sábado, junio 06, 2009

El poder de la estupidez

En las discusiones públicas y en las conversaciones privadas los políticos son usualmente clasificados en dos categorías morales: los buenos y los malos. Los buenos políticos incrementan el bienestar de un grupo de individuos sin causarle daño a nadie. Los malos usan el poder para su propio beneficio y hacen daño en la búsqueda egoísta del lucro personal. Pero esta clasificación es incompleta, deja de lado una categoría esencial, excluye erróneamente a los políticos estúpidos: los que hacen daño sin conseguir nada a cambio. Los malos políticos disminuyen el bienestar colectivo, pero no la hacen en vano, al menos consiguen una ganancia personal. Los políticos estúpidos crean problemas sin razón aparente.

Hace ya varios años, el historiador y economista italiano Carlo M. Cipolla formuló las leyes fundamentales de la estupidez humana. La primera ley postula que en general subestimamos el número de personas estúpidas en circulación. La cuarta que en muchos casos minimizamos el daño causado por la estupidez. En la política, específicamente, tendemos a pensar que la perversidad o la corrupción son las causas de todos los males. Olvidamos que muchos problemas pueden tener una explicación más sencilla: la estupidez. Los actos corruptos son denunciados todos los días. Los estúpidos casi nunca son expuestos o comentados. Esta omisión puede ser muy costosa. La quinta ley fundamental de Cipolla postula que los segundos son más dañinos que los primeros.

Sea como fuere, los políticos estúpidos merecen una mayor atención por parte de los medios de comunicación. Esta columna es resultado de esa convicción. El Concejo de Bogotá aprobó esta semana un proyecto liderado por la concejal o concejala Ángela Benedetti, según el cual todos los documentos oficiales deben usar el mal llamado lenguaje incluyente. En sus pronunciamientos públicos, los funcionarios y los comunicadores distritales deben también obedecer el mandato feminista. “Es necesario —explicó Benedetti con una extraña locuacidad— promover una cultura en las ciudadanas y los ciudadanos de Bogotá para superar estas barreras y promover el uso de un lenguaje incluyente… y superar las barreras que impiden una total realización de la mujer como sujeto de derechos”.

Este proyecto hará aún más ininteligibles los documentos oficiales. Y contribuirá a la trivialización de la política social, a la subordinación del contenido a las formas políticamente correctas, como lo sugiere, por ejemplo, la alusión a los sujetos (y sujetas) de derechos. Muchos funcionarios parecen suponer que la enunciación reiterada de los derechos sociales garantiza su cumplimiento. Finalmente, el proyecto contribuirá a la degradación en el uso del lenguaje: las declaraciones de Ángela Benedetti, citadas anteriormente, hablan por sí solas. Pero hay más. Hace unos meses, un político de izquierda, intimidado por los imperativos feministas, comenzó un discurso soso, todo forma, nada fondo, con un saludo cordial “a los y las personas en la sala”.

Carlo M. Cipolla mencionó varias veces a las feministas militantes como un buen ejemplo de su teoría de la estupidez: no parecen movidas por un impulso maquiavélico o por una estrategia perniciosa, pero terminan haciendo daño. Ensuciando el mundo. Confundiendo las prioridades. No deberían, como dijo el poeta, molestarse, molestándonos.

289 comentarios:

1 – 200 de 289   Más recientes›   Más nuevas»
Alejandro Gaviria dijo...

Hay un debate planteado desde la entrada anterior. Jaime cree que todo esto es una estrategia totalitaria, que la concejala Benedetti recibirá el aplauso unánime de los “progre” (los comentarios a la noticia dicen otra cosa) y terminará acrecentando su poder perverso y su influencia. Yo defiendo una tesis más inocente: el feminismo militante es poco más que simple y llana estupidez. El debate es difícil de zanjar con base en la evidencia. Pero la carga de la prueba está, creo yo, en quien supone la mala intención.

Daniel Vaughan dijo...

Alejandro,

Yo creo que hay dos puntos relacionados:

1. En el caso de la Benedetti puede haber incentivos racionales para promover este proyecto de ley (así que, por lo menos desde el punto de vista de la concejal, sería todo menos estupidez). No sólo puede pretender capturar al electorado femenino, sino que la misma discusión que usted mismo está generando le hace bien: en la política, como en la publicidad, lo importante es aumentar la probabilidad de ser recordado.

2. Otro problema tiene que ver con la ociocidad del legislativo, tanto a nivel nacional como a nivel local. Es vergonzosa la cantidad de proyectos de ley absurdos--- yo no los llamaría estúpidos, pero esa es una elección personal del lenguaje--- que se presentan y que se alcanzan a discutir. Relacionado con el primer punto, el problema es que el sistema mismo genera los incentivos para que esto sea así: no solo acapara la atención de los medios, sino que es (mala) evidencia de que el legislador le está cumpliendo a su electorado.

Tal vez lo que toque es pensar en cambiar las funciones del legislativo, que debería ser más un órgano de control de los otros dos poderes, que una fuente de proyectos de ley que en el peor de los casos no son aprobados, y en el mejor le hacen más daño al pais. Una alternativa es dejar en manos del Ejecutivo y de la ciudadanía la función de presentar proyectos de ley.

DV

Anónimo dijo...

Queridos y queridas comentaristas y comentaristos (?) de este y de esta blog y bloga(?), la unica opinon, el unico comentario que me queda por hacer, es muy preciso y no precisa de explicacion alguna, asi alguno considere lo contrario, aunque contraria a la concejala y le da la razon al concejal que la comparte, no a la concejala sino a la opinion, una soberana maricada, un soberano canto a la bandera.

Alejandro Gaviria dijo...

Daniel: de pronto hay una mezcla de interés propio y estupidez en todo esto. No voy a defender mi teoría. Simplemente creí interesante mencionar las ideas de Cipolla, que me parecen un complemente cínico al cinismo de Maquiavelo.

No creo que este proyecto sea rentable electoralmente para Benedetti. Valdría la pena conocer las opiniones de las mujeres (la participación femenina en el blog ha crecido recientemente) pero mi impresión, basada en unas pocas observaciones, es que la mayoría está en desacuerdo.

Comparto su teoría de la ociosidad legislativa. La retórica de la acción afecta tanto a los funcionarios como a los legisladores. Y los columnistas, para acabar de ajustar, nos dedicamos a comentar, ya lo dijeron, estas soberanas maricadas. Gajes del oficio.

Anónimo dijo...

El proyecto de ley de Benedetti no solamente es una perdedera de tiempo frente a problemas realmente serios que aquejan a las mujeres (violencia doméstica, doble y triple jornada laboral, desempleo, etc.), sino que además atenta contra la libertad de expresión e impone unas reglas del lenguaje que se venden como "incluyentes" (sic) cuando en realidad son todo lo contrario: absolutamente excluyentes. Hasta cuando llegaron las militantes feministas con el absurdo argumento de que lo que no se nombra no existe, a nadie se le había pasado por la cabeza --ni siquiera a los machistas más recalcitrantes-- que cuando se dice "los niños", se hace referencia exclusivamente a los varones, o que cuando se dice "los ciudadanos", se hace referencia exclusivamente a los de sexo masculino. Mi existencia civil de ninguna manera depende de que alguien me llame ciudadana: depende de que pueda ejercer mis derechos de ciudadanía, que cubren a hombres y mujeres. El cuento de Benedetti y compañía equivale a decir que porque a la población negra se la denomine afrodescendiente, desaparece el racismo (lo oculta, eso sí), o que porque se hable de "ciudadanas" (como una entidad aparte de nosotros los ciudadanos) desaparece el machismo que ejerce verdadera violencia sobre la mujer. Estoy de acuerdo con Gaviria: no solamente es una estupidez sino que además cumple el propósito opuesto al que se dice tener: excluye en vez de incluir. Hay que tumbar ese proyecto de ley e impedir que las feministas recalcitrantes nos sigan excluyendo de términos perfectamente inclusivos como niños y ciudadanos.

El Redactor dijo...

Alejandro:

1. Comparto la idea de Daniel de ver en la propuestas de Benedetti la búsqueda de un rédito político, probablemente no de las mujeres, pero sí de un grupo de interés que va más allá de los "progre". Este lenguaje incluyente es el que lidera iniciativas tanto en Acción Social como en la Secretaría de Integración Social de Bogotá D.C. Creería que los grupos de interés pueden llegar a ser mucho mayores (ONGs interventoras, Agencías Internacionales, etc.). De tal manera, como dice Daniel, Angela Benedetti es menos "estupida" de lo que su columna da a entender.

2.¿Es Ángela Benedetti una feminista militante? Aunque no le he seguido la trayectoria, en algún momento tuve contacto con su equipo de trabajo, y mi apreciación fue que el "feminismo" no hace parte de su "agenda". En cambio, me sorprendío su interés por la formulación de políticas sociales con enfoques diferenciales (Como Gilma Jimenez con la infancia).

3. Una cosa son los "enfoques diferenciales" y otra el "feminismo". Creo Alejandro que usted confundió una cosa con la otra. Los "enfoques diferenciales", que hacen tan inintelegibles la política - como usted menciona -, son el resultado propio de la reflexión liberal inscrita en el debate posterior a Rawls. Si bien el "feminismo" se ha asociado con este enfoque, las raíces del feminismo van mucho más atrás, a la misma Revolución Francesa, y presenta un fondo más complejo (Hoy en día se habla de "feminismos de frontera", "Black Feminism" o "Téoría Queer").

4. Este tipo de sutilezas se prestan para que las "feministas" de verdad lo consideren persona non grata. Creó que la columna se prestará para saber la influencia de la misma en los debates nacionales.

Saludos

Anónimo dijo...

Tipica discusion de la Clase Media de la Nueva Granada.

Anónimo dijo...

