......que reuna terapias de muy bajo costo tambien que elevan autoestima, que involucren a la familia.
Lo mas importante es que CON LA LIBRE ELECCIÓN no hay monopolios...la gente busca a la mejor IPS que no siempre es la mas grande ni el médico que se jacta de ser el único que traya a una población cautiva y obligada. Acá es solo calidad!!! Buen trato!!!!Buenos resultados!!!!
En lo financiero ayudenos a que nos compren las facturas en un FACTORING con la banca estatal y que nos resuelvan el problema de las carteras morosas apalancandomcon ellas creditos.para flujo de caja, nueva tecnologia y nueva infraestructura (A tarifas con tasas compensadas por FINDETER).
Cordialmente
Dr. Gilberto Ortiz Manrique

Anónimo dijo...

El problema del flujonde caja por morosidad de las EPS es aterrador acá en Bucaramanga. Ayúdenos ministro.
SERVICLINICOS DROMEDICA 3182062875 Dr Gilberto Ortiz Jr.

LUIS EDUARDO PINO V dijo...

Estimado ministro. Es un megaproblema que trasciende por la ausencia de gobernanza (tanto en el sistema general como en los de excepción), adicional a un exceso de medicina y a una ausencia de salud. La siniestralidad de la población en general muestra que la intervención en los determinantes sociales de la salud se dejo para la siguiente generación de humanos. Quien va a ser quien asuma la impopularidad de gestar un pacto social que nos permita definir hasta donde vamos a ir en salud?. Mientras tanto inyectar recursos solo tendra un impacto parcial hasta el siguiente hueco fiscal de 15 billones.

Bibiana.73 dijo...

Señor ministro y toda la población subsidiada que no hace sino consumir del sistema, sin aportar y sin adherirse bien a políticas de cuidado de su salud? Creo que tantos con tantos conocimientos y continuamos pensando un sistema sanitario enfocado en la enfermedad. Entre más el sistema pueda educar en salud de seguro menos van a entrar a consumir sin mesura. Alcohol, grasas, azúcares, no hacer ejercicio porque ni tiempo ni dónde, y el manejo del cuidado de la vida de cada uno: ahí podemos iniciar a controlar enfermedad hepática, Diabetes mellitus tipo 2 hipertensión esencial (menos por montañeros) entre otras crónicas degenerativas,pero si el consumo de nuestra dieta cada vez es menos seguro, donde es más barato un paquete de procesados lleno de grasas saturadas, carbohidratos de índice glicémico alto y fuente de posibles carcinógenos y otros, y más caro comprarse una manzana, y no tenemos un estricto control de qué comemos, TLC en eso incluído: pues cada vez más malnutridos, obesos y un círculo vicioso. Los programas de apoyo nutricional del ICBF por ej dando por minuta paternalista la galleta hiperazucarada, la avena idem, sin acceso a la alimentación original, no se imagina cuántos dejan de cultivar o tener una gallinita, no saben ni ordeñar...Dificil Señor Ministro, y los loquitos que joden a la sociedad, como yo, que no hay que fumar, que campañas de lucha contra la legalidad del asbesto, que los pesticidas fuera de buenas prácticas. PEro también, que el recurso humano cada vez peor capacitado, con un modelo que debe cambiar en el planeta, pero soñando uno las últimas tecnologías... Medicina regenerativa para los cartílagos de quienes obesos jamás hicieron caso de caminar o nadar, porque no tenían tiempo. Señor ministro: Educación en salud con base en evidencias y muchísimo control fiscal a las EPS. En mi ciudad hace poco un programa de medicina preventiva (ahora piensan que con enviar un correo electrónico diciendo que hay que cuidar la salud hacen mucho) decía: la muerte por infarto de miocardio no se puede reparar....me he reído tanto de nuestra suerte.

GIOVANE MENDIETA IZQUIERDO dijo...

Señor ministro. La situación se puede analizar desde varias aristas. No solo es acabar con las EPS, se puede pensar en crear un sistema de gestión en salud centrado en el gasto. Combatir la corrupción a través de las entidades de vigilancia y control con mayor rigor. Desde el estado, con trabajo intersectorial y la academía en la generación del talento humano en salud, cambiar el paradigma curativo centrado en la enfermedad, para fortalecer desde todo punto de vista un modelo de prevención. No ver la enfermedad como un negocio, centrar los esfuerzos en propender por mantener un estado de salud en la población. Insisto el trabajo debe ser intersectorial liderado desde el sector salud involucrando a la población. El problema no solo es las EPS, es estructural que invita a un análisis intersectorial profundo con intervención estatal.

Javier Maldonado- Subdirección de Enfermedades No Transmisibles-Ministerio de Salud y Protección Social dijo...

Durante el cuarto trimestre de 2016 y en el marco de la puesta en marcha de las Rutas Integrales de Atención para la Promoción de la Salud Cardiovascular (uno de los componentes del Modelo Integral de Atención -MIAS) , el Ministerio de Salud y Protección Social tuvo la oportunidad de trabajar a través de la estrategia “Conoce Tu Riesgo”, en la caracterización del riesgo cardiovascular y metabólico (situación de peso, probabilidad de enfermera de diabetes y probabilidad de sufrir un infarto o una trombosis) de más de 15.000 personas afiliadas al Régimen Especial de Fuerzas Militares y residentes en barrios de la localidad de Kennedy en la ciudad de Bogotá.

Algunos de los aprendizajes y resultados fueron:

1. Más del 50% de la población evaluada presentó problemas de sobrepeso y obesidad, 20% de la población mostró un riesgo de diabetes elevado, 1% presentó riesgo elevado de infarto y trombosis y los datos evidenciaron problemas de inactividad física, bajos consumos de frutas/verduras y población con cifras de tensión arterial elevadas a quienes nunca se les había confirmado o descartado el diagnóstico de hipertensión arterial además de fumadores que nunca habían accedido a servicios o tecnologías para eliminar el hábito.

2. En los barrios donde se localizan las viviendas de la población afiliada no existe la infraestructura adecuada para la práctica de la actividad física y la oferta de servicios de recreación cultura y deporte es escasa. Es decir, esta población no puede acceder a intervenciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad que en la práctica no son responsabilidad del sector salud.

En ese orden, no existe una sola causa que permita explicar la difícil situación financiera de muchos actores que conforman el sistema de salud colombiano. Por el contrario, el contexto actual es la sumatoria y la sinergia de múltiples factores que vienen acumulándose durante años y entre los que se encuentran la alta carga de enfermedad derivada de las enfermedades cardiovasculares/diabetes y la incapacidad del sistema de implementar intervenciones basadas en la evidencia para la promoción de la salud y prevención de la enfermedad y aún más grave, cuando se implementan no se evalúa el impacto de las mismas.

El sector continúa haciendo y promoviendo más de lo mismo (entrega de boletines, talleres etc.) a lo que se suma el cortocircuito entre los diferentes sectores que deben participar en el cuidado de la salud (educación, infraestructura, transporte, comercio, agricultura etc.). En el país, sacar adelante cualquier iniciativa intersectorial se volvió un trabajo titánico más parecido a los culebrones venezolanos (telenovelas) de los años ochenta.

El tiempo es inexorable y aquella población que nunca tuvo conciencia sobre cuidar su salud y nuca recibió la información y educación pertinente y a tiempo, termina 15 o 20 años después viéndose afectada por condiciones perfectamente prevenibles, los altos costos de su atención se trasladan al sistema de salud y los otros actores miran para otro lado diciendo “ese muerto no es mío”.

Finalmente, no es coincidencia que como se comentó en el post del 12 de septiembre y cuyo tema fue Estadísticas descriptivas MIPRES, el diagnóstico más frecuente sea “diabetes mellitus no insulino-dependiente sin mención de complicación”. Al final siempre se ven las consecuencias de lo que hacemos o dejamos de hacer.

Gilberto Ortiz Manrique dijo...

Por supuesto que hay interéses que no permiten que las EPS desaparezcan, pero tambien falta compromiso para tocar las puertas del sector financiero para lograr 2 cosas, la primera que SERVICIO PRESTADO SERVICIO PAGADO. Podría ser por medio de figuras como el FACTORING donde un tercero, ya sea del sector público privado, bajo los estándares y controles establecidos, adquieran dichas facturas. Porque le daría mayor responsabilidad a un gran tenedor que a una simple y empobrecida IPS.
La segunda cosa que hay que hacer es lograr que se gestionen CRÉDITOS SOPORTADOS CON LAS CARTERAS MOROSAS que poseen las IPS, dónde el mismo estado acompañe y garantice al sector financiero, que esa deuda no es ficticia y sí muy recuperáble.
Por supuesto que necesitamos mas cosas e igual de importantes, CAMBIAR EL ESTILO DE AUDITORIA, MODIFICAR EL MODELO DE SALUD hacia un esquema más preventivo y estímulante a conductas SANAS, un sistema cálido, eficaz, oportuno en diagnósticos y tratamientos, continuo.
Tambien DISEÑAR y hacer del sistema de salud un PROCESO SOSTENIBLE Y MENOS COSTOSO. Bajar TARIFAS por pronto pago, estímular la investigación y el ahorro con técnicas novedosas como la INTEGRACIÓN DIGITAL, ESPECIALIZAR a los médicos fomentando la transición con más cupos universitarios y LABORALIZACIÓN DE LOS RESIDENTES, FOMENTAR el crecimiento de IPS LOCALES INTEGRALES, para evitar desplazamientos de las regiones y separación de las familias en el proceso de enfermedad de alguno de sus miembros.
Todo esto con el seguimiento y auditoría de PROCURADURIA Y SECRETARIAS DE SALUD, sin extorsiones y coimas. ACABAR CON LAS MAFIAS POLITICAS DENTRO DENTRO DE SECRETARIAS DE SALUD.

Gilberto Ortiz Manrique dijo...

Interbolsa dejó de pagar a 1 cliente y la intervinieron. Aquí las EPS dejan de pagar a una clínica u hospital y no pasa nada!

Anónimo dijo...

Nos llega una AUDITORÍA del Subsecretario de Salud de Bucaramanga.....por.no pago de PARAFISCALES y envían a Bogotá queja a la SUPERSALUD Y UGPP. Peri NADA HACEN y no les importa que las EPS NO PAGUEN. Eso es un ejemplo claro de lo que aguantan las IPS, por la ineficiencia de las EPS y el abuso de las autoridades amparadas.por la ley...pero la ley para unas cosas!
Dr. Gilberto Ortiz
Bucaramanga
Serviclinicos Dromedica

aurelian dan dijo...

Reducción de la oferta de préstamo rápido y la financiación entre
individuos, como promotores del Evangelio de Dios
en tu vecindario
el préstamo se hace entre 3,000 y 800,000 con una tasa de interés del 2%
Para más información:

marilinetricha@mail.ru