miércoles, octubre 19, 2016

Reforma saludable

El sistema de salud de Colombia está en un momento de transición. Ya alcanzó la cobertura universal, con igualdad en los planes de beneficios y la inclusión de un conjunto de nuevos medicamentos para el cáncer, la artritis y otras enfermedades de alto costo.  A pesar de todo, de los debates y los problemas, de la información y la desinformación, la protección financiera de toda la población es uno de los logros sociales más importantes del país en los últimos 25 años.

Pero el sistema enfrenta ahora los nuevos desafíos planteados por la Ley Estatuaria de la Salud (LES), a saber: la ampliación de los beneficios, la integralidad en los tratamientos y el respeto a la autonomía médica. “El Estado –ordena la LES– adoptará políticas para asegurar la igualdad de trato y oportunidades en el acceso a las actividades de promoción de la salud, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y paliación para todas las personas”.

Los nuevos desafíos requieren un nuevo modelo de atención, unas reglas claras para la incorporación ordenada de los nuevos medicamentos, una política farmacéutica agresiva y un control más estricto de los recursos. Pero requieren también nuevos y mayores recursos. Sin mayores recursos será imposible una implementación plena de la ley Estatutaria. En el nuevo escenario institucional, Colombia tiene que aumentar el gasto en salud durante los próximos años. No hay alternativa.

La reforma tributaria contempla el aumento de los impuestos al tabaco y la creación de un nuevo impuesto a las bebidas azucaradas. El recaudo anual de ambos impuestos, que será superior a un billón de pesos, será destinado en su totalidad a financiar la salud. Palabras más, palabras menos, la reforma tributaria hará posible la implementación de la ley Estatutaria, lo que significa más beneficios, mayor calidad en la atención y fortalecimiento de la autonomía médica.

Los “impuestos saludables” tienen una justificación conceptual que va más allá de la necesidad de recursos adicionales, están fundados en un principio básico de equidad: las personas que, por cuenta de sus hábitos o comportamientos—respetados, por supuesto—, demandan más recursos del sistema  deben pagar más, un poco más al menos. Por ejemplo, quien fuma debe pagar un poco más que quien no fuma. El costo directo para el sistema de salud colombiano atribuible al tabaquismo es de $4,3 billones.

Ahora bien, los “impuestos saludables” también pueden cambiar comportamientos. Los argumentos de salud pública presuponen estos cambios. La evidencia al respecto no es definitiva, pero sí sugestiva, esto es, los impuestos propuestos pueden inducir una disminución en el consumo de tabaco y bebidas azucaradas. Según los cálculos del Ministerio de Salud, los cambios inducidos disminuirían la prevalencia del tabaquismo en varios puntos porcentuales, los casos nuevos de cáncer de pulmón y enfermedades isquémicas del corazón en miles de casos anuales y los de diabetes en decenas de miles.

En suma, la reforma tributaria es una reforma saludable. Hace posible la implementación de la ley estatutaria, introduce un criterio alternativo de equidad en el financiamiento y puede contribuir a la prevención de varias enfermedades crónicas no trasmisibles. La ecuación es sencilla: más impuestos pero también más salud y más recursos para la salud de los colombianos.

10 comentarios:

Alejandro Gaviria dijo...

Algunos datos relevantes:

• El 70% de las muertes por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, el 62% de la mortalidad por EPOC y el 25% de las mortalidades por enfermedades isquémicas del corazón (35 a 64 años) son atribuibles al tabaquismo.

• Los fumadores pierden 6,6 años de vida a causa del tabaco, las fumadoras pierden 7,1 años de vida.

• El costo directo en el sistema de salud colombiano atribuible al tabaquismo es de $ 4,23 billones.

• Un aumento de 200% en la tarifa (de $700 a $2.100) aumentaría el precio del precio de una cajetilla de cigarrillos de $2.800 a $4.200. Este aumento de 50% en el precio evitaría entre 1200 y 3400 muertes al año y le ahorraría al sistema entre 550 mil millones de pesos y 930 mil millones.

• El exceso en el consumo de azúcar es el mayor causante de la obesidad y de enfermedades relacionadas y uno de los productos que por su composición nutricional contribuye al exceso de peso por su contenido de azúcar adicionado es el grupo de las llamadas bebidas azucaradas. Estas son fuente de calorías “vacías”, es decir, que no generan saciedad. La evidencia ha señalado la relación entre el consumo de estas y un aumento en la prevalencia de obesidad y el sobrepeso.