Hay una alternativa : Dejarle a las feministas de SOHO las espinas agudas de las vanidades dialecticas de Alejandro Gaviria.

El Redactor dijo...

Enlace a lo Jaime Ruiz sobre Feminismo

Anónimo dijo...

IL CAVALIERI empeloto ... tan recalcitrante que es el fascismo militante.

Anónimo dijo...

Acerca del tema me permito recomendar el editorial de El Tiempo del 26 de abril de 2009 “Un enfermo pujante”. Pero no supe cómo adjuntarlo.

JuanDavidVelez dijo...

Creo que la consecuencia de todo esto es que en 10 años todos y todas vamos a hablar asi a lo feminista.

¿Eso es mundial?, ¿o solamente en Colombia vamos a terminar hablando asi?.

JuanDavidVelez dijo...

Constantino, ¿porque te indigna tanto esta ley que aprobaron los y las concejales?.

Daniel Vaughan dijo...

Alejandro,

No creo que la columna sea una "soberana maricada", aunque discrepo del lenguaje (y por razones similares a las que arguye la concejal y es que el lenguaje tiene una carga moral, y emocional en este caso, que afecta de manera subconciente quienes lo usamos).

Creo que es importante y valiosa su denuncia: a este tipo de legisladores toca señalarlos públicamente, con la esperanza, tal vez ingenua, de que en el futuro el electorado los castigue.

DV

rostro dijo...

De acuerdo. Tema serio es Berlusconi y sus fiestas. Los satiros son ciudadanos solemnes.

Anónimo dijo...

Mi Manifiesto Feminista Sobreimpresionado : EL CULO DE UNA NINFA BERLUSCONIANA.

Alejandro Gaviria dijo...

El Redactor: yo no conozco las divisiones, fracciones y pujas internas del feminismo. Muchos menos la trayectoria política de la concejala. Pero yo diría que este tipo de iniciativas sí hacen parte del feminismo militante. Florence Thomas y Lucrecia Ramítez, para mencionar dos feministas duras, llevan años predicando el evangelio del lenguaje incluyente.

Yo no tengo nada contra las políticas diferenciales. Incluso me parece que las políticas de acción afirmativa, sobre todo en temas raciales, puede tener alguna justificación. No estoy de acuerdo con la ley de cuotas pero entiendo los reclamos de quienes la defienden. Además, he defendido públicamente algunas de las peleas tradicionales de las feministas, la del aborto, por ejemplo. Pero el proyecto en discusión no sólo es inocuo sino también perjudicial.

Estoy con Juan David. Todos vamos a terminar hablando así. Yo ya me siento intimidado cada vez que voy a comenzar una intervención pública.
Salud@s.

Anónimo dijo...

Al ritmo que van estas señoras, esparcidas en cuanto lugar ustedes se puedan imaginar, es que terminaremos hablando, para no excluir a los objetos que pueden reclamar derechos, es el carro y la carra, la casa y el caso, la silla y el sillo, la butaca y el butaco, el sello y la sella asi at infinitum. Luego estas feministas llegan a sus casa jartas de un dia de trabajo, y gritan a la muchacha para que les traiga un cafecito y no le pagan ni el salario minimo.

Alejandro Gaviria dijo...

Un enfermo pujante editorial de El Tiempo .

Últimamente ha acometido a algunas colectividades femeninas el delirio de la corrección política y luchan por retorcer la morfología del español para acomodarla a su visión de un orden más equitativo. Ya se ha vuelto prurito de oradores en trance de popularidad la duplicación de sustantivos -"queridos y queridas ciudadanos y ciudadanas reunidos y reunidas hoy aquí"- y parece que en algún país vecino se ha intentado reformar la gramática por decreto. El problema es que pretenden enmendar las indudables injusticias históricas cometidas contra la mujer mediante la fórmula de estrangular el lenguaje ("miembros y miembras", "testigo y testiga", "jóvenes y jóvenas"), lo que equivale a "curar" una fractura de huesos retocando la placa de rayos X. Es que, evidentemente, resulta más fácil luchar contra el diccionario que contra una terca realidad social que, de paso, corre el riesgo de quedar enmascarada bajo la controversia idiomática.

Maldoror dijo...

Alejandro:

Si ud cree, en verdad, que el feminismo militante está ocupado con sacar decretos públicos sobre el uso del lenguaje, y no preocupado por cosas como la igualdad de genero en lugar de trabajo, de reducir el índice de violaciones o violencia doméstica, o incluso buscando la igualdad legal para las mujeres en paises donde eso no existe, entonces la estupidez es más larga de lo que yo pensaba, y sinceramente está mucho más cerca a casa de lo que ud cree...

Alejandro Gaviria dijo...

Maldoror: eso no es lo que yo creo. Es lo que veo. El decreto, las columnas de Florence Thomas, la insistencia permanente, omnipresente en este cuento del lenguaje incluyente no son invento mío. Yo diría más, pero éste es ya otro tema, el avance de la mujer en Colombia se ha dado no por las feministas militantes sino a pesar de ellas.

Maldoror dijo...

Alejandro:

Aquí está un listado de las últimas columnas de Florence Thomas en El tiempo, hasta casi un año atrás. Mirandolas por encima, no veo casi ninguna relacionada con el uso del lenguaje. Habla del polo, de las divorciadas, de los derechos de los homosexuales, del control de natalidad y la iglesia, de la representación política de las mujeres en las camaras, viendolas por encima (el título). Incluso si Thomas toca el tema del lenguaje (que en todo caso si es un tema legítimo, asi se banalice, como se puede banalizar casi cualquier cosa en el mundo), es bastante claro que el feminismo en Colombia es mucho más que eso que ud pretende mostrar.

En últimas creo que honestamente ud no tiene ni idea de que habla cuando habla de feminismo, ni mucho menos de "feminismo militante", y más bien creo que lo que tiene una tirria en general contra el feminismo y que esta entrada son más ganas de joder (si me perdona la crudeza) que cualquier otra cosa.

Constantino dijo...

John Stuart Mill, laureado personaje. Luchó por los derechos de la mujer –autor del libro The Subjection of Women–. Y sin embargo, infiero yo, por lo que de él he leído, que jamás habría estado de acuerdo con la acometida impulsada por Benedetti. Pues en su libro On Liberty defiende a capa y espada la libertad de expresión (entre muchas otras libertades).

Juan David: ¿Por qué me siento hondamente vituperado? Precisamente por eso. Porque lo que pretenden esas vaginócratas es coartar nuestras libertades. Especialmente la del uso de la palabra. Aun cuando los argumentos de las feministas me parezcan muy pobres, así el uso deformado del lenguaje que hacen me cause escozor, de ninguna manera llegaría, como dije antes, a imponer mi forma de hablar.

Yo creo que es evidente el atentado contra la libertad. Si leyeron la nota del periódico que Alejandro enlazó ayer, se expresa claramente que “debemos” usar lenguaje “incluyente”.

Alejandro, muy a pesar de lo que esos pigmeos cerebrales digan, yo seguiré hablando como ya lo hago. Bueno, en parte creo que con mejor formación lo haré mejor en un futuro. Excelente su ironía. Y yo le pregunto: ¿de verdad piensa usar esa retorcedura de lenguaje ad efesios? Pues la arroba, y los símbolos por el estilo (que por no ser lingüísticos no calan bien dentro de los textos literarios), y la repetición de palabras innecesaria, malograrán mucho papel.

La indignación, repito, surge al contemplar tamaña falta de seriedad.

Alejandro Gaviria dijo...

Madoror: claro que son ganas de joder. Pero no sólo eso. En mi opinión, el feminismo más radical espantó a muchos hombres y mujeres que tienen un interés genuino por los asuntos que competen más directamente a las mujeres, ha enfatizado la confrontación en lugar de la cooperación, terminó dando las batallas simbólicas y olvidando las reales, ha impedido una discusión franca del rezago, cada vez más notorio, de los hombres, etc.

Gheysel Naranjo dijo...

Bueno en lo absoluto lo masculino y lo femenino siempre seran un solo mismo... Claro que uno nunca dice> El Naturalezo, sino la naturaleza, la madre naturaleza... o nunca dice El bellezo sino la belleza...


bueno hoy le pongo 2-1 para colombia

Anónimo dijo...

Ni a Florence Thomas le sale natural esl uso del artifico:
- En la columna: "Las errancias de la paternidad caribe", arranca juiuciosa y al final se cansa, es que eso mama...
"Hay que verla con una mirada dispuesta a dejarse sorprender por lo que nos cuentan estas imágenes pobladas de hombres, finalmente bastante solitarios, tal cual los hijos que sembraron a todo lo largo de esta región."
Desconoce las hijas que sembraron, o acaso, fueron puros hombres..????...y si eso esta señora que esta entrenada...jajajaja

Anónimo dijo...

La misma Florence Thomas en la columna el Efecto MIlk, desconoce a las funcionarias, hace invisibles a unas valiosa mujeres como ella, que vaina ah.
"¿Qué se ha logrado en los últimos años? Pues mucho. Y no serán unos cuantos funcionarios a la cabeza de organismos de control financiados por el Opus Dei los que harán retroceder lo logrado."

Anónimo dijo...

Y encima despues desconce a las jovenes o a las jovencitas, las oculta infamemente en la expresion jovenes (yo hubiera entendido la expresion, pero por ponerme a hacerle caso al lenguaje excluyente, termine por excluirla mentalmente., jajaja))..."Hoy lo hacen en muchos barrios de Bogotá. Basta una pasada por el Teatrón para descubrir a cientos de miles de jóvenes que viven la ruptura generacional de una homosexualidad tranquila, alejada de esa tragedia familiar y social que imperaba hace solo una década."...

Anónimo dijo...

Resulto entretenido el jueguito: "No es tarde para que le regales 'Las memorias de Adriano', de Marguerite Yourcenar, y, sentados en un tronco, escuchen a un emperador demasiado cansado del poder que ya no reconoce ni amigos ni enemigos."...segun el lenguaje excuyente las mujeres ni son amigas, ni son enemigas, ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contario...no existen !!!!

Anónimo dijo...

La cita anterior es de la columna: Lina: ¡recupera a Uribe!

Anónimo dijo...

En la columna "Divorciads y tan felices" escribe doña Florence: "No sé si 60, pero por lo menos quienes integran esta familia, los amigos y las amigas, los directamente concernidos por la separación y, muy particularmente, la mujer."..y donde metio a las directamente concernidas por la separacion: las hijas, las tias, las primas, las abuelas...otra vez blanquenado a las mujeres, que cosa tan horrible.
Y les juro que cuando lei las columnas que he citado, ni me di cuenta que habia ocultado a las mujeres, yo las inclui en mi lectura... eso son vainas de la falta de cultura de genero, que gracias a dios, ya tengo, y ahora me doy cuenta que me he convertido en un macho excluyente o sera doña Florence?....ayudenme.

Anónimo dijo...

Ah...las metio en familia?....mmm..eso hubiera entendido antes de entrarme el las honduras del lenguaje excluyente...encima de macho, me estoy volviendo bruto...o mas bien estupido...???

Anónimo dijo...

En su articulo "Tengo un sueño", doña Florence ni siquiera permite que nazcan las mujeres, solo esxiten los recien nacidos, las recien nacidas no: "Cada semana eran abandonados de cinco a diez recién nacidos en basureros de Ciudad de México. Desde la legalización del aborto, ningún recién nacido ha sido abandonado."...y a proposito tengo un sueño, sera acaso por la derrota contra los argentinos (en este caso sobran las argentinas?, o por ser una seleccion nacional, representativa del pueblo argentino debo nombrarlas), yo creo que si...tengo un sueño...ni el berraco. y una pereza ni la beerrraca, para igualr, digo yo. feliz tarde.

panÓptiko dijo...

Alejandro, me parece que la crítica es válida. Ya habíamos hablado del lenguaje otras veces, pero creo que esta vez la columna va al punto. Para los que preguntan si es así en todo lado, hay que tener en cuenta que es una cuestión inherente a nuestra lengua.

En el inglés, el único problema que puedo recordar es el de referenciar (?) terceras personas - por ejemplo cuando menciona un "researcher" genérico, y en la siguiente oración quiere hablar de esa persona ¿cómo lo llama: she o he? - Me da la impresión de que en la actualidad mucha gente usa el she.

En el japonés nada tiene género, tampoco hay artículos.

Seguro otros lectores conocen otros idiomas y pueden contar ejemplos.

Saludos,

Constantino dijo...

Según la Distribución de Frecuencia que muestra Cipolla, Ángela Benedetti es, en parte, una bandida estúpida. Pues los beneficios propios que obtendrá de las sinvergüencerías que promueve son mucho menores que los costes que bastantes personas tendrán que asumir.

¿Qué costes? A saber: gasto excesivo e inútil de papel y saliva; irritación del aparato auditivo al tener que soportar los atropellos contra la lengua; incertidumbre y pérdida banal de tiempo definiendo el género para ciertas palabras, verbigracia, ‘testuz’; posible crecimiento del vulgar feminismo; fomentación de la atrofia cerebral. Etcétera.

O podemos simplemente pensar que Benedetti es muy estúpida, y poco puede ver que está causando perjuicios a los demás y perjudicándose a sí misma.

Recordemos también al bufón de Mocuks, el “policía moral”, y su famoso día sin hombres. Su discurso abstruso no pudo justificar semejante estupidez. ¿Acaso no recuerdan la gansada del simiesco politicastro?

Anónimo dijo...

Es estupido que pasen un proyecto de ley de ese estilo, pero más estupido es ponerse a discutir sobre ello.

Constantino dijo...

Panóptico, corríjame si me equivoco, pero cuando se desconoce el género de quien se habla, o no se pretende discriminar el género se utiliza 'they' y asimismo 'their' de ser preciso.

Por ejemplo, “the researcher must attach a copy of their contract…”

los nuevos dijo...

es la estupidez estupido...Eso es. La estulticia en la política colombiana es alarmante, crece exponencialment, sus representantes son legión. Necesitamos una vacuna de pasteur para curarnos de este mal. Debemos pensar en ello.

Precisamente La semana pasada me estaba leyendo el ensayo sobre la estupidez de Robert Musil (lo recomiendo, lamento no encontrarlo en la red para enlazarlo). Muy Esclarecedor. Tonteria, estupidez para el autor son falta de habilidad, inteligencia. Son un deficit de entendimiento y sentimiento. Vanidad es una palabra que destaca Musil,estar vacio, obrar en vano.

Pero hay mas. esto tal vez se aviene mejor con la columna y la critica a la concejal -concejala deberia decir- nos dice Musil:

"Si la estupidez no tuviera algún parecido que le permitiese pasar por talento, progreso, esperanza o perfeccionamiento, nadie querría ser tonto”.

Hay mucho humo. Bueno como ustedes en este blog me llevaron me a consultar a Benjamin Constant, lei su diario intimo y me encontre esta cita que me fascino y con ello termino:

"Mi caracter tiene siempre el error en las formas , la delicadeza en las acciones y la justicia en los sentimientos. Esto siempre me impide tener razón a los ojos de los demás frente a quienquiera que sea. Para tener razón frente a alguien y contar con la aprobación de los demás, hay que ser duro, o ser injusto, o ser tonto. Cuando se es duro, uno aprovecha todas las ventajas, sin conmoverse por el dolor de los otros. Cuando se es injusto, uno recibe las exageraciones de los enemigos de su adversario,, que acuden en nuestra ayuda con mucho más celo que nuestros propios amigos.
!Cuando se es tonto, uno tiene a todos los todos tontos de su lado y éstos son legión!¨.

ay los estupidos son muchos. y seguiran circulando. Cuanto daño. Por aqui a veces circulan.

Camilo

javierguillot dijo...

Alejandro, ésta es la primera vez que comento en su blog, que leo juiciosamente (incluyendo muchas veces los comentarios, aunque a veces las discusiones son demasiado extensas).

El comentario va en dos partes.

1. Primero, estoy completamente de acuerdo con la crítica de que es absurdo legislar acerca de este tipo de asuntos --o estúpido, entendido tal como usted lo explica en la columna. Es especialmente absurdo (o estúpido) en un contexto en el que hay una inmensa multitud de otros asuntos que lo superan en urgencia y en pertinencia, incluso desde la perspectiva de la defensa de los derechos de las mujeres. Se confunden las prioridades. Creo que este es el punto argumentativamente más fuerte de su columna. Por eso también estoy de acuerdo con Daniel Vaughan cuando relaciona este hecho con la "ociosidad legislativa", que debe ser señalada, denunciada, y ojalá progresivamente superada.

También estoy de acuerdo con que el proyecto de Benedetti hará aún más ininteligibles los documentos oficiales, y con la idea de que ejemplifica una indeseable trivialización de la política social, en la que el énfasis recae sobre la forma y no sobre el contenido.

Sin embargo, creo que hay un trecho considerable entre lo anterior y la acusación, formulada en términos muy generales en su último párrafo, de que las feministas militantes son buen ejemplo de la teoría de la estupidez, para la cual lo estúpido se entiende como la combinación de intenciones benignas y resultados nocivos. La tesis aquí es que (citando uno de sus comentarios) "el feminismo militante es poco más que simple y llana estupidez". Ésta es evidentemente una idea mucho más fuerte, y me parece que el sólo caso de la lucha por el llamado "lenguaje incluyente" es insuficiente para sustentarla. De hecho, creo que en general es una acusación injusta y que, dado que aparece al final de su texto, conduce al lector a un debate mucho más grande y espinoso del que plantea el resto de la columna.

Me demoraría mucho explicando porqué creo que la acusación es injusta, y como creo que no es el punto esencial de la columna, lo dejo hasta aquí.

2. En segundo lugar, quiero comentar algo acerca de mi *experiencia personal* con lo del "lenguaje incluyente". Comparto la idea de que usar *siempre* esta forma de expresión es molesto, y hace que el discurso se vuelva soso, pesado y poco locuaz. Pienso que, en general, debe predominar la convención lingüística tradicional del español, en la que expresiones como "los niños", "los estudiantes" y "los ciudadanos" se interpretan haciendo referencia a un conjunto de individuos de género indeterminado.

No obstante, me ha ocurrido personalmente que cuando utilizo la forma "feminista militante" de expresión, me imagino el conjunto de individuos al que hago referencia como compuesto explícitamente por hombres y por mujeres. Me lo represento en la cabeza, por así decirlo, con individuos que tienen género. Esto me ha impactado mucho, sobre todo en contextos específicos en los que las mujeres han sido tradicionalmente menos visibles que los hombres. Me pasó hace poco cuando escuché a un científico diciendo algo como "gracias a los y las estudiantes que me ayudaron en mi laboratorio". Me gustó mucho que se hubieran hecho visibles, en mi cabeza, los hombres y las mujeres de ese laboratorio. Nótese que si hubiera dicho "gracias a los estudiantes...", no me habría imaginado un conjunto de hombres, sino un conjunto de individuos de género indeterminado.

Por lo anterior creo que puede ser relevante utilizar esta forma de expresión en contextos específicos en los que haya una preocupación por hacer visible la presencia de las mujeres, o mejor, del género. En esos contextos, habrá que sopesar qué tanto se gana utilizando esta forma de expresión, y qué tanto se pierde en términos de pesadez del lenguaje. De nuevo, mi opinión es que debe predominar la convención tradicional. Pero esto no implica que deba condenarse por completo el uso cuidadoso de la propuesta lingüística "militante".

Un saludo muy cordial.

Constantino dijo...

Una leve intromisión.

Javier, es difícil conocer las intenciones "benignas"; los estúpidos, según Cipolla, obran erráticamente. Se les denomina estúpidos por obtener resultados desastrosos y ocasionar perjuicios a los demás simultáneamente.

Y otra cosa: lo del discurso locuaz, pues eso sería mejor. Cuánto no preferimos algunos los discursos poco locuaces -en otras palabras, breves-.

El Redactor dijo...

Alejandro:

1. Sus últimos comentarios no lo dejan bien librado. Creo que su crítica generalizada al "feminismo" al final de la columna, no deja de ser diferente al ejercicio de Jaime Ruiz de acusar a todos de "terroristas". Y aunque no defiendo a la concejal Benedetti, sus últimos comentarios dan argumentos a la existencia del "feminismo", ya que siguen una línea argumentativa como la siguiente: Benedetti es Mujer, las Mujeres son feministas, el feminismo es estupido, ergo Benedetti es estúpida.

2. Todas las feministas - y no soy un experto - reconocen en Florence Thomas y Lucrecía Ramírez un hito histórico. Pero hace rato ellas dejaron de ser referente en los estudios feministas.

3. Sigo viendo entremezclados "feminismo" con "enfoques diferenciales". Insisto, son cosas distintas. Si bien hay feministas que han adoptado los enfoques diferenciales - en un marco de equidad rawlsiano -, no todas le dan relevancia. Yo creería que el problema del lenguaje aquí tratado es más cercano a una disputa liberal por la forma de nombrar la diferencia, que de incorporar un lenguaje femenino (Género, Etnia, Raza, Ciclos Vitales, entre otros, son los temas "ad nauseam" de la Política Social liberal contémporanea).

4. No encuentro aún una razón por la cuál el proyecto sea inocuo. ¿Es una mera razón de forma y no de fondo?¿Es una cuestión de estilo?¿Es solo retórica?

Javier Moreno dijo...

Sobre ese tema me gustó leer hace unos años "Professing Feminism: Cautionary Tales from the Strange World of Women's Studies", de Daphne Patai y Noretta Koertge. En él las autoras, feministas, digamos, clásicas, proponen la teoría de que el feminismo perdió su rumbo cuando se mudó de las calles a la academia y se asentó cómodamente en los departamentos de ciencias humanas y artes y se volvió algo de estudiar y teorizar antes que de hacer. Uno de sus ejemplos de decadencia es la obsesión generalizada por estupideces (¿qué otro nombre merece algo así?) como el lenguaje no excluyente (que uno percibe hoy en día en cualquier reunión de "Perspectiva de Género", "Estudios Queer" y demás sectas asociadas al "movimiento" dentro y fuera de la academia.)

Alejandro Gaviria dijo...

El Redactor: su reclamo es confuso y equivocado. Por ejemplo, usted me acusa de plantear dos premisas que yo jamás he formulado: “las mujeres son feministas” y “el feminismo es estúpido”. Y pasa por alto mis opiniones sobre la inconveniencia del proyecto (expuestas en varios comentarios) y demanda explicaciones ya formuladas. No creo que valga la pena repetirlas.

Leyendo el comentario de Javier Guillot, me doy cuenta de que probablemente la confusión viene del último párrafo, de la alusión al “feminismo militante”. Tal vez debí haber dicho “militante” y “radical” o “militante” e “intransigente”. Con esta combinación de adjetivos, quiero decir el feminismo que postula que el principal problema de las mujeres son los hombres y que pretende imponer sus hábitos y manías. Es el mismo feminismo que denunciaba hace un tiempo Doris Lessing: “Nunca me gustó el feminismo, ni en los años sesenta y setenta, ni ahora. Siempre detesté ese lado antihombres de esas muchachas de izquierda que odiaban a los tipos, al matrimonio y a los hijos. Eso es una tontería y una pérdida tiempo”.

En fin, mi intención no era hacer una acusación o una denuncia general en contra del feminismo. Pero sí plantear la inconveniencia (y estupidez) de algunas de sus manifestaciones más extremas.

Javier Guillot: comparto que, en ciertas ocasiones y circunstancias, este lenguaje es apropiado, es por lo menos un gesto amable, una cortesía que vale la pena promover. Pero el proyecto en discusión pretende imponer y generalizar esa costumbre. Creo que dicha pretensión es contraproducente. Puede generar la reacción contraria. En este caso, la ley podría terminar desplazando la costumbre. Muchos saludos.

Anónimo dijo...

Para CONSTANTINO: Hombre, vos incurris en un error cuando te ocupas con tan prolija atención de la estética del discurso y no de los contenidos, a mí también me perece una soberana tontería pero las generalizaciones con que vos, al igual que muchos de los comentaristas, juzgan acontecimientos como estos de forma muy epidérmica. Tras muchas de ellas hay una pretención simbólica plenamente justificada. Explicar lo anterior requiere mucha tinta y renglones pero si puedo decirte que, sin caer en las ingenuidades del dogmatismo político sesentero, algunas de las visiones deformadas deformadas de la realidad que poseemos están mediadas por la eficacia simbólica de quienes fabrican los discursos. Piénsese por ejemplo en la razón por las que culturalmente conglomerados enteros aceptan y justifican el autoritarismo político, la exclusión social, el etnocentrismo o incluso el racismo. ¿pretendo argumentar que acciones como las de la concejal combaten ese hecho? Claro que no. No sería tal mi ingenuidad

Anónimo dijo...

En la primera parte de la columna, pareciera que quiere demostrar que los actos estúpidos son tanto o más perjudiciales que los actos de corrupción, pero, luego, en la segunda parte, sale con un ejemplo de acto estúpido que, francamente, no hace más daño que el ladrido de un french puddle.

A mí se me hace que, simplemente, usted quería ensañarse con la Benedetti y que, haciéndolo, terminó siendo bastante grosero con ella (pues usted no se limita a afirmar que el acto de la concejal fue estúpido, sino que termina afirmando que ella misma es estúpida. Y ese tipo de lenguaje sí que hace daño).

Esta columna me parece absolutamente deplorable.

sui juris dijo...

Me causó gracia la columna, ya que últimamente he tocado del tema con mujeres de varias nacionalidades.

Un día estaba hablando con una vietnamita y cometí el error de no ser sexualmente neutral. Ni recuerdo cuál fue el comentario, imposible con tantas construcciones sociales que diferencian al hombre con la mujer (y a la mujer con el hombre- tocará de ahora en adelante agregar para que a Alejandro no le cierren el blog) en una sociedad como la colombiana. El caso, tuve que aguantarme un largo sermón acerca de cómo en Vietnam la mujer era considerada superior que el hombre en todos los aspectos menos los físicos. Pensé en decirle que hay fisicoculturistas (f.) que me podrían partir el brazo en un pulso, pero decidí dejar las cosas así. Sospecho que su opinión poseía un carácter ideológico, que no me atreví a explorar.

Otro día estaba con un francés, una francesa y una sueca. El tema surgió de un chiste parecido a este. Al oírlo ambas concurrieron en que "el humor de los hombres es pésimo". Con ese comentario partió una aburrida y larga conversación. Al final, el debate se centró en si hay diferencias físicas relevantes entre los sexos. La sueca se atrevió a decir que hasta el tema muscular no era pertinente; decía que las olimpiadas, por ejemplo, carecían de todo sentido práctico. Le apliqué una pregunta retórica: ¿si alguien nos persigue con malas intenciones, acaso no importa quién corre más rápido? Su respuesta fue: "ay, por favor!". Por lo visto Suecia es un país muy seguro.

Pareciera que hay mujeres en todo el mundo que les cuesta aceptar que haya diferencias con los hombres. Coincido en que el feminismo extremo es estúpido y conduce a ineficiencias, como el del proyecto de la concejal.

Hay diferencias genéticas que conllevan a ventajas comparativas. Está en cada uno la decisión de aprovecharlas o no. El hombre corpulento puede decidir ganarse la vida levantando pesas o bailando ballet así como en Colombia uno puede decidir entre sembrar café o producir vino.

Alejandro Gaviria dijo...

Anónimo 3:11: mi intención no era ensañarme con la concejal Benedetti. No lo conozco. No tengo ni idea cuáles son sus opiniones o iniciativas. De otro lado, no creo que este tipo de proyectos sea inofensivo. La columna da varias razones al respecto: la corrupción del lenguaje, la prevalencia de la forma en detrimento del fondo, etc. Y los comentaristas han dado otras: la ociosidad legislativa (que le roba espacio a lo importante), la sobre-regulación de la vida pública, etc. La primera parte de la columna simplemente dice que las iniciativas estúpidas, como las corruptas, deben denunciarse.

Sui juris: gracias por la perspectiva internacional. Veo que el tema es complejo en todas partes.

Genaro dijo...

Quiero denunciar aquí a las jirafas, las panteras,las ratas, las salamandras, las iguanas, las ranas, las arañas, las mariposas y todas aquellas especies que conforman matriarcados totalitarios y que han excluido injustamente al género masculino de sus nombres. Es que ni siquiera se entiende cómo hacen para reproducirse sin macho abordo!

Alejandro Gaviria dijo...

Enlazo algunos artículos relacionados publicados en Gacetilla.

Anónimo dijo...

(Soy el anónimo 3:11). De acuerdo, el proyecto de la concejal no es inofensivo (de una vez, el proyecto me parece ridículo y seguramente puede generar todos los perjuicios que usted señala), pero, en todo caso, hace mucho menos daño que el uso de una columna de opinión en El Espectador para llamar estúpida a una persona. A usted le inquieta la "corrupción del lenguaje"; a mí me inquieta la violencia del lenguaje (y más cuando se trata del lenguaje de un columnista tan reconocido; más cuando se trata de un decano de la universidad de los Andes). Para ser claro: no es lo mismo decir que alguien comete una estupidez a decir que alguien es estúpido (y espero que esa diferencia no le parezca un problema de forma sino de fondo).

JuanDavidVelez dijo...

Con todo el respeto que se merece la doctora, eso se llama estupidez y punto. Esa señora se esta ganando un rebillete por escribir esas guevonadas.

Alejandro Gaviria dijo...

Anónimo 3:11: mi intención nunca fue insultar a la concejal Benedetti. Pero entiendo que la cita y el comentario posterior pueden dar esa impresión. Entiendo su molestia. A mí también me preocupa la violencia del lenguaje. Pero no creo que una pueda reducir la columna, como usted insinúa, a un intento burdo por llamar estúpida a una persona.

Anónimo dijo...

Un concejal de Bogotá gana 16 millones mensuales.

JuanDavidVelez dijo...

Muy bueno que digan que es lo que hacen los concejales y que les presten atencion.

El otro dia ley de un proyecto de unos muchachos en la USA para hacer visible lo que hace el congreso de alla, ellos se encontraron que para los proyectos sin importancia hay mucha informacion, pero que para los proyectos importantes no hay nada.

He estado buscando donde lei eso y no lo he podido encontrar, pero si era acerca del congreso de la USA.

Obviamente yo se que lo que hace el concejo queda en actas, pero en todo caso me parece positivo que la prensa hable de eso. Aunque el peligro siempre es que el periodista sea tendencioso, pero bueno.

El Redactor dijo...

Alejandro:

A mi parecer, de toda esta discusión, una cosa parece estar quedando clara: los "post-estructuralistas" tenían razón. El lenguaje, como una representación de la realidad SI ejerce poder. Veáse que el problema del proyecto de la concejal Benedetti esta siendo juzgado - hoy en El Tiempo hay algunas referencias también -, por ser una "perdedera de tiempo", "ociosidad legislativa", entre otros, dejando en puntos suspensivos que la doña debería dedicarse a otra cosa (Los múltiples opinadores han dicho que "esperan que los electores se den cuenta de su estupidez": ¿Será una nueva forma de decir que debería dedicarse a ser ama de casa?).

Al igual que el anónimo, pienso que el asunto deja entrever un asunto más pasional que académico: es usted contra la estupidez del "feminismo radical", utilizando como vehiculo el lenguaje incluyente, que creo lo dejan mal parado.

¿Se hace inentelegible la política social por el lenguaje?¿Es una defensa realmente del lenguaje u otra cosa? No he visto más que una justificación estilística y no de fondo - bastante pasionales, mas de forma, y del tipo "hay que defender el español" (Esto me lleva a pensar en el imperio de la retórica en la política colombiana en el siglo XIX tratada por Deas y Rojas en sus libros, que relatan nuestro mito de la Atenas Suraméricana).

En mi opinión, habría que esperar la implementación real de esto, y ver si se configura una nueva representación de la realidad. Lo que a mi si me tiene pensando, es cuantas consultorías necesitara todo el cabildo distrital para empezar a cumplir el decreto. ¿A quién contratarán y durante cuanto tiempo?

JuanDavidVelez dijo...

Muy bacano el punto del redactor "Lo que a mi si me tiene pensando, es cuantas consultorías necesitara todo el cabildo distrital para empezar a cumplir el decreto. ¿A quién contratarán y durante cuanto tiempo?".

Redactor, ese solo punto que vos pones es suficiente para decir que es una estupidez.

El Redactor dijo...

Juan David:

¿Entonces la estupidez se mide por un modelo de eficiencia?¿Entre más eficiente menos estupido, y entre menos eficiente más estupido?

Pascual dijo...

El feminismo estúpido es el que pretende tomar cualquier variable, dividirla entre hombres y mujeres y observar exactamente la misma distribución, algo que yo llamo el feminismo 50-50: El senado debe estar compuesto en su 50% por hombres y en su 50% mujeres, los economistas deben ser 50% hombres y 50% mujeres, la nómina de las empresas se debe repartir 50% entre sus 50% de empleadas mujeres y el 50% entre el 50% de empleados hombres restantes. Incluso, con manifestaciones más extremas: El lenguaje también se debería repartir 50-50.

Lo estúpido del asunto, es que ignoran que las dotaciones de las personas, sus “endowments”, no se reparten 50-50 entre los sexos: los hijos no nacen la mitad de sus padres y la otra mitad de sus madres, la fortaleza muscular (gracias a dios!) no se reparte 50-50 entre hombres y mujeres, la habilidad para cuidar bebes probablemente no se reparte 50-50, la habilidad para cazar mamuts o recoger frutas y verduras seguramente tampoco. Hay diferencias biológicas que se han generado por miles de años de evolución y que hacen estúpido el feminismo 50-50.Deberiamos entender por igualdad que dos "personas" con exactamente la misma dotación de habilidades y PREFERENCIAS puedan hacer exactamente lo mismo, que cada cual pueda utilizar su material como más lo desee. No podemos esperar que un hombre y una mujer igualmente hábiles, sean ambos presidentes de una multinacional cuando la mujer prefiere crear una familia y dedicarle tiempo a sus hijos (un mandato de sus genes?). Es igualmente “estúpido” esperar que un hombre y una mujer que desean ser ambos presidentes relaciones de una compañía lo sean cuando las habilidades comunicativas del hombre son mucho peores que las de su par femenino.

El feminismo más radical afirma que dotaciones y preferencias si se distribuyen 50-50, niegan todas las diferencias en dotaciones y preferencias, pero bueno, existe también un machismo radical e igualmente estúpido que afirma que TODAS las habilidades se distribuyen 80-20.

Anónimo dijo...

El Redactor: la concejal sería más eficiente si pasara un proyecto que en realidad incluyera a la mujer en la sociedad (disminuyera la diferencia de salarios/tasas de desempleo). Además, si de inclusión social se trata, hay grupos sociales muchos más marginados. Le podría decir uno que se acerca bastante a la proporción hombre-mujer: los pobres.

Como dice Alejandro en la columna, el problema es que se confunden las prioridades.

JuanDavidVelez dijo...

Pues redactor, yo creo que si.

Y entre mas util menos estupido. Esto de la estupidez y sus multiples relaciones es fascinante.

El Redactor dijo...

Anónimo 10:04

El asunto no radica en "priorizar" pobres en vez de mujeres. Se trata de encontrar relaciones entre pobreza, género, raza, etc. Ese caeteris paribus que usted deja entrever, complica más el asunto.

Frente a su primera iniciativa la comparto. El asunto rádica es que, si por "sentido común", consideramos que la concejal es una soberana estupida que debería ser ama de casa, lo esperable es que cuando busque trabajo, ella tenga un salario menor.

Maldoror dijo...

Es chistoso ver en lo que ha derivado esta conversación. Yo pensé que el feminismo estúpido era el que se obsesionaba con cosas "inhertes" como el lenguaje. Pero desde un principio la cosa no iba por ahí. Iba a atacar al feminismo como tal. Y desde luego, a que los machos de turno nos llenaran con todo su rosario de quejas contra el mismo. Es que ya no me dejan echar chistes con tono sexista, o es que las muejeres no tienen la misma dotación que los hombres o no son exactamente iguales que los hombres. Y los ejemplos legítimos (la variación en fuerza muscular) se empiezan a pasar a los menos obvios y más dudosos (como la habilidad de criar bebes que Pascual Gaviria nombra, o su colorario, que las mujeres van a preferir - por ser mujeres y no por su educación- criar una familia a ser presidentes de una multinacional). Y termina en el artículo del tiempo que El Redactor menciona, en que se insinúa que la concejala Benedetti (si Alejandro, es concejala, no es una treta malvada o estúpida del feminismo) debería volver a la cocina.

Lo dicho, ganas de joder. Pero al menos no deberían ser tan obvios.

Anónimo dijo...

mas articulos relacionados en gacetilla

Pascual dijo...

Pascual R, no Gaviria.

El Redactor dijo...

Juan David:

Interesante el modelo de la estupidez, inversamente proporcional a la eficiencia y la utilidad.

Solo una pregunta: ¿Cuál sería el horizonte de tiempo?. Me surge esa duda, porque soberanas estupideces - poco eficientes e inútiles en su momento, como muchos de los desarrollos de la matemática -, en el largo plazo han permitido cosas muy útiles - en nuestro ejemplo, desarrollar modelos económicos.

Pascual dijo...

Un video de Thomas Sowell relacionado

http://www.youtube.com/watch?v=8EK6Y1X_xa4&feature=fvw

Mi punto es precisamente el que menciona Sowell, se deben tener en cuenta las diferentes características entre sexos antes de pedir distribuciones 50-50.

Si los ejemplos son legítimos o no, creo que es un asunto empírico y tocaría buscar evidencia. Yo sólo propuse una caricatura exagerada del asunto. Las preferencias de las mujeres no son un corolario de esta carícatura, son simplemente una posibilidad. Puede que las mujeres tengan un gen que les diga que deben tener a sus hijos cerca, un gen que se pasó por selección natural. Puede que no sea asi.

JuanDavidVelez dijo...

Redactor, de verdad que creo que tenes razon, es que yo trato los asuntos de la estupidez con una ligereza que es francamente insultante, esta bacano eso que dijiste, de ahora en adelante voy a seguir diciendo "aparentemente y sin pensar en el largo plazo eso es una estupidez".

Por otro lado, las guevas, me voy a permitir un poco de prospeccion, aunque no es mi especialidad, y con base en mis analisis prospectivos eso de la concejala es una estupidez, medido contra el hacer cosas mas utiles y eficientes.

Muy bueno si otro investigador en esto de la estupidez se refiere a ese punto de la relacion entre estupidez y tiempo del que habla el redactor.

Constantino dijo...

"El defecto fundamental del carácter femenino consiste en que no tiene sentido de la justicia.", Arthur Schopenhauer.

La misoginia del filósofo alemán fue quizás exagerada. Ello no impide, sin embargo, que podamos rescatar algo de sus aforismos (que si no son mordaces son jocosos). Lo que dice Pascual es muy cierto. La búsqueda de igualdad entre seres desiguales termina siendo un atentado contra la individualidad, y si se quiere, también contra la genialidad.

Para mí es imposible pensar en igualdad entre hombres y mujeres. Y es que la igualdad que promueven las feministas estúpidas dista de conllevar a la justicia. Todo eso de la vaginocracia es abominable.

Anónimo noctívago de las 02:45. Nunca me han gustado las diatribas prolijas, menos cuando son expelidas por mí. Puede tener razón; el tardío en graduarse, el finado Jacques Derrida, propuso tesis semejantes sobre lo que a la influencia del lenguaje en el pensamiento respecta. Por ahora recuerdo un texto (inextricable) tomado de unas conferencias: El lenguaje y las instituciones filosóficas. El deconstructivista Derrida, en mi opinión, no cumple con el primer deber de un filósofo: ser claro.

Es más importante aún lo que me parece que recalca Alejandro: que las deformaciones del lenguaje no van a llevar al respeto absoluto de los derechos de las féminas. Hay asuntos más importantes (y que atañen también a las mujeres) que deberían ser tratados por los nefastos concejales.

Maldoror dijo...

Constantino:

La misoginia del filósofo alemán fue quizás exagerada

Hombre, antes de que salten, a mi Schopenhauer me parece un filosofo muy interesante. Pero esas taras misógenas suyas no son una simple "exageración". Pero bueno ver que lo cite, eso prueba cada vez más mi punto: machos reprimidos con ganas de joder porque ya no pueden hacer generalizaciones bastardas sobre las mujeres, del tipo "es que no tienen sentido de la justicia".

Carlos dijo...

Evidentemente (como lo explica Daniel V) la estúpida no es en ningún caso la concejala Benedetti que obviamente esta buscando figuración que le representen mas votos en su carrera política.

Los estupidos seriamos nosotros aceptar esta estupidez y esta amenaza sobre nuestra libertades sin protestar por miedo a la reacción de una Florence Thomas o a quedar como "políticamente incorrectos".

Estoy de acuerdo con los excelenter apuntes deJavier Moreno y Pascual sobre el feminismo.

Pero yo diria que el problema no es el feminismo academico o radical, suno el feminismo autoritario que quiere imponer a través del Estado cuotas y códigos de lenguaje correcto.

Pienso que el debate feminista, racista, y de las demás categorías(que pueden llegar a ser infinitas) debería cambiar.

Lo que requerimos es igualdad de los individuos, en tanto individuos, ante la ley.

Los individuos es cierto, pueden pertenecer a diferentes categorías (mujer, rica, blanca,urbana,etc) y es cierto que las instituciones y leyes discriminan ciertas categorías.

Pero se vuelve un ejercicio infinito el intentar igualar todas las categorías en vez de buscar que lo que todos compartimos (que somos individuos) garantize un trato igual ante la ley.

Obviamente lo anterior es un ideal y en la práctica no se llegará al 100%, pero es a lo que debemos llegar.

No mas perpectivas de genero, ni debates sobre color de la piel, religión,origen etnico,etc.

Busquemos que haya respeto e igualdad ante la ley para todos los individuos y tendremos una sociedad mas justa para hombres, muejeres,blancos,negros, europeos,tercermundistas y demás categorías que se nos ocurra inventar.

En todo caso, muy bien por Alejandro que se haya atrevido a escribir esta columna a pesar de que se arriesga a una andanada de críticas de Florence Thomas y demás feministas autoritarios que cada vez abundan mas en nuestro pais y en el mundo.

Carlos dijo...

"que las deformaciones del lenguaje no van a llevar al respeto absoluto de los derechos de las féminas"

Ese es un buen punto.

Y creo que tambien sucede con las cuotas.

Que respeto logran las mujeres por parte de los hombres y hacia ellas mismas si saben que obtuvieron un puesto o accedieron a un cupo en una Universidad, por ser mujeres, mas que por meritos?

Maldoror dijo...

Carlos:

¿Exactamente como viola el proyecto de la concejala "nuestras libertades", cuando exige el uso de ese lenguaje en DOCUMENTOS OFICIALES? Eso aplicaría si ud fuera funcionario publico...y ni siquiera, porque un funcionario público está obligado a redactar los documentos según unas formas especificas en virtud de su contrato.

Maldoror dijo...

En todo caso, muy bien por Alejandro que se haya atrevido a escribir esta columna a pesar de que se arriesga a una andanada de críticas de Florence Thomas y demás feministas autoritarios que cada vez abundan mas en nuestro pais y en el mundo.

Carlos, no le veo lo valiente a que un columnista escriba una columna y corra el riesgo de...ejem...ser criticado por otro columnista ¡Se necesita coraje!

Anónimo dijo...

Lo estúpido es que no se considere que ni las feministas, ni los chicos audaces que no se dan cuenta de la estúpidez del debate (feministas= viejas bigotudas y aburridas que no saben escribir/ machista mariquita posmodern), son la razón última de la estúpida controversia. El "lenguaje incluyente" es un problema lingüistico, técnico y batante profundo en su complejidad.

Constantino dijo...

Maldoror, lo veo muy precipitado al juzgar.

A usted lo he visto mucho confutando apreciaciones que, si se me permite decirlo, superan siempre, en intelecto, a su pregunteo mañoso. El primer problema con el que me encuentro al entablar un debate con vuesarced es el de interpretar sus palabras a través de la dislexia. Quizás si calmara su animosidad antes de escribir, se vería usted con buenos escritos en lugar de adefesios con graves faltas al lenguaje y sinsentidos abstrusos.

Pero bueno, eso es sorteable, creo que entendí lo que usted quiere decir.

En primer lugar, la frase de Schopenhauer describe perfectamente al grupo de feministas estúpidas que pretenden una distribución 50-50 entre personas de ambos sexos. Semejante distribución, y creo que no necesito explicarlo –Pascual ya lo ejemplificó–, es irracional.

Ahora, lo del macho reprimido… Fíjese que como a Schopenhauer, nunca me ha faltado mujer. Y sin embargo prefiero muchas veces la compañía masculina, especialmente a la hora de hacer tertulia. Vea usted, no le voy a responder con un denuesto… No puedo verle la cara, pero con leer sus bodrios, me siento vengado.

Carlos dijo...

"los "post-estructuralistas" tenían razón. El lenguaje, como una representación de la realidad SI ejerce poder."

Es cierto que el uso del lenguaje es muy importante y contribuye a cambiar o mantener las relaciones de poder.

Pero, a mi parece, que el lenguaje en este caso de la discriminación es lo que llaman un "epifenómeno"

La forma como usamos el lenguaje refleja la discriminación como un fenomeno cultural, de creencias.

Las femenistas autoritarias que quieren cambiar el uso del lenguaje le estan apuntando al sintoma, al "epifenomeno", pero no al problema cultural real.

En eso consistiría la estupidez de la propuesta.

El Redactor dijo...

Carlos:

Sus comentarios dan la sensación de que mi hipótesis de un post anterior es correcto: el problema del lenguaje incluyente no es un problema del "feminismo" sino del liberalismo (Igualdad o Diferencia).

El Redactor dijo...

Un último comentario antes de retirarme a almorzar:

Si el lenguaje es un epifenómeno ¿Cuál es el problema de la reelección que no es sino cambiar un "textico" de la Constitución?

Maldoror dijo...

Constantino:

No me voy a detener en sus ataques personales. Vamos a los puntos:


En primer lugar, la frase de Schopenhauer describe perfectamente al grupo de feministas estúpidas que pretenden una distribución 50-50 entre personas de ambos sexos.

Le cito la frase de Schopenhauer:

"El defecto fundamental del carácter femenino consiste en que no tiene sentido de la justicia."

¿En que parte, si me permite el "pregunteo mañoso" se habla de "feministas" o de cuotas de participación en esa cita? Esa cita es básicamente una expresión del personaje (un misogeno consumado) y de su tiempo, y claramente se refiere a todo el genero femenino, al que mete todo en una bolsa en una clasificación bastarda. Que ud además la cite, como si fuera una observación legítima y no una generalización misogena y ruin (a pesar de las virtudes que Schopenhauer tenga como filósofo, que no son pocas), me dice bastante de ud y de su posición en esta discusión. Vuelvo y le repito: ganas de joder.

Y lo de macho reprimido no es porque le falte mujer. Era más bien una referencia a la mayoría de comentaristas masculinos (misogenos algunos, como parece ser su caso) que se sienten intimidados en un ambiente en el que ya no es tan fácil tratar a la mujer como un ser inferior. Entre más lo leo, más confirmo ese dictamen.

Lanark dijo...

En la anterior campaña por la presidencia gringa, algo que los demócratas tuvieron que sacudirse con sudor y lágrimas fue el sambenito de la corrección política, que los republicanos habían logrado colgarles con la inapreciable ayuda de la estupidez y ñoñería de los mismos demócratas.

Parte de eso fue el simpático "Barack Obama is tired of your motherfucking shit"

Sobre las feministas, y en particular sobre Florence Thomas, yo no la leo mucho, ni sé mucho, pero me da la impresión de que Alejandro y la mayoría de los comentaristas saben aún menos. Un anónimo ya nos regaló una ristra aburridísima de ejemplos donde Florence no sólo no ha defendido el uso del "lenguaje incluyente" sino que no lo ha usado ella misma.

Estoy de acuerdo, sí, en que hay un feminismo estúpido del miti-miti, igual que todas las ideologías terminan generando ejemplificaciones estúpidas (o como se diga instantiation en español) en diversos cuerpos del gobierno. Y también estoy de acuerdo en que en la prole del feminismo se encuentran algunos de los engendros más ridículos de la dichosa "condición posmoderna" (aunque aún está lejos de competir con el sicoanálisis lacaniano en eso).

Según lo que yo he leído, que no es mucho y está sesgado hacia la nueva era, la idea central del feminismo no es ridícula: postula que algunos rasgos de nuestra sociedad como una preferencia por el conflicto sobre la cooperación, la tendencia reduccionista (ejemplo: entronizar la eficiencia trivial), o el cortoplacismo, tienen en cierto modo un carácter masculino. Y que para lograr una sociedad más balanceada, hay que acoger también los valores complementarios "femeninos".

Se supone que cuanto más estén las mujeres a cargo, más van a pesar los enfoques femeninos, aunque hasta el momento para llegar a estar a cargo es usual que tengan que renunciar a ellos.

juan francisco muñoz dijo...

Esper oque las feministas no se ensañen con Alejandro, porque el discurso de ellas tiene fines diferentes al discurso aquí presente, asi que ponerlos deacuerdo me parece imposible.
Sin embargo, bien por la crítica al discurso de la igualdad, el cual no solo se usa en temas de género, sino también de pobreza, violencia, recursos públicos y educación.
No sé si nuestra sociedad alguan vez podra dejar de ser "estúpida", parece una condición necesaria y derivda del uso cotidiano del lenguaje y de las convenciones sociales. En fin, siquiera que las tareas de la evolución y el progreso no dependen de estos acuerdos retóricos e innecesarios.

Ana Maria dijo...

La utilización del lenguaje incluyente en dónde se sientan representados tanto hombres como mujeres es una lucha del movimiento feminista no con la intención de trivializar o aplazar la discusión sobre el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres, sino una forma de reivindicación de la exclusión que ha estado presente hasta en el lenguaje. No implica que el lenguaje sea lo único que haga visible la lucha de las mujeres, por supuesto que no. Sería similar a desconocer los grandes avances sobre los temas de género fundamentalmente en el distrito. Lo que si puede implicar una discusión tan grande sobre un acuerdo en el cual propicie la utilización del lenguaje de género y llamar a esto estúpido, nos deja ver lo lejos que estamos de alcanzar la ciudadanía plena para las mujeres.

Constantino dijo...

Maldoror.

La frase de Schopenhauer, en una época en la cual el feminismo no había aflorado, me es útil hoy para señalar la estupidez de las feministas que pretenden la distribución mentada. Ya lo dijo Alejandro y no consideré preciso evocarlo, pero ahí va: no todas las feministas (militantes) son estúpidas, así como, lógicamente, no todas las mujeres lo son. Sin embargo yo opino que algunas mujeres, y una mayoría feminista, carecen del sentido de justicia. En palabras que no escapan a su intelecto: la frase de Schopenhauer me la apropié con la intención de referir un problema actual, aun cuando el filósofo no pretendía semejante cosa.

Conozco a muchas mujeres que disfrutan leyendo a Schopenhauer. Yo no soy misógino; no obstante, suelo hacer comentarios parecidos y a veces cito al filósofo teutón, excitando la risa de algunas de mis amigas. Sucede que la ironía sólo puede ofender a un pigmeo cerebral.

Ahora, usted pregunta por cómo el proyecto atenta contra la libertad. Bien, si usted leyó el artículo del diario, de seguro vio que pretenden instituirlo como un deber. Y, según la propuesta, el “lenguaje incluyente” debe usarse no sólo en documentos oficiales, sino además en pancartas, blogs, etcétera. Lo he repetido tres veces, eso es una infamia.

Yo he querido iniciar una causa con el objetivo único de educar al colombiano. Enseñarle a utilizar correctamente su lengua materna, corregir las faltas gramaticales en los anuncios públicos, etc. De eso deberían ocuparse los concejales, de educar. Y sin embargo, lejos de educar, pretenden imponer –coartando libertades- un uso indebido del lenguaje. Es así de claro.

Maldoror dijo...

Constantino:

Ahora, usted pregunta por cómo el proyecto atenta contra la libertad. Bien, si usted leyó el artículo del diario, de seguro vio que pretenden instituirlo como un deber. Y, según la propuesta, el “lenguaje incluyente” debe usarse no sólo en documentos oficiales, sino además en pancartas, blogs, etcétera.

Esto es lo que dice el artículo que puso Alejandro en su primer comentario, esto lo que dice:

En todos los eventos públicos y medios de comunicación de las entidades distritales, se deberá hacer uso del lenguaje con perspectiva de género en todas las intervenciones y alocuciones que se realicen.

Todas los documentos oficiales que sean elaborados y difundidos: acuerdos, decretos, resoluciones, conceptos, oficios, periódicos, folletos, afiches, pancartas, páginas web y blogs, entre otros, deberán usar un lenguaje no sexista.


Creo que lo que dice es que todo documento oficial, independiente de su forma de publicación (páginas web, blogs) debe incluir el "lenguaje incluyente". Lo que no es lo mismo que TODOS los blogs, paginas web, pancartas, etc tengan que llevar el lenguaje "incluyente". Eso se lo está imaginando es ud, déjeme decirle.

En cuanto a la cita de Schopenhauer, fresco yo no me ofendo (y no me ofende Schopenhaeur, que es uno de los filósofos mas profundos y divertidos de leer que he conocido, a pesar de su misogenia). Simplemente me da risa que para referirse a la supuesta carencia del sentido de la justicia de las feministas, use una cita que abarca a todo el genero femenino, de un pensador misogeno. Nada más. Hasta un pigmeo mental se daría cuenta de lo sugerente de la cuestión.

Carlos dijo...

Lanark: lo contradictorio de estas feministas autoritarias es que quieren utilizar la fuerza del Estado ( o la amenaza de la fuerza) para lograr que la sociedad adopte valores femeninos.

Pero no son el uso de la fuerza y la autoridad valores masculinos?

Buscar mayor adopción de valores femeninos usando valores o medios masculinos no es una contradicción?

Si estas feministas de verdad desean una sociedad mas balanceada o con valores mas femeninos deberian limitarse a la persuasión, debate, y no buscar imponer cambios en valores y creencias a través de la fuerza del Estado, que curiosamente fue inventado por hombre y ha sido dirigido por estos desde hace siglos.

Saludos,
Carlos

Anónimo dijo...

Que apunte tan bacano el de Genaro, creo que es lo mejor. Las jirafas, las ratas, las salamandrs, las ranas, etc. Genial.

Alejandro Gaviria dijo...

Tres puntos acerca de lo mismo:

1. Muchas de las feministas 50-50 son miopes. Deliberadamente miopes, quiero decir. No dicen nada, por ejemplo, de las menores edades de jubilación para las mujeres (a pesar de su mayor esperanza de vida). Tampoco mencionan la participación mayoritaria de las mujeres en la universidad o el evidente sesgo contra los hombres en los juicios de custodia. Si somos consecuentes con los dictados del feminismo 50-50 habría que empezar a discriminar en contra de las mujeres en las admisiones universitarias.

2. Leí el artículo de El Tiempo que menciona el proyecto de acuerdo impulsado por Benedetti. El artículo no dice en ninguna parte que la concejal debería dedicarse a las labores del hogar. Maldoror y El Redactor parecen aquejados de cierta paranoia feminista. Ven insinuaciones machistas en todos lados.

3. Estas batallas simbólicas muestran la quiebra intelectual de algunos sectores de la izquierda. Sin propuestas, sin discursos convincentes, sin ideas que valgan la pena, optaron, de manera oportunista, por las luchas simbólicas. Seguramente las ganaran. Pero en el proceso seguirán perdiendo adeptos.

Lanark dijo...

Carlos: De acuerdo; es algo incoherente tratar de imponer por la fuerza cualquier valor opuesto al uso de la fuerza.

Sin embargo, tampoco hay que hacerse una imagen demasiado idealista de "lo femenino"; un matriarcado tiene, desde luego, mecanismos de coerción, como cualquier sociedad, aunque se parecen más a algunas ideas de Antanas (que en otras cosas es bastante machista) que a ese legalismo de tinterillos que campea en Colombia.

Por otro lado, llamar "feminista" a la concejal Benedetti probablemente sea excesivo. No me extrañaría que ella no sea feminista ni nada; que sea tabula rasa ideológica como deben ser los políticos en este estado de opinión.

Lanark dijo...

Alejandro: Copio-y-pego lo que acabo de decir sobre la concejal y el feminismo, pero con la izquierda.

llamar "izquierdista" a la concejal Benedetti probablemente sea excesivo. No me extrañaría que ella no sea izquierdista ni nada; que sea tabula rasa ideológica como deben ser los políticos en este "estado de opinión".

Aunque reconozco que el lenguaje incluyente definitivamente es reconocible como un proyecto de izquierda, si bien uno caricaturesco, estúpido y totalmente prescindible.

Alejandro Gaviria dijo...

Enlazo una célebre columna de Héctor Abad sobre el tema que muestra, entre otros cosas, que esta iniciativa fue promovida en el pasado por Florence Thomas.

Maldoror dijo...

Alejandro:

1. Admita de una vez que esto no es una queja contra "ciertos sectores del feminismo". Esto es parte de una posición que ud tiene contra el feminismo en particular. Vea como ud terminó hablando sobre la participación de la mujer en la universidad (que quizás se pueda explicar en parte porque HAY más mujeres que hombres en el mundo, aunque curiosamente, y ud no lo menciona convenientemente, los hombres siguen ocupando las posiciones de poder en los campus universitarios) o la edad de jubilación o sobre la preferencia por las mujeres en los juicios sobre custodia de hijos (lo que es más irónico, porque en buena medida es producto de la sociedad patriarcal que gente como ud defiende, con sus psuedo supuestos cientificos de que "las mujeres son mejores para criar a los hijos)".

2. La verdad no leí el artículo que mencionó el redactor. Pero incluso si el artículo no tiene ninguna insinuación machista, si que lo tienen los comentarios en este blog que mencioné (incluyendo los suyos, la verdad). Pero que va, es paranoia mia, no miopía suya.

Maldoror dijo...

Sin embargo, tampoco hay que hacerse una imagen demasiado idealista de "lo femenino"; un matriarcado tiene, desde luego, mecanismos de coerción, como cualquier sociedad, aunque se parecen más a algunas ideas de Antanas (que en otras cosas es bastante machista) que a ese legalismo de tinterillos que campea en Colombia.

Lanark, la imagen que ud expuso sobre el femenismo realmente sólo incluye un tipo de feminismo, que se conoce como "escencialista", y que sostiene más o menos que hay caracteristicas inherentes en los sexos, "femeninas" y "masculinas". Eso, es distinto por ejemplo al feminismo radical, que propone (y comparte su critica a la ingenuidad de la idea) de que existan características morales o disposiciones definidas por el sexo de una persona.

Alejandro Gaviria dijo...

Lanark: de acuerdo. Benedetti no tiene una ideología definida. Este proyecto, me parece, ya había sido propuesto o ventilado antes. Pero claramente viene de la izquierda. La columna de Héctor Abada da algunos pistas al respecto.

Lanark dijo...

Maldoror: Lo "masculino" y lo "femenino" en el feminismo escencialista no son características de los sexos, son más bien arquetipos tipo Jung. Se supone que lo femenino le sea mas familiar a las mujeres y lo masculino a los hombres, pero la raíz de esos conceptos no son las gónadas. La raíz de lo masculino no es un caldo de raíz.

Maro dijo...

Empezar por celebrar los comentarios de Constantino, un pintor de 19 años que se expresa tan bien y que, de manera tan divertida e ingeniosa, pusó tan en su lugar a Maldoror es digno de aplauso.

Y notar seguidamente que de los 80 y tantos comentarios que recibe ya la columna de Alejandro, sólo uno venga de una mujer (a menos que los pseudónimos escondan a alguna otra) es..., no sé, es como muy representativo de lo que estamos debatiendo: la concejala Benedetti que se preocupa de las formas (el lenguaje y la cháchara ya discutida) contrasta con la desidia femenina por opinar por estos lares, más aún sobre algo que les compete directamente.

Y cuando lo hacen, como en el caso de Ana María, es para repetir la cartilla aprendida de memoria, sobre todo en ese último párrafo confuso y quejumbroso.

Lo dicho, por Constantino, aprendamos primero a expresarnos bien en nuestra maltrecha lengua y luego sí busquemos mejorarla.

Aunque, como bien lo nota Alejandro, no será la concejala Benedetti la mejor indicada para hacerlo, ni siquiera habla bien el castellano; ni el machista ni el otro.

Maldoror dijo...

Maro:

Lástima que constantino no hay podido defender ninguna de las ideas, ni de las abiertas malinterpretaciones que hizo del proyecto de ley (siguiendo la opinión de Carlos).

En cuanto a la "desidia femenina" de opinar en estos lares, quizás sea comprensible considerando los antecedentes del dueño del blog en su visión de las mujeres. Peor considerando que la mayoría de los que opinan lo hacen de manera similar a la de este (y con la misma falta de argumentos. Aparte de que ud no refutó nade lo que dijo Anamaría, ni siquiera pudo mostrar que es lo "confuso" en su entrada).

Gheysel Naranjo dijo...

La burocracia está llena de hombres… y CARGOS DE SEGUNDA MAGNITUD es lo que, en términos matemáticos, le duele a la mujer que le dejen… El quid entonces es, SIN DEMERITAR AL HOMBRE, abrir espacios para las verdaderas funciones sin límites de la mujer que va más allá del objetivo biológico y humano y es la construcción, la administración (por biología, administra mejor los recursos la mujer que el hombre), y que la mujer de verdad PIENSA EN EL FUTURO. Me parece genial lo que le dijo Obama a las mujeres Árabes, y lo que le dijo es que FUESEN A ESTUDIAR Y A QUE SEAN MÁS CULTAS, pues es la única manera de ELEVAR LA CATEGORÍA DEL HOMBRE…, y entonces el hombre se beneficie tremendamente…

Claro, el EGO FEMENINO PURO es SEGUIR EL INSTINTO…, de desarrollarse en el sentido femenino y , como se muestra en el ajedrez, de ser la reina, la del Rey, la del poder inconsciente e intuitivo, del arte, la de la formación, la de la educación. Por ejemplo en términos de física cuántica un electrón es PARTÍCULA, y al mismo tiempo ONDA, sin embargo una partícula y una onda son diferentes. He ahí las diferencias entre la mujer y el hombre. Que de los planos físicos, emocional, mental y espiritual, el hombre tiene poderes físicos y mentales positivos, mientras que en la parte emocional y espiritual es negativo. La mujer es todo lo contrario. Por ejemplo, a la mujer que nombraron hace poco 1era Genera, pues creo que se le asignarán funciones diferentes a las del típico general que entrena a jóvenes soldados. Otro ejemplo en el plano físico es que la mejor del boxeo difícilmente le ganaría en fuerza a un Arnold Suacheneguer... Pero a nivel sentimental y emocional se ve a menudo un gladiador super potente, pero jodido sentimentalmente y es hasta capaz de suicidarse…Es más, estadísticamente se enferman más los hombres que las mujeres, por ello, por la naturaleza, nacen más mujeres para compensar el desequilibrio biológico.
Pero bueno creo que cada uno cumple con sus funciones, todas diferentes. De entrada no es que el hombre tenga poder racional y mental imperante. No, de entrada funcionamos diferente. Claro lo que si es notorio es que definitivamente estamos en una sociedad machista que cree que el lenguaje incluyente sirve algo y que el feminismo se impone y asusta a los hombres. Pues no, el lenguaje incluyente no sirve para un carajo, lo que sì importa es el repartimiento de trabajos y lo económico equitativo a las respectivas distintas constituciones (biológicas, psicológicas y mentales) entre el hombre y la mujer. NO POR LA MUJER NO SER “PARTICULA” Y MATERIA, NO VA A DEJAR DE SER ELECTRÓN… Y NO SE LE VA A TAPAR POR LO QUE ES: UNA POTENTE ONDA, Y ENERGÍA…

gheysel

Alejandro Gaviria dijo...

Maldoror: Vale la pena distinguir entre mujeres y feminismo. Su último comentario implícitamente mezcla una cosa con la otra. Una de las tragedias de las feministas radicales es que sus cruzadas suscitan indiferencia, hastío o antipatía entre las mujeres. En muy pocos casos, hay algo de solidaridad burocrática.

Carlos dijo...

Ana María: Usted considera que la lucha por un lenguaje incluyente debe lograrse imponiendo a través de leyes definidas por el Estado (que en ultimas tienen la amenaza de uso de la fuerza sobre quien no las cumpla) o a través de medios usualmente considerados mas femeninos como la persuasión, comunicación,dialogo?

Constantino dijo...

Maldoror.

Sucede que muchas cosas aquí son autoevidentes. Ahora, si bien recuerdo, usted dejó un asunto en el tintero. Yo hice lo mismo. Y no lo hice dada la carestía de argumentos, sino, a sensu contrario, por la desazón que experimenté ante la locuacidad de su verbosa arenga. ¿Qué podría decirle? Por ahora me divierto viendo cómo usted teje un entramado de conclusiones a partir de mis palabras.

Pero bueno, sigamos. Parece que usted olvida que los comunicados del distrito son elaborados por personas. A los funcionarios se les obligará pues, a utilizar ese lenguaje propio de mostrencos. Y no le extrañe –por algo se empieza– que transcurrido algún tiempo se obligue a los demás ciudadanos a expresarse públicamente usando el lenguaje “incluyente”.

Parece usted olvidar, asimismo, la presión que la opinión pública ejerce sobre el individuo. Si el hombre-masa empieza a emplear el repugnante lenguaje, los detractores como yo bien podríamos ser tomados por cabezas de turco, y exponernos más a los comunes baldones. No será raro que por usar la lengua correctamente, libremente, nos empiecen a tildar de machistas.
Maro, sus apreciaciones son inmerecidas. Disto de ser pintor, es una mera afición. En realidad estoy más dedicado a estudiar filosofía. Y sí, es cierto, Ana María vino con la jácara memorizada; ese no es el aporte que uno esperaría de una mujer brillante.

Maro dijo...

Qué pena, obvié a Gheysel que sí escribe periodicamente por aquí.

Y Sergio, mi intención no era refutar a Ana María ni a nadie, sólo constaté lo confuso que resulta su último párrafo, en el que lo único que queda claro es la lamentación final.

Y esa excusa de colegio para justificar la ausencia de mujeres por aquí... hágame el favor.
En últimas habla peor usted de ellas que cualquiera de nosotros (los machistas que estamos de acuerdo con Alejandro, según usted) insinuando que niguna viene por aquí porque hablamos mal de ellas.

¿Las está tratando, además de incapaces, de cobardes?

Carlos dijo...

Alejandro: yo creo que los movimientos políticos (sean de derecha, izquierda,libertarios,etc) muchas veces terminan creando causas simbólicas que desean ganar por una cuestión de status, de honor o quien sabe que, pero bien saben que no representará mayor cosa en la práctica.

Las feministas tienen sus causas simbólicas que han convertido en una cuestión de honor.

Sin duda, creo que esto del lenguaje incluyente es una de esas.

A mi me gusta el feminismo que logró, por ejemplo, el voto para las mujeres.

Pero este feminismo 50-50, o este de feminismo de lenguaje incluyente no me lo creo. Lo veo mas como un juego de status o de ganas de figuración del movimiento femenista (que incluye a hombre tambien).

Como usted señaló, las (y los) feministas callan convenientemente o inconcientemente ante la discriminación contra las hombres en, por ejemplo