sábado, febrero 04, 2012

Guerra en el sur

Por un tiempo creímos que era posible olvidar la rutina odiosa de la violencia y pensar en otros problemas más gratificantes: el rezago de la infraestructura, la falta de competitividad, la enfermedad holandesa, etc. Pero lo ocurrido en el mes de enero de este año bisiesto nos devolvió abruptamente a un pasado sombrío. Los ataques de la guerrilla crecieron casi 40% con respecto al año anterior y 300% con respecto al año 2008. Por primera vez en varios años, las Farc pudieron juntar un contingente de más de cien hombres que, primero, destruyó un radar en el municipio de El Tambo, Cauca, y después, combatió con el ejército por algunas horas. Los departamentos de Cauca y Nariño están en guerra. No hay otra palabra para describir los hechos de las últimas semanas.

¿Qué está pasando? Es difícil fácil saberlo en medio de la inevitable politización del debate. Conviene, sin embargo, distinguir dos hipótesis contrarias. La primera es la hipótesis de la ruptura, la de los opositores uribistas para quienes el gobierno actual ha bajado la guardia y envalentonado a la guerrilla con su política de apaciguamiento y sus promesas de negociación. La segunda hipótesis es la de la continuidad, la de algunos analistas para quienes el resurgir de la violencia terrorista es un problema heredado, de vieja data, que refleja los límites (geográficos, si se quiere) de la política de Seguridad Democrática.

La Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) publicaron hace unos meses un documento (“Persistencia y productividad de la coca en la Región Pacífica, 2009-2010”) que tiene mucho que decir sobre la validez de las hipótesis mencionadas. El documento muestra que en los departamentos de Cauca y Nariño, esto es, en el epicentro mismo de la arremetida guerrillera, las condiciones generales de seguridad no mejoraron en la última década. Todo lo contario. Los cultivos de coca aumentaron (mientras se reducían en el resto del país). Los homicidios crecieron (mientras caían en la mayoría de las regiones de Colombia). Y la presencia de grupos armados se multiplicó consecuentemente. En 2010, al final del segundo gobierno de Uribe, Cauca y Nariño albergaban los principales municipios cocaleros de Colombia: Tumaco, Barbacoas, Roberto Payán y Timbiquí.

Durante el segundo cuatrienio del presidente Uribe, casi 200 mil hectáreas fueron fumigadas en Cauca y Nariño. 70 mil fueron erradicadas manualmente. Pero los esfuerzos nunca fructificaron. Los cultivos ilícitos se dispersaron en parcelas más pequeñas, se movieron hacia lugares más remotos, invadieron los resguardos indígenas y las tierras colectivas de las comunidades negras, pero siguieron creciendo. “Los grupos ilegales transformaron esta región en un área estratégica para la siembra, producción y comercialización de cultivos ilícitos, al mismo tiempo que creaban un puente para el tráfico de coca y otros productos ilícitos hacia los mercados de consumo”. En suma, los problemas de seguridad de Cauca y Nariño no son nuevos, vienen de tiempo de atrás, del gobierno anterior.

El error del presidente Santos no es la ruptura, es paradójicamente la continuidad, es no haberse dado cuenta, a pesar de su experiencia y sus muchos asesores, de que la Seguridad Democrática había fracasado rotundamente en el suroccidente colombiano.

104 comentarios:

Alejandro Gaviria dijo...

Estadísticas sobre cultivos de coca en los municipios colombianos

Alejandro Gaviria dijo...

Párrafo tomado del último reporte del Centro de Seguridad y Democracia:

El mes de Enero que termina ha sido el más violento de los últimos 8 años. En efecto, los ataques guerrilleros contra la Fuerza Pública se han incrementado a tal punto que habría que ir hasta el año 2004 para encontrar un mes de Enero con mayor número de ataques. Con relación a Enero de año pasado esos ataques se incrementaron en un 38 por ciento, pero el incremento es aún más significativo si tenemos en cuenta que las acciones violentas de la guerrilla contra la Fuerza Pública durante el presente año casi triplican los que ejecutó en 2007 o 2008. Más de la mitad de los hechos del presente año se concentraron en Norte de Santander, Cauca y Nariño, pero también se registraron en Guajira, Putumayo, Meta, Antioquia, Caquetá y Chocó.

Hay que registrar que debe preocupar no solamente el aumento del número de los ataques de la guerrilla, sino también el tipo de ataques, cada vez más osados y violentos. En particular, es de resaltar el ataque guerrillero que destruyó el radar de Santana en el municipio de El Tambo, Cauca, afectando de manera significativa tanto la navegación aérea del suroccidente colombiano como el control de vuelos ilegales y la interdicción aérea de narcotráfico, al parecer durante los próximos seis meses. Allí unos tres frentes guerrilleros lograron unificar sus fuerzas para atacar con más de ciento cincuenta hombres una infraestructura de comunicaciones custodiada por la Policía, para luego, antes de replegarse, librar combates sostenidos contra el Ejército Nacional por más de diez horas. Este modo de operar, que logra concentrar y dispersar ordenadamente una fuerza significativa sin ser detectada ni neutralizada por la Fuerzas Militares, no se le veía a la guerrilla desde hacía ya varios años. Recuerdan la operaciones tipo guerra de movimientos de hace más de una década y, obviamente, la destrucción de las instalaciones de comunicaciones del Cerro Patascoy.

Alejandro Gaviria dijo...

Coca y homicidios en Nariño.

Alejandro Gaviria dijo...

Desde hace unas semanas, me quedó sonando un comentario suelto de Panóptiko. En retrospectiva, para los historiadores, dijo Panóptiko, sólo importan los hechos, la información. Las opiniones de los contemporáneos sobre asuntos contemporáneos son irrelevantes, pueden ser pasadas por lato con toda tranquilidad. La columnística, de todas las ocupaciones del intelecto, es la más efímera. Nada queda después de unos pocos años.

jaime ruiz dijo...

No hay quien no supiera que las bombas son culpa de Uribe. El "argumento" es lo de Vladdo, pero un poco alambicado:

"En 8 años, con las FFMM mejor dotadas de la historia, Uribe no venció a las FARC, ni acabó a los paras, ni erradicó el narcotráfico. Teso él".

No, no importa que los ataques terroristas se hayan triplicado, para eso, ni siquiera hay que decirlo, todos lo saben, es obvio porque con la guerra de Uribe se incubó lo de ahora (y lo que viene). Faltarán varias décadas de desuribización para recuperar el equilibrio.

Alberto dijo...

Alejandro;

Un dato desde el empirismo vulgar para suscribir la columna.

En el último año del gobierno anterior viajé por tierra Pasto-Tumaco (en contra del sano juicio de muchas personas que, amablemente, me sugirieron no tomar ese riesgo). Cada quince minutos había un retén militar o un convoy militar o una base -improvisada- o una trinchera. Cada treinta minutos huecos en la carretera producto del lanzamiento reciente de cilindros por parte de la guerrilla contra las unidades militares. Cada cuarenta minutos una historia del chofer señalando el lugar en el que se había producido un secuestro o un enfretamiento. En resumen, durante el trayecto pensaba cómo explicarle a, por ejemplo, un extranjero que ese paisaje era "seguridad democrática", que en Colombia no había conflicto o que estabamos en el fin del fin de las "JAR".

(Jaime, si me permite, yo no creo que a Uribe se le pueda culpar por no haber "acabado" con las FARC, o con el paramilitarismo, o con el narcotráfico. Pero, no veo la razón por la cual no pueda discutirse o evaluarse la naturaleza de los logros reales en materia de seguridad).

Anónimo dijo...

No es función de nuestro
gobierno impedir que el
ciudadano cometa un error:
Es función del ciudadano
impedir que el gobierno
cometa un error.


Corte Suprema de Justicia
de Estados Unidos.
Robert H. Jackson

Alejandro Gaviria dijo...

Jaime: ¿en qué momento dije yo que las bombas son culpa de Uribe? Pero decir que son culpa de Santos es tontería. Lo invito a leer el reporte. Permite entender la complejidad del problema, la misma que tratan de esconder quienes pretenden politizarlo torpemente.

Gheysel Naranjo dijo...

Debe ser muy complicado desde El Palacio De Justicia, atender la Realidad Injusta y guerra injusta que padecen justo la población más desamparada en tecnologías con menos habilidades tecnológicas, y justo los más pobres que padecen el mayor desempleo y abandono, y que lo padecerán más si ahuyentan más (por el tipo de atentado y amenazas) a los inversionistas y a la misma mano invisible de la seguridad democrática. No vale en el Sur ser los más talentosos en futbol o en arte, no vale que el 80% de la población de Tumaco tenga el biotipo de un potencial crack en futbol que supere el record de Messi, de qué sirve el talento natural humano si esta guerra injusta los oculta y hasta los sepulta?. Triste muy triste, confiemos que se refuerce la justicia y amparen en materia de seguridad a esta zona más abandonada del país. Y más allá de seguridad, llegue infraestructura, comunicaciones, tecnología, e inversiones en desarrollo.


Gheysel

Anónimo dijo...

Los ciudadanos son los dueños de la política, pero ellos ni se dan cuenta, y no saben el gran poder de la democracia. Aunque esto es algo parcialmente cierto ya que algunos se ven muy bonitos en el discurso, pero a la hora de la verdad, no se ven hechos consecuentes con lo que dicen. Y bueno, quizás se trabaja en algo, pero como dijo Alejandro, Santos no se dio cuenta que la política de seguridad democrática había fracasado en el suroccidente colombiano, entonces, no iba a trabajar con persistencia en el tema si lo desconocía.

Alejandro Gaviria dijo...

En los últimos meses, he oído hablar a algunos de los asesores militares de Santos, todos con mucha experiencia y muchos títulos y demás. Pero su visión, por ejemplo en el tema de la consolidación, es ingenua por decir lo menos. Dice el mito que Santos y su gente llevaban mucho tiempo preparándose para gobernar, que estaban mejor preparados que cualquiera. Yo ya estoy empezando a dudarlo.

Anónimo dijo...

Pinzón no es el hombre. Demasiado cercano a los militares. Por mucho menos tumbaron a Riverita.

Anónimo dijo...

Hace unos meses Alejandro publicó una columna titulada "el sur también existe" quizá el rezago de esta región sumado a los años de olvido del Gobierno central han contribuído a perpetuar el conflicto.

Agradecería colgar la columna.

No se nos olvide que en el Gobierno de Uribe, en pleno centro de Cali, las FARC pusieron dos bombas: a la estación central de policía y al Palacio de Justicia. Quedaron practicamente destruidos los edificios.

Pareciera que en el suroccidente colombiano de los tres huevitos de Uribe pocon pocon: ni seguridad, ni inversión, y con el alto desempleo, mucho menos cohesion social.

Cordial saludo.

Harold Londoño.

Apelaez dijo...

Por ahí he estado molestando con el arcgis y los datos de homicidio desde el 90. Una cosa es muy evidente, los clusters de altas tasas de homicidio han ido moviendose del noroccidente (antioquia) hacia el sur (nariÑo). Otra cosa curiosa es que nariÑo, en los noventa, era un cold spot al igual que el altiplano cundiboyacense y hoy es un infierno. Mi interpretacion peregrina de la cosa, antes de que se le metan todos los fierros de la econometria espacial, es que la coca si es la mata que mata.

Anónimo dijo...

La coca es una matica ahí, los que matan son los traquetos que siempre logran prosperar a la sombra de la guerra contra las drogas. Andar diciendo "la mata que mata" y estupideces de ese estilo lo matricula a uno inmediatamente en el gremio de los ladrones y asesinos que se lucran de esa guerra.

Navegandita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CosasdeK dijo...

Tatiana Acevedo le hizo una réplica a esa columna de Alejandro Gaviria "No creo, como el columnista Alejandro Gaviria, que haya un país de Cali para arriba y otro de Cali para abajo.Si de identificar países distintos se trata, diría que hay una República de Colombia, y una República de las fronteras" http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-311638-republica-limitrofe

Desde el norte del país y desde el sentido común es muy difícil determinar quién hizo el mejor diagnóstico o si ambos tienen razón.

jaime ruiz dijo...

Alejandro, aquí se dice que la bomba es culpa de Uribe:

En suma, los problemas de seguridad de Cauca y Nariño no son nuevos, vienen de tiempo de atrás, del gobierno anterior.

El error del presidente Santos no es la ruptura, es paradójicamente la continuidad, es no haberse dado cuenta, a pesar de su experiencia y sus muchos asesores, de que la Seguridad Democrática había fracasado rotundamente en el suroccidente colombiano.


Hay un sobreentendido tan burdamente falaz que hace pensar en la autoridad con que se atribuye a los demás ingenuidad o tontería. Es el de que las FARC son una excrecencia de la producción de cocaína y no de la sociedad colombiana y los juegos de poder de los clanes y camarillas oligárquicos. Para creer eso hay que suponer que no hay sesgo judicial, que no hay una mayoría de partidarios de los terroristas entre los columnistas de la prensa (el viernes en El Tiempo había siete columnas, seis de partidarios de la negociación y detractores de Uribe), que el PDA-progresistas es algo distinto de las FARC-ELN (sólo lo es como el NSDAP era distinto de las SS o como el codo es distinto del brazo), que Santos no está aliado con Chávez y sobre todo que las perspectivas de negociación no reactivan a las FARC: el terrorismo es un efecto del arbusto asesino, no una forma de dominación de las grandes familias y sus populosas cohortes de lambones-académicos. Si las bandas terroristas se ven imponiendo leyes que incluso podrían hacerlas populares (como Escobar era popular en su región), ¿qué relación va a tener eso con que se prometa premiarlas?

El tiempo, digamos dos meses, demostrará la mentira de todo eso: ¿apuestan a que las masacres y demás logros de las FARC no se registrarán en ese plazo bien lejos del suroccidente? El núcleo de la mentalidad colombiana es la superioridad que se atribuye íntimamente quien obra de mala fe: esperan que creamos que las presiones para que se negocie, tipo Vladdo y en general toda la prensa bogotana, van a tener algún impacto sin el terror concreto encogiendo el alma de los ciudadanos.

La experiencia lo enseña claramente: los carros bomba de Escobar le abrieron el camino a la Constitución de 1991 y a las alcaldías del PDA y Petro, los de los meses venideros asegurarán el ascenso y la autoridad de personajes como Posada Carbó, entusiasta de la negociación.

jaime ruiz dijo...

Es imposible comunicarse con gente tan distinta a uno, como si una familia de los que construyeron las estatuas de los budas de Afganistán hubiera sobrevivido y fuera a conversar con los talibanes. ¡Uno lee esa suficiencia de Navegandita y se queda fascinado de lo que es Colombia! Una vez se legalice la producción de drogas por cuenta propia se resuelven los problemas. ¿A qué tanto blablabla? La galería de teorías colombianas sobre las drogas daría para un manual de Psiquiatría de cientos de tomos.

El día que se acabe la persecución de las drogas, y no creo que llegue en el siglo XXI, Colombia empezará a exigir la despenalización de los Servicios Sexuales por Ofertantes Prepúberes y la Producción Aleatoria de Donantes de Órganos. Hurgando en los motivos (3) de esas teorías actuales se descubre el mecanismo de tales racionalizaciones posibles.

Anónimo dijo...

La existencia de las FARC y su modus operandi ha impedido durante décadas la emergencia de movimientos sociales pacíficos y legítimos capaces de presionar al Estado para alcanzar reformas democráticas. Sobre la base del mejoramiento presupuestal de Pastrana Uribe pudo iniciar un esfuerzo bélico como jamás se conoció en la historia de un país que cuenta con una vastísima experiencia en guerras civiles. Al final de los ocho años de Uribe, al parecer las arcas del ejército estaban exhaustas, pero el ejercito había reaprendido el arte de la guerra, que había abandonado por lo menos durante las décadas de los setentas y ochentas. No obstante el colosal intento, no se pudo lograr el principio cardinal de todo estado moderno, que reside en el monopolio legítimo de la fuerza, hoy difuminada en múltiples bandas armadas.
No quería escribir este comentario, más que por pereza por impotencia: ¿Qué podemos decir nuevo e imaginativo? Sin embargo, dos datos me llaman la atención, el primero: Más de ciento cincuenta hombres combatiendo durante diez horas con un ejército al que solo supera en experiencia de combate en el planeta, el ejército de los Estados Unidos. El segundo, un Timochenko escribiendo cartas en las que llama a negociar la paz.
La pregunta que me deja perplejo es: ¿En realidad cual es el número de hombres de las FARC y cual su capacidad de combate? ¿Se trata de su estertor final, el estúpido fin del fin, o de un renacimiento? ¿Por qué esta fuerza que ha perdido centenares de hombres en combate, en desmovilizaciones y en diplomacia internacional, persiste? Se reproduce como una hidra porque el combustible de la coca con su gramaje o tráfico directo le permite acceder a riquezas inmensas para comprar armas y sostener toda clase de aventuras.
Por otra parte, ¿porque no van los hijos de las clases altas al ejército? ¿No combatió el clan Kennedy, y como ellos, los hijos de centenares de familias acomodadas de USA, no se encontraron en los arrozales de Vietnam por primera vez en el mismo espacio físico los blancos con los negros?
¿Puede aventurarse la siguiente hipótesis? ¿Si un día los hijos de la alta clase media y la clase alta colombiana van a la guerra, ese mismo día se acabará la guerra porque muchos padres preocupados e influyentes forzarán una negociación? Esa idea parte de la lectura de dos estrategas del Pentágono: Max Manwaring y Gabriel Marcella del Army War College (U.S.). Strategic Studies Institute, quienes afirman que en Colombia tenemos una clase alta indolente que no se preocupa por el resto de quienes habitan el territorio nacional y que carece, porque no le importa, de un proyecto de construcción de Estado nacional moderno.

juan francisco muñoz dijo...

Los rumores en Popayán dicen que hay tratos entre algunos miembros de la policía, el ejército y las Farc en el sur del Cauca y en Nariño. Muchos no se explican cómo fue posible que el cuidado del radar quedara en manos de unos pocos policías, y no del ejército. Algunos muy cercanos al ejército confesaron que la respuesta de las fuerzas armadas fue muy demorada, y no inmediata como se dijo en los medios. Se habla de la influencia de un coronel de la policía que hizo tratos con las Farc para el tráfico de droga.
Otro tema particular, de fondo, se dice por acá, es la relación poco clara, confusa, entre los resguardos indígenas y la guerrilla. Aunque las comunidades indígenas han sido tal vez las más perjudicadas por la guerrilla, es difícil separarlas, porque los guerrilleros, en su mayoría, son los hijos, hermanos y parientes de quienes viven en los resguardos. Ha habido, se afirma, una relación estrecha entre la defensa del territorio indígena y la permanencia de los grupos guerrilleros. Es curioso, pero pareciera haber una estrecha relación entre la asignación de territorios indígenas y de zonas naturales públicas de difícil acceso, en las cuales se ha resguardado la guerrilla, y lamentablemente, esto ha afectado no solo la vida de los indígenas, sino también la posibilidad de conocer los sectores de mayor biodiversidad del país y el desarrollo agrícola del Cauca. Sin embargo, un efecto paradójico de las leyes que protegen la autonomía de estos territorios, es que han fortalecido, sin proponérselo, a esa otra Colombia, que no responde por la legalidad.

Alejandro Gaviria dijo...

El comentario de Cosas de K, que a su vez trae a cuento una columna pasada de Tatiana Acevedo, es muy interesante. Creo que en la zona de Tibú ha sucedido lo mismo que en el sur occidente: la seguridad nunca llegó realmente. Pero el descenso de los homicidios en Arauca, La Guajira, Cesar, entre otros, es sustantivo. No todas las zonas de frontera son iguales. En fin, sigo creyendo que la división norte-sur (aunque incompleta, parcial, lo que sea) es relevante.

Jaime: digamos que la coca no es una causa, es una consecuencia, un síntoma del poderío de las Farc y otros grupos armados. En tal caso, el argumento de la columna se mantiene incólume. No habría que cambiarle casi nada.

Juan Francisco: muy interesantes las anécdotas. E inquietantes, por supuesto.

Alejandro Gaviria dijo...

Pego la columna anterior sobre el sur: El sur también existe.

Anónimo dijo...

"Es imposible comunicarse con gente tan distinta a uno".

Jaime Ruiz

Siendo usted el Talibán, obviamente.

Andres Avila dijo...

Sin duda que estar viviendo cosas que en la década de los noventa eran pan de todos los días es preocupante. Pero preocupa más, y en eso estoy de acuerdo con usted sr.Gaviria, que ni el gobierno anterior -con sus ocho años a cuestas- ni el actual hayan podido comprender el sur del país. Un ejemplo desde la estructura vial: quienes hayan viajado desde Cali hasta Pasto saben que es una carretera bien complicada, llena de huecos y retenes; de hecho si uno regresa de Quito, por tierra, le da tristeza regresar a Bogotá por esa carretera, sobre todo cuando viene de un país con mejores condiciones viales como el Ecuador (que se supone en el pensar de nuestras gentes, es un país de indios brutos y golpistas con acento pastuso).

Sí, la geografía de nuestro país es dura y montañosa; para muchos ir hasta Mocoa es digno de La Voragine, sin embargo las personas en Pasto y Tumaco se sienten tan colombianas como las bogotanas, así el sur con su mar pacifico no aparezca en esa imagen candida y caribe con la que el establecimiento ha querido vender el país.

Todo esto para señalar que el centralismo y el olvido son causa estructural de nuestro atraso y que el proyecto de Nación sigue en deuda. Y si, causa sorpresa la ceguera de este gobierno.

juan francisco muñoz dijo...

Jaime:
La importancia del operativo de la guerrilla por destruir el radar en el suroccidente colombiano precisamente está motivada por el tráfico de droga. Si los grupos armados ilegales han prosperado por su propia acción en el sur creo es precisamente por lo conveniente que resultan sus rutas en medio de la geografía más espectacular pero problemática que tiene este país.

Andrés Felipe Succar dijo...

Hace unos días hablé con un alto funcionario del Putumayo, quien se quejaba de cómo los indígenas abusaban de la figura de la consulta previa para oponerse a la construcción de un batallón del Ejército que ni siquiera está dentro del resguardo, sino a varios kilómetros.

Se quejaron primero del agua que tomaban los soldados del río, pues al parecer era sagrada; luego se acordaron de que en un árbol cercano al batallón había muerto un taita; cedido el terreno sagrado del taita, el problema era ahora que había espiritus dentro del batallón, y por eso había que hacer una toma de Yagé dentro de las instalaciones. También han solicitado los planos del batallón y la consulta previa continúa, a pesar de que, insisto, el batallón queda fuera del resguardo.

Anónimo dijo...

El lenguaje tarbenario y casi envejecido de los flameantes uribistas en decir que el país va de capa caída con los últimos atentados terroristas supone dos cosas:
1.Un desconocimiento de la "alianza" narcoterrorista de las farc con las celulas delirantes del paramilitarismo; los jefes cambian y el ajuste de cuentas es un pan diario; ¿alguien podría encontrar relación entre las declaraciones de don berna y el asesinato del empresario de transportes en medellin?; a final de cuentas Santos enfrenta esa ALIANZA que está ligada a la peligrosa mano negra; no basta con ver el sur del país, miremos cordoba, sucre y ultimamente santa marta(que malo que el gobierno anterior no solicitó la extradicion de Yair Klein); y como si fuera poco, no se enfrentó de manera radical al paramilitarismo, tan solo buscó el encubrimiento con una casi fracasada ley de justicia y paz.
2.Muchas bandas u organizaciones criminales(sin agraviar la que opina en el foro) no cuentan con las infiltraciones malevolas a organismos como el das,cortes, la fiscalía o la sijin y se dedican a denigrarlas. Ya no son amos y señores; dejaron de ser el "Escrivá de Balaguer" y estan destinados a consultar a sus superiores llamense Jose Obdulios, Apuleyos o Londoños,antes de realizar cualquier injuria a la justicia.

jaime ruiz dijo...

Juan Francisco, el problema siempre es de las conclusiones previas. Como usted no va a aceptar que sencillamente las FARC son la fuerza de choque de la izquierda, ¿qué sentido tiene explicarle que el tráfico de cocaína en todas sus fases es una forma de financiar la lucha para tomar el poder? Decir que destruyen un radar para asegurarse el negocio de la cocaína es como decir que lo hacen para matar gente o para cualquier acción que forme parte de su lucha (ihr Kampf).

Siempre se vuelve a lo mismo, al mismo tiempo se sostiene que las FARC sólo son una banda de narcotraficantes sin interés político y que se debe negociar las leyes con ellos. Del primero al último, y las FARC sólo son la expresión violenta de esa falsedad esencial. De lo que se trata es de un viejo orden de reparto del botín, las castas viejas se atrincheran en la universidad y ponen a los niños rústicos a matar gente para asegurarse su control.

De ahí esa solidaridad general con los partidarios de la negociación, que es un nombre del unanimismo antiuribista, que es lo mismo que la identidad esencial entre verdes, progresistas y comunistas, hoy traducida en identificación con este gobierno y los medios controlados por la familia del presidente. En España ningún sector político es partidario de negociar nada con ETA, que al lado de las FARC es un tumor benigno, salvo el partido que fue ilegalizado por formar parte de la banda. En Colombia todos los partidos forman parte de la industria del terror (ver por ejemplo las declaraciones de Pastrana en Venezuela) porque al final todos se entienden a la hora de ensanchar la burocracia y los pretextos para el despojo.

Anónimo dijo...

Importantisimo el comentario de anónimo 16:00 Existe un misterio sobre el regimen uribista, pero no tiene nada que ver con los secretos. reside solamente en una respuesta, humanamente inevitable, que nos hace seguir preguntando ¿por que?, pero ¿por que?, mucho después de que todos los hechos hayan sido registrados todas las etapas del proceso conocidas y todos los motivos concebibles considerados.
Entiendo que el comentario de anónimo 16:00 ni plantea ni pretende responder a mi pregunta. Con todo, tampoco la suprime se ve que anonimo 16:00 es demasido escrupuloso y se le nota bastante integridad intelectual por la forma como escribe como para contentarse con esas faciles racionalizaciones sociologicas y psicologicas que se han convertido en el refugio por antonomasia frente a la realidad de Jaime Ruiz

Solamente si los Colombianos una vez que todo lo concerniente como lo describe magistralmente anónimo 16:00 ha sido hecho tangible y plausible, sigue sintiendo su primera reacción de incredulidad escandalizada, solamente entonces estará en posición de comenzar a comprender que el radicalismo, el totalitarismo, de manera distinta a todas las demás formas de tiranía y de opresión, ha traído al mundo un mal radical caracterizado por su divorcio respecto a todos los motivos humanamente comprensibles de la maldad.

jaime ruiz dijo...

A mí siempre me llama la atención por qué personajes de la categoría del anónimo de las 16.00 (que después escribe para reforzarse en su propaganda) aluden a Alejandro como uno de los suyos. Bueno, ahí está un ejemplo perfecto en esta columna, y en la unanimidad general de la clase sacerdotal sobre el disparate de decir que las FARC son sólo narcotraficantes y al mismo tiempo exigir que se negocien las leyes con ellas (o en mostrar respeto por quienes lo piden).

Al final son parte de la misma orquesta. Piedad Córdoba, Molano o esta corresponsal de El Mundo son los metales agudos, Alejandro y cientos de académicos más hacen el papel de contrabajos.

Por cierto, acerca del objetivo de las masacres de la última semana parece que no todo el mundo, ni siquiera en Uniandes, coincide en que se trataba de vender cocaína. Román Ortiz cree que se trata de presionar al gobierno para que negocie.

En tiempos del Caguán la prensa orientaba a las FARC sobre los crímenes: las partes tienen que llegar fuertes a la mesa de negociación. Ahora obra la misma lógica, pero el encargo es decir que sólo masacran gente por el interés de la coca, y que no hay que considerar que eso tiene que ver con la negociación, que por lo demás es imprescindible. No faltaría más.

Con toda certeza la mano negra de la extrema derecha (es decir, las FARC, según el sicario de las 16.00, porque los que prosperan en la industria de la calumnia del uribismo sólo quieren negociación por amor a la paz) matarán este año a varias decenas de miles de personas. Los propagandistas encontrarán siempre algún pretexto para alentar al gobierno a premiar esos hechos.

Alejandro Gaviria dijo...

Jaime: basta una mirada al foro de El Espectador (escoja aleatoriamente cualquier columna publicada en los últimas seis meses) para contradecir su aseveración. Yo sigo siendo, para el comentarista típico o promedio, un asqueroso neoliberal o alguna cosa por el estilo.

Pascual Gaviria dijo...

Una crónica de hace unos años sobre la guerra contra la coca en Tumaco y alrededores.

Guerra en el río

Anónimo dijo...

Anonimo 16:00-
Para el sujeto de la Organización, que escribe detrás del seudónimo Jaime Ruiz;
¿de verdad cree ud que fortalezco mi intervención de las 16:00? cree haber destapado mi verdadero proposito?
¿eso deduce su Organización?.Antes de desenmascarar a su grupo de delincuentes morales(quien sabe si sicariales), había un individuo que, en ausencia del canalla de ahora(osea ud), escribía muy locuaz y era un sujeto parlanchin; hacía disparatadas críticas, sin sarcasmos, y sumaba "adeptos" porque de manera irracional tergiversaba la version oficial de los hechos del escenario mediatico en el país. Pero ¿donde está ese miembro de su banda? lo exoneraron? o estará operando un controlador aereo al sur del país? ultimamente, en sus escritos se han visto extremistas, marginados etc etc; creo que van desmejorando sus injerencias.
Me recuerda a los Nule, que son como una especie de convocatoria e inspiración para aquellos nuevos haraganes(quizás exmilitares echados o exasesores juridicos de expresidentes) que buscan su pensión delinquiendo y terminan condenados por los mismos 3 o 4 años de fechorias; que vaína con ud y su organización, trazando su gatillo a todo aquel que le refuta y señalandolo de ser terrorista de las farc. Brrrrr, su banda espantosa da miedo y asco.

Apelaez dijo...

Alejandro, que es lo que le ve de ingenuo al tema de consolidacion?

Anónimo dijo...

Alejandro tuve la oportunidad de visitar el departamento de Nariño en varias ocasiones al final del año pasado. En mis viajes por Guaitarilla y los Andes Sotomayor, la primera zona cocalera y la segunda de cultivos de amapola, me encontré con personajes lenguaraces que me manifestaron sin que se les preguntara como se había deteriorado la seguridad de la zona luego del gobierno Uribe. Pero también me manifestaron que la situación en el 2002 era una locura. Una persona me contó que, por ejemplo, los Andes Sotomayor tenía un puesto de policía con 25 efectivos y se lo tomaban con frecuencia. En la actualidad, este pueblo tiene 8 policías y no se lo han tomado en 8 años, aunque si han resurgido brotes de violencia. Obviamente esta percepción no destruye la estadística pero si la puede complementar.

Alejandro Gaviria dijo...

Apelaez: me parece que está siendo pensanda muy localmente, como si fuere un piloto o un estudio de caso. Sergio Jaramillo parece obsesionado con zona de La Macarena. Pero las experiencias son muy distintas. El Bajo de Cauca, por poner algún ejemplo, es un cuento muy distinto.

Tampoco he visto ninguna reflexión sobre la sostenibilidad. ¿Es la consolidación una intervención permanente o transitoria?

Finalmente un punto académico: la consolidación supone que las zonas de conflicto son más menos estáticas, casi inmovibles, una especie de islas descuidadas. Yo creo que el asunto es más dinámico y que las zonas de conflicto pueden cambiar rápidamente.

Saludos.

Alejandro Gaviria dijo...

Anónimo 17:55: muy interesante. Muchas gracias por la información. Creo que el conocimiento de la situación en el terreno es clave: las estadísticas miran el asunto desde muy arriba. Las panorámicas necesitan complementarse con anécdotas.

Carlos Méndez dijo...

Andres Avila: Las consecuencias nefastas del centralismo se viven en todo el territorio nacional.

El gobierno de Uribe y aún mas este gobierno, so pretexto de la corrupción (que esta mas que probado que es aberrante en el gobierno central) esta desmontando lo poco que existía de descentralización.

Anónimo dijo...

Alejandro,

¿Qué opina del último informe de la Sergio Arboleda sobre seguridad?

Según el informe, casi todos los indicadores están empeorando, mientras las operaciones de las fuerzas militares se han disminuido.

Aquí va:

http://www.usergioarboleda.edu.co/Notisergio/Evaluacion%20de%20Seguridad%20Nacional%20Colombia%202011%20U%20%20Sergio%20Arboleda.pdf

jaime ruiz dijo...

Claro que el sur también existe, pero la voluntad de paz no es sólo cuestión del gobierno sino que en ella toma parte por ejemplo Uniandes: quieren legitimar y recomenzar el Caguán, vean los videos a ver si no: http://t.co/8RAjZoQJ

Parece que la coca tiene tanto poder que anima a abolir la democracia, aunque ya la abolieron en 1991 gracias a los carros bomba de Escobar.

Maldoror dijo...

Están interesantes las conferencias que trajo Jaime. a veces trae cosas así sin quererlo. Unexpected consequences...

jaime ruiz dijo...

Sergio, es sólo para demostrar que ese aire de desasimiento de Alejandro encubre una tremenda identificación con los socios del terrorismo, que cada día que pasa se revelan más como los verdaderos empresarios. De hecho el artículo viene a decir que no hay un acuerdo de Santos con las FARC para reforzar la necesidad de la negociación persuadiendo a la gente de forma eficaz, sino que pasa por una fatalidad geográfica y por culpa de Uribe. Los del foro de Uniandes demuestran que se trata de otra coca. De otra cosa, quería decir.

Alejandro Gaviria dijo...

Desasimiento. Así he sido desde chiquito.

jaime ruiz dijo...

Lo único que le hizo falta a Alejandro fue aplaudir la sentencia de Plazas Vega. Pero ¿para qué? Ya lo hace León Valencia con su mismo espíritu.

Alejandro Gaviria dijo...

Ayer se cumplieron nueve años de la muerte de Juan Luis Londoño. Por su ejemplo me metí en este cuento de la economía.

jfk dijo...

Bueno, este abyecto criminal se creció con el espaldarazo que le dió el gago Santos; da miedo imaginarse esa misma actitud de psicópata torturando a los desaparecidos.¿ Y muchos seguidores del homicida pensarán hacer un segundo desproporcionado golpe a la Corte Suprema de Justicia?

Maldoror dijo...

Colombia debe ser uno de los pocos países donde un críminal (condenado además) como Plazas Vega puede hablar tanto en televisión como si fuera una figura respetable. Ah si, se me olvidaba que los paramilitares lo hacían: Salvatore Mancuso enviabva sus comunicados por RCN desde un lujoso apartamento y hasta fueron a hablar al congreso.

La alegría de leer dijo...

Sobre la condena de Alfonso Plazas por lo que sucedió después de la retoma del Palacio de Justicia dice el inefable José Obdulio:

"El problema del M-19 es que la sociedad los perdonó pero ellos nunca se arrepintieron. Pues, ¡a ponerlos en cintura! Que reviva el fantasma del holocausto, pero para ellos, que lo ocasionaron. Por eso varios juristas preparan demanda contra la Ley 77 de 1989, la que les concedió amnistía e indulto".

Sobre el mismo tema, dice Alfonso Gómez Méndez:

"Por cierto, cuando una juez quiso desconocer la primera amnistía, porque los guerrilleros habían cometido actos de terrorismo para los cuales no existía tal figura, el 20 de mayo de 1992 el senador Álvaro Uribe Vélez presentó una proposición que disponía el perdón para todos los desafueros de la guerrilla en el Palacio. Y se les dio una segunda amnistía para evitar su captura".

Anónimo dijo...

Sigo esperando el comentario de Jaime Ruiz al de "La alegría de leer", él que es tan veloz en sus reacciones.

Anónimo dijo...

Alejandro debe escribir una columna que se titule "Tribulaciones de un columnista", en la que se queje del acoso a que lo tiene sometido Jaime Ruiz, quien, con una estrategia macartista, desde el domingo ha obligado a Gaviria a cuasi excusarse por sus posiciones. Cada vez lo arrincona más.

Anónimo dijo...

Maldoror y Jaime Ruiz: dos caras de la misma moneda

Anónimo dijo...

No, pues, ¡qué tal que Gaviria se tomara en serio a Jaime Ruiz!

Anónimo dijo...

Que Maldoror me explique como alguien puede ser -al mismo tiempo- "pro libre comercio y anti capitalista"

Anónimo dijo...

Quien no tome en serio a Jaime Ruiz es un ingenuo. Michael Mann profesor de la Universidad de California en su libro "Fascistas" afirma que, aun hoy, a estos se los debe tomar en serio.
En las últimas entradas de Ruiz, Gaviria aparece como una suerte de "colaboracionista" de alguna internacional comunista con las que suele delirar y de las que incluso da nombres. Calumniad! calumniad! Algo queda! frase que le atribuyen a Goebbels.

Anónimo dijo...

Ve, y yo creí que la frase de la calumnia era de Laureano Gómez. Se la debió copiar a Gobbels.

Anónimo dijo...

Esa frase se la atribuyen es a Voltaire

Constantino dijo...

No sé si a usted, Alejandro, pero a mí sí me suena mucho la idea de escribir sobre su blog. Podría incitar a los demás columnistas a discutir más abiertamente con su público, o por lo menos alardear de su disposición a mantener un debate continuo con sus lectores.

De las discusiones en este blog siempre queda algo, aun cuando muchos de nosotros vengamos es a hablar paja (digo nosotros pensando sobre todo en Juandaví, porque aquí también viene gente seria que no opina si no es con gráficas y estadísticas en mano, gente juiciosa).

Maldoror dijo...

Anónimo 12:43:

Quizás este artículo y este otro escritole den una idea.

Anónimo dijo...

A raíz de la crisis económica, la clase media de EE. UU. está llenando lo comedores comunitarios.
Cuando Martha Heassler perdió su empleo como consultora para organizaciones sin fines de lucro, ella y su esposo, un artista gráfico, se quedaron sin dinero para la educación universitaria de su hija, ropa nueva y alimentos. “Esperamos que mi esposo cobre, y es probable que tengamos menos de 200 dólares a nuestro nombre”, dijo por teléfono Heassler, que tiene 55 años. Ahora hace viajes semanales a la Open Door Food Pantry de Gloucester, Massachusetts, para retirar bolsas de alimentos que contienen carne, huevos, yogur y verduras. “Sin la red de despensas de alimentos que nos rodea, no sé cómo habríamos comido”, dijo Heassler, que tiene un título en literatura inglesa del Gordon College de Wehnam, Massachusetts.

Anónimo dijo...

A medida que la economía débil deja sin empleo a más familias y personas de clase media, sus donaciones a bancos de alimentos y comedores populares se evaporan, lo que afecta a las organizaciones sin fines de lucro por ambos extremos. “Muchas personas de clase media que eran donantes ahora necesitan ayuda de nuestro banco de alimentos”, dijo por teléfono Terry Shannon, presidente y máximo responsable ejecutivo de St. Mary’s Food Bank Alliance, que tiene sede en Phoenix, Arizona, “En este momento, nuestras donaciones son menos de lo que quisiéramos”.
Las necesidades del Greater Boston Food Bank, que proporciona alimentos a Open Door, han aumentado 23 por ciento desde el 2008, cuando la economía de Estados Unidos entró en recesión.
El año pasado distribuyó alrededor de 17 millones de kilos de alimentos, unos 28,2 millones de comidas. “Compramos y distribuimos más alimentos, y la demanda siempre nos supera”, dijo por teléfono Catherine D’Amato, presidenta y máxima responsable ejecutiva del banco de comida.

Anónimo dijo...

Desaparición de empleos: En el transcurso del último año, los despidos han dejado a trabajadores de clase media al margen del mercado laboral, lo que lleva a muchos a buscar asistencia pública y ayuda de organizaciones de beneficencia que distribuyen alimentos. La cantidad de egresados universitarios de Nueva York que dijeron que tenían problemas para comprar comida aumentó a 30 por ciento en el 2011, mientras que era de 24 por ciento el año anterior, según una encuesta entre 827 adultos que dio a conocer la organización sin fines de lucro Food Bank for New York City.

Sólo alrededor del siete por ciento de quienes perdieron el empleo después de la crisis financiera del 2008 han vuelto a encontrar un trabajo equivalente o superior al anterior, según un estudio que dio a conocer el mes pasado el Centro John J. Heldrich para el Desarrollo de la Fuerza de Trabajo de la Universidad Rutgers. “El grupo encuestado tenía mayor nivel educativo y económico en relación con la gente que suele estar desempleada en este país”, dijo por teléfono Cliff Zukin, un profesor de políticas públicas de Rutgers que fue uno de los autores del estudio.

Anónimo dijo...

SE DUPLICARON FAMILIAS QUE USAN CUPONES DE ALIMENTOS
La crisis ha hecho más difícil para las organizaciones de caridad recibir donaciones. El porcentaje de familias de los Estados Unidos que usa cupones de alimentos ha crecido a más del doble en seis de los condados más ricos del país, según datos que recopiló Bloomberg. “Veo gente que parece haber salido del trabajo a almorzar”, dijo Violet Desantis, de 46 años, una trabajadora desempleada de San Francisco que se convirtió en voluntaria del comedor de la St. Anthony Foundation, a la que también recurrió en busca de comida, “Nunca habría imaginado que tendrían ese aspecto”.

The Atlas of Giving LLC pronostica que las donaciones a organizaciones de servicio social crecerán 4,9 por ciento en el 2012, dijo Rob Mitchell, el máximo responsable de la compañía de Dallas.
De todos modos, el elevado desempleo “tendrá un impacto persistente” en las donaciones durante por lo menos dos años, agregó.

Anónimo dijo...

De todos modos, el elevado desempleo “tendrá un impacto persistente” en las donaciones durante por lo menos dos años, agregó.

En Fisherman’s Mark, un centro de servicios sociales de Lambertville, Nueva Jersey, algunos de los asistentes habituales tienen doctorados y “conducen autos lujosos como Mercedes-Benz”, dice por teléfono Gina Davio, directora de servicios sociales del programa de Fisherman Mark.
El condado de Hunterdon de la organización sin fines de lucro tenía una mediana de ingreso familiar de 97.874 dólares, la más alta del estado y la cuarta de los Estados Unidos. El uso de cupones de alimentos aumentó 513 por ciento en Hunterdon entre el 2007 y el 2010.
“Vino un hombre que trabajaba en una planta en la que ganaba centenares de miles de dólares. Lo despidieron, y veo mucha gente que tiene una gran experiencia laboral y un sueldo muy alto”, dijo Davio. “Veo entrar mujeres vestidas con ropa de diseñadores como Ralph Lauren y que gozan de buena salud”.

Anónimo dijo...

Reproduje las anteriores entradas de un artículo de Portafolio. Propongo un debate: Los que van a comedores comunitarios: 1- Se acostumbrarán al asistencialismo. 2- Son meros rent seekers. 3- El capitalismo quebró hasta los yuppies.

Anónimo dijo...

que perrrrla ¡..Da pena ver a esta vaca muerta defendiendo a delincuentes;¿será que recibió muchos favores de la oficina de estupefacientes?

Alejandro Gaviria dijo...

Constantino: el autobombo es un human universal, pero tiene sus límites. Sinceramente me da pena escribir sobre el blog. Sólo puedo decir (no es carreta) que yo también disfruto el diálogo abierto, desordenado pero desprovisto, al menos, de las formalidades de la academia. Saludos.

jaime ruiz dijo...

Anónimo 13.03 Pues Alejandro obviamente es un colaboracionista con la fiscal, el gobierno y los magistrados que encarcelaron a Arias y condenaron a Plazas Vega, y con el gobierno que promueve esas persecuciones. Que ésa sea la norma en medios como la Universidad de Los Andes no exculpa a nadie, tal como la hegemonía de la industria del secuestro en el medio universitario colombiano no hace decente al que sólo aporta datos de personas solventes.

Lo repulsivo es el aire de comodidad y desasimiento. Esta última entrada es ya el colmo del cinismo, las masacres, que este año podrían ser como las de 2001 son culpa de Uribe y nada tiene que ver que el gobierno prometa premiarlas. ¡Es porque todavía no han levantado la prohibición de las drogas!

Por eso todos los doctores que calumnian a las víctimas de la persecución y alientan el premio de las masacres escriben en este blog convencidos de que Alejandro es uno de ellos. Bah, ¿es que no es uno de ellos?

Fascista lo será la puerca de su mamá. Bueno, peor que fascista, parir a otro pequeño canalla del sicariato tropical sería una humillación que a un fascista clásico lo haría pensar en el suicidio.

Anónimo dijo...

Jaime Ruiz vos sos un loco de atar.

jaime ruiz dijo...

Anónimo 13.59 En cambio vos sos un gran académico colombiano que muestra hasta dónde ha llegado la educación en el país. El caso de ese pobre Colmenares lo explica todo.

Anónimo dijo...

"No he dicho torturas. Un maltrato es una falta disciplinaria y la tortura es un delito.." Declaraciones de Plazas Vega.

http://www.eltiempo.com/justicia/entrevista-con-alfonso-plazas-vega_11096568-4

Me pregunto ¿Cuál es la diferencia? Un maltrato puede ser una patada y una tortura es ponerle cables eléctricos para que dé una declaración. Pense que este personaje era inocente pero despues de estas dos respuesta es obvio que oculta algo y a otras personas.

jaime ruiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jaime ruiz dijo...

Anónimo 14.46 Claro, hombre, usted fue otro de esos que votó por Uribe y quedó desengañado. La calidad moral de quien se permite esas gracias ya lo explica todo.

Esto es tortura en la definición general, no hablemos de la jurídica:

1. f. Grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo.

De manera que si un militar malhumorado le da un empujón a un terrorista preso, sin ser grave el dolor, sin buscar ejercer castigo ni menos obtener una confesión, tampoco se puede hablar de tortura. Si no, si la ley pudiera admitir cualquier uso figurado...

Bah, claro, la ley de USTEDES admite usos figurados. Por eso Lucio manda encarcelar a Luis Carlos Restrepo y todos indignados de que no se deje coger.

Anónimo dijo...

Dice CS en facebook:


Carolina Sanin
Sigan poniendo en este muro sus insultos y sus quejitas y sus lloriqueos, que estamos de rebaja en el bloqueo y no apago el computador antes de haber bloqueado a otros diez oligofrénicos.

Anónimo dijo...

Eh ave maría, que sujeto tan desalmado el que está detrás del nombre "jaimeruiz".

¿entonces en el Arauca el subteniente del ejercito Muñoz MALTRATÓ a una jovencita y a sus dos hermanitos a punta de machetazos?

No me crean tan largo e teta omee......

Con razón tanto degenerado patrocinando el fuero militar!.

dizque, dizque..¿a propósito, que ocultará el cínico de Plazas?

Anónimo dijo...

Maltrato: es arrastrar con patadas en el culo a los miembros de la organización Jaime Ruiz.
Torturar: aplicarles llaves de tormento para que confiesen cuanto son.
mas o menos eso mismo hizo el señor plazas vega.

Anónimo dijo...

Una provocación calculada hizo que Jaime Ruiz mostrara la pobreza de su alma, parece un atemorizado por mil fantasmas, por tanto, peligroso y resentido, de ahí la ingenuidad de quienes piensan que no se le debe poner atención. Lo dicho: Considera a Gaviria un "colaboracionsita". Conozco muchos amigos cuyas madres no eran modelo de nada, la mía, que recuerda este fascista, era una santa, por ello no me hiere su imbecilidad que confirma su fascismo, no a la manera de grandes figuras del pensamiento fascista como José Antonio Primo de Rivera. Como lo muestra la conspiración que quema su calenturiento cerebro, este Ruiz es un pobre diablo, un fascista ordinario.

jaime ruiz dijo...

Los anónimos y su elegancia argumentativa, como ya he dicho tantas veces, hacen patente la función de la universidad colombiana. No hay que complicarse más la vida.

Anónimo dijo...

Cierto: Jaime Ruiz es un pobre diablo. Leer lo que escribe es simplemente perder el tiempo. Así de simple. Ni más ni menos.

Anónimo dijo...

En esta noche memorable, en que la República nos hace vislumbrar una esperanza, el fascista Jaime Ruiz debe estar con José María Aznar y Mariano Rajoy en algún aeropuerto militar, cerca de Barajas, cantando "cara al sol" con sus crucecitas gamadas, mientras ven descender de un transporte militar al nuevo perseguido, héroe y mártir del uribismo, el prohombre Luis Carlos Restrepo. Otro honesto que se corrompió por dormir en la misma cama con los asesinos.

Anónimo dijo...

Es tan dócil para recibir consejos el sujeto(ó la bestia) que escribe a traves de JRuiz, que no necesita discreción para darlos.(risas)

Alejandro Gaviria dijo...

Odio por todos lados. Este blog, Twitter, los foros de la prensa, todo está rebozado de odio. CS también se suma al eco odiador. JR ni se diga. Yo vuelvo con Bobbio (perdón si suena petulante): "la adhesión a las causas políticas sólo puede ser una adhesión moderada, nunca una pasión desbordante".

Anónimo dijo...

Gaviria, por alguna razón valedera quizá, no razona con nosotros los anónimos, aunque somos voces que intentan ganar el derecho de expresarse.
Creo que tiene razón, hacemos parte de una illusio que nos impide mirar las cosas sin pasión. Pero ¿política sin pasión vale la pena o es posible?. Por otra parte, quizá en el sermón de la montaña Jesús recomendó poner la otra mejilla. ¿Acepta nuestra ética occidental poner la otra mejilla? Decididamente no: Los hombres, las mujeres y las naciones deben responder a las agresiones adecuada y proporcionalmente so pena de perder el respeto por sí mismos.

Anónimo dijo...

Hablamos de desaparecidos Jaime Ruíz? Las personas que desaparecieron a manos de (?????) luego de la retoma del palacio de Justicia. Que sucedió con esos desaparecidos? Cuéntenos e iluminenos doctor Ruíz?
Pd. el argumento debe incluir referencias a la Trust mutzemberg, el bolivarianismo, el politburo y el partido comunista clandestino de internet.

Alejandro Gaviria dijo...

Anónimo 21:18: a veces resulta difícil seguirle la pista a los comentarios anónimos. Pero procuro leerlos todos. Puede ser un sesgo personal (un cierto escepticismo sobre el sentido de las empresas humanas) pero las pasiones de la política me parecen algo absurdas: la gritería de unas barras enardecidas ante un partido cuyo resultado sabemos de antemano: 0-0.

Anónimo dijo...

El expresidente Betancur declaró ante la Fiscalia el 17 de enero de 2006 y dijo que él "había sido informado por sus generales de la salida de varios guerrilleros vivos del Palacio, pero que desconocía sus nombres y el número". La afirmación contradijo la versión oficial de las fuerzas militares que ejecutaron la retoma en las investigaciones de 1985, en la que "ningún subversivo sobrevivió".[7]

En videos con grabaciones de noticieros de la época que fueron encontrados en la casa de Plazas, se veía la imagen de un soldado que llevaba en sus hombros a Cristina del Pilar Guarín, saliendo del Palacio de Justicia. El cadáver de Guarín apareció tiempo después enterrado en una fosa.[7] También en el video, el administrador de la cafetería, Carlos Augusto Rodríguez, se veía saliendo del Palacio de Justicia tomado de las manos por dos soldados. Aún no se sabe nada sobre su paradero.[7]

Anónimo dijo...

Les recuerdo a los anónimos no realizar provocaciones, instigaciones, maltratos(el real concepto), en los comentarios del blog del señor Gaviria.

Leyéndolos puede despertar el deseo y la reacción de recomendar subir nuevamente el 0.25 por ciento las tasas de interés.

jaime ruiz dijo...

Las pasiones políticas desbordadas son un disparate, sobre todo cuando uno puede buscarse problemas con los moralizadores amigos como León Valencia. ¡Si es que las masacres son obra de la coca, es decir de la prohibición! ¿Qué importa que la justicia esté en manos de asesinos como Lucio y que éste ordene encarcelar a Luis Carlos Restrepo? Moderación ante todo. Es decir, cómoda complacencia con el sicariato reinante mientras se cometen las más monstruosas iniquidades.

Ahora entiendo por qué a Alejandro le es imposible admitir que el problema del colombiano es un daño moral.

jaime ruiz dijo...

Eso sí, hay que ayudar al gobierno en su persecución con el detallito técnico de que las masacres no son el resultado del proyecto negociador sino resultado del gobierno de Uribe. La moderación es una anti-pasión siempre grata.

Anónimo dijo...

Ay nooo!, se convirtió en troll....

Anónimo dijo...

En busca de una definición
Por: Francisco Gutiérrez Sanín
Pedir perdón por determinados hechos, en la versión de Zuluaga, “mancilla” a las Fuerzas Armadas de manera intolerable. Yo entiendo que siempre que los civiles nos ponemos a especular sobre estos temas nos perdemos de algo intangible, que sólo pueden entender aquellos que lo han vivido (la experiencia del combate, por ejemplo). Pero si no ando muy equivocado, Zuluaga pervierte en materia grave el sentido de lo que es el honor. Las consecuencias de esta brutal distorsión las puede imaginar el lector fácilmente, pues hemos tenido ya suficiente dosis de eso en el pasado.
Es cierto que para todo ejército moderno la noción de honor es fundamental. Constituye la espina dorsal de su existencia colectiva. Esto está consagrado en innumerables manuales, está registrado en cientos de trabajos académicos, aparece incontables veces en internet. Googleo la expresión, y me encuentro con cientos de equivalencias como las siguientes: “virtud”, “honestidad”, “evitar a toda costa una mancha”, “justicia”. No creo que estas expresiones tengan nada de vacuo o de puramente retórico. De hecho, aparte de su contenido normativo, el honor militar tiene dos dimensiones estratégicas. La primera es mantener la moral de combate, esa combinación de motivación, convicción y capacidad de acción colectiva, que se pierden irreparablemente en cuanto al soldado se le permita actuar como a un vengador individual o algo peor. Según la expresión canónica de Napoleón, las tres cuartas partes de los resultados en una batalla dependen de la moral. La segunda es, y en consecuencia, mantener la disciplina. Uno de los peores gérmenes de indisciplina que puede sufrir un ejército es la degradación motivada por permitir que se lleven a cabo actos de violencia ilegales y degradantes, pues estos invitan a múltiples complicidades, a nuevas prácticas destructivas, a sucesivas rupturas de la cadena de mando. Por esta razón, y otras igualmente simples, una fuerza sin límites y sin regulación alguna no necesariamente es más poderosa y eficaz que una con controles democráticos claros, precisos y universales (es decir, sin excepciones para favorecer al más poderoso). De hecho, si mi memoria no se equivoca, durante el siglo XX siempre que se han enfrentado una con las primeras características, y otra con las segundas, ha prevalecido esta última.
En esta concepción del término, que es la del sentido común, la humana, la que nos enseñan la historia y todos los tratados, el honor militar es terriblemente mancillado cuando algún uniformado viola, mata o tortura a un civil. Todo soldado —y estoy seguro de que hay miles de ellos que experimentan esto— tiene derecho a sentirse atrozmente insultado cuando sucede uno de estos eventos. Precisamente porque se está menoscabando aquel intangible patrimonio que pertenece a todos los que arriesgan sus vidas por esa república que les ha dado la guarda de sus uniformes y de sus armas. ¿Quién mancilla y quien defiende el honor militar: el teniente Muñoz, acusado de violar y asesinar varios niños en Arauca, o el soldado que rindió imparcial testimonio en el juicio que se le adelanta al primero? Y, me pregunto, qué tipo de comportamiento merece el respaldo institucional: ¿el primero o el segundo? Uno quisiera una señal clara, muy clara, al respecto.
El honor militar es una virtud superior, importante y severa; la que lleva a miles de uniformados a arriesgar sus vidas por sus conciudadanos. No es, ni puede ser, superioridad frente a la ley, ni cerrero espíritu de cuerpo, ni infalibilidad papal. Por supuesto: tampoco los fallos de la justicia deben gozar de este beneficio. Éste en particular tiene numerosas aristas, que no corresponde al Ejecutivo, pero sí a la opinión pública, examinar con rigor. Pero lo que no dicen ni Zuluaga ni sus conmilitones es que están aprovechando para hacer política extremista a costa de este evento.
Y decidieron así redefinir la noción de honor militar. Pero esta senda lleva directamente a Panamá.

Anónimo dijo...

Creo que la República Bananera que tanto amamos atraviesa en esta hora uno de sus dilemas más graves: Quiere convertirse en una nación seria y moderna. Para impedirlo, los que insisten en defender un pasado ignominioso, a todas luces derrotados políticamente, deben estar preparando una solución de fuerza. En el pasado de América Latina ello era fácil, ahora no, entre otras cosas por que los Estados Unidos ya no pueden colaborar de forma impune en esas aventuras. Quienes, movidos por la pasión y el odio así piensan, deberían ahorrarnos el próximo baño de sangre.

juan francisco muñoz dijo...

Otra vez la libertad religiosa se usa como pretexto para la competencia política. Como siempre, los únicos damnificados, los ciudadanos.

Anónimo dijo...

Llama la atención el comentario de AP Janiot de CNN en Kien y Ke sobre su entrevista con Uribe donde dice que fue más fácil entrevistar a Pinochet y que las presiones para que no la publicara fueron mucho menores. Me recuerda el comentario de un alto diplomático gringo con amplia experiencia en Colombia y en Centroamérica, quien alguna vez dijo que cuando había conocido a Uribe inmediatamente le había traíado a la mente a Alfredo Cristiani de El Salvador. Ese es el tipo.

Jeanratiste dijo...

Es que el odio de Carolina es interesante, furiosa suelta una sarta de incoherencias que dan risa, cuando no está indignada sus columnas y comunicados por face no pasan de la fofa adulación.

Jaime sigo sin entender cómo se puede hablar en defensa de inescrupulosos criminales. Hay pruebas irrefutables de que esa desmovilización fue un vulgar montaje. El problema de que responda a la justicia no es la ausencia de garantías, se trata màs bien de ofrecerle un incentivo para que bien cierre la boca y así sus jefes estén tranquilos.

Carlos Méndez dijo...

Solo una desastrosa crisis de empleo permitió que España hiciera una reforma laboral que pise los callos de los sindicatos.

Bien lo decía le odiado Milton Friedman:

"There is enormous inertia—a tyranny of the status quo—in private and especially governmental arrangements. Only a crisis—actual or perceived—produces real change."

Quien sabe si serán efectivas dado que siguen con el euro.

Alejandro Gaviria dijo...

Krugman escribió sobre el último libro de Murray. En medio de su radicalización –impostada, creo yo– parece no ser capaz de concebir que, como en muchos de sus artículos, la retroalimentación positiva es posible, la causalidad puede ser de doble vía, la falta de empleo afecta los valores pero, igualmente, algunos valores o cambios culturales pueden incidir adversamente sobre el empleo.

Ya da pereza leer a Krugman.

Anónimo dijo...

Este jaime ruiz no tiene altura moral para hablar de nada, puro odio.

jaime ruiz dijo...

JeanRatiste:

El punto es que desde la definición usted va calificando a Restrepo de criminal. ¿Cuál fue su responsabilidad? La desconozco, y nadie les impide demostrar que se robó dinero, como afirma el fiscal. Lo que está claro es que la información provenía del ministerio y en tal caso tendría mucha más responsabilidad el ministro.

Perdóneme pero no ver una persecución alentada por un asesino socio de los paramilitares para mí sólo es explicable por mala fe. Basta eso: ¿hay alguna pieza de la acusación en la que se muestre que Restrepo se robó algo? No, pero el fiscal sí va diciendo que convirtió las desmovilizaciones en un negocio.

En serio, suponer que los jueces colombianos y la fiscal no están llevando a cabo una persecución política me parece incomprensible, aunque por otra parte no tengo relación personal con nadie que crea en su probidad. Si le interesa el tema de la justicia de los jueces, le recomiendo un post que escribí hace años. No hace falta que me lea, sólo las citas de una sentencia de la Corte Suprema de Justicia. No me sorprendería que usted compartiera esas ideas, pues a fin de cuentas es la cultura del país.

(Usted escribe bien, no se deje las comas de los vocativos: "Jaime [COMA] sigo...")

jaime ruiz dijo...

Este Julián sí tiene una altura, una elegancia, una profundidad. La gente que se dedica a intimidar a los demás nunca llega a saber cómo la ven realmente.

Anónimo dijo...

ahhhhh uuuummmm (movimiento espasmódico)
JaimeRuizzzzzZZZZZZZzzzzzzzzz

sansinverguenza dijo...

El ambiente perfecto para los cultivos de coca, la miseria permanente y la dictadura de guerrillas y mafiosos es la Ley 70 de 1993. Dicha ley declaró que todo el Pacífico es propiedad colectiva. Y como la propiedad colectiva no funciona para lograr desarrollo sostenible ni aquí ni en Pekín (hay que ver como los chinos dieron reversa en eso para salir adelante), lo que pasó es que, desde 1991, el spread de pobreza, NBI, Violencia y miseria entre la Colombia formal y el Pacífico es mayor. ¿Por qué los negros no tienen derecho a su "colonización antioqueña"? ¿Por qué no pueden tener propiedad privada y, si quieren, venderla para montar una peluquería en Quibdó o una tienda en Jamundí? La izquierda lanuda de las cumbres andinas celebra la propiedad colectiva, pero vive en Modelia, o en San Diego, o en el Sur de Cali, en casas financiadas con leasing habitacional, hipotecas y la herencia del abuelo boyacense o antioqueño que le permitió pagar la cuota incial. Después de 20 años de Propiedad Colectiva, es la hora de re-evaluar este mito racista que sólo sirve para que los mafiosos hagan esclavos, en pleno Siglo XXI, a los negros de Colombia.

Anónimo dijo...

LA PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUE LO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS.
* Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces...)...
* Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)...
* Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)...
* Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste.
* Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se te hara realidad en 1 semana.
A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo.
Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera,
o esto no sucedera jamas..............
Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en 15 o + temas

David dijo...

Me interesan muchos los temas económicos ya que desde hace un tiempo comencé a estudiar esta carrera. En mis apartamentos en costa del este me la paso viendo diferentes temas y comentarios que bajo de los portales sobre dicho tema