• En Colombia, las bebidas azucaradas son causantes de 13% de la mortalidad por diabetes, 5% de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y 1% de la mortalidad por neoplasias asociadas. Esto se traduce en un total de aproximadamente 3500 muertes anuales.

• En Colombia, un impuesto del 20% sobre las bebidas azucaradas reduciría el consumo de bebidas azucaradas: los litros de consumo per cápita pasarían de 57 litros a 46 litros.

• Con el impuesto de 20%, en un horizonte de cuatro años de operación, el número de casos de diabetes asociados se reducirían a aproximadamente en 18.000 casos en un año. En la misma línea, la mortalidad se reduciría en alrededor de 700 personas por las tres patologías asociadas (diabetes, neoplasias y enfermedades cardiovasculares).




Esplandián dijo...

Alejandro:

¿Hay algún cálculo real de cuál es el tamaño del "hueco" del sistema de salud (i.e., por "real" me refiero a un cálculo construido con la información que reportan las IPS del sistema, no con la información de las EPS)?

Saludos,

AAM

Daniel Monroy dijo...

Alejandro ¿me puedes pasar las fuentes de los datos relevantes que mencionas?

Martha Pena dijo...

Ministro ,el tratamiento oportuno en las crónicas no transmisibles o enfermedades catastróficas ,debe incluir prevención de la discapacidad con intervención temprana del equipo de rehabilitación que incluye psicología para dar solución en lo posible del impacto a nivel mental que trae depresión por lo perdido y ansiedad por el miedo a ser carga a morir o ser parte de un mundo donde se le es excluido por ser diferente a nivel físico.
La familia y la sociedad influye en la mejoria o el deterioro y debe ser incluida sensibilizándola en su rol de apoyo por personal de salud calificado en el tema.
La familia no está preparada para ser cuidadora y en su desespero tiende a agredir o a ser agredida por el paciente y se aumentan costos por las complicaciones prevenibles . El rol de una auxiliar de enfermería cuidadora es clave en la recuperación y las EPS las niegan condenando al paciente a la indignidad,cirugías innecesarias por escaras o fracturas,diálisis por manejo inadecuado de catéteres o antibióticos costosísimos.etc....

Alejandro Gaviria dijo...

Daniel: en este documento puede encontrar las fuentes de la información. Saludos.

Esplandián: el defecto patrimonial de las EPS (un estimativo del hueco del pasado) es de 5bn, a eso habría que sumarle al menos las deudas de Saludcoop y Caprecom. Ese es el problema del pasado. El problema del futuro, medido ya no en stock sino en flujos, en un faltante anual (con Ley Estatutaria) es de 3bn aproximadamente.

Esplandián dijo...

Gracias por la respuesta, Alejandro. Con ese tamaño de hueco, deberían aprovechar en esta reforma tributaria para que haya una regla especial de causación en los ingresos de las IPS del sistema de salud cuya edad promedio de la cartera supere los 180 días. No tiene sentido que estas empresas estén causando los ingresos fiscales de acuerdo a la fecha de la factura cuando es evidente que el pago de las facturas llega mucho después. Creo que eso ayudaría a mejorar el flujo de caja.

Saludos,

AAM

Miguel Parrado dijo...

Buenas tardes Sr. Ministro.

Dada la alta incidencia de siniestralidad en el SOAT, asociada al uso de bebidas alcohólicas, lo cual genera unos costos muy altos, inicialmente al SOAT, pero al terminarse el,cubrimiento del SOAT, se traslada al SGSS, le planteo la posibilidad de que el SOAT, tenga exclusiones en estos casos.
El conducir embriagado es una conducta deliberada y peligrosa. Tanto como disparar.
Michas gracias por su atención.

Alejandro Gaviria dijo...

Miguel: tiene razón en parte. Pero si se establece exclusión, el SGSSS tendría que cubrir los costos de atención. El riesgo moral es difícil de eliminar habida cuenta de nuestro sistema con cobertura universal. Saludos.

Felipe Leal dijo...

Buenas tardes.

Hablando del tema de las gaseosas, ¿el gobierno ha considerado hacer exenciones a "sustitutos" más saludables como una forma de mitigar el impacto del impuesto en el bolsillo de los consumidores de estas bebidas azucaradas?

Saludos.

FRANCISCO JAVIER CARDOZO TOVAR dijo...

Ministro, Usted es de resaltar, pero no se realmente cual es el fin con las bebidas azucaradas, si se van a castigar consumos de estos productos; ¿no se deberían castigar los arequipes, chocolates y helados por medidas métricas semejantes? Espero poder leer su libro. Me gustaría conocer los estudios de elasticidad de sustitución que relacione el incremento del precio con el consumo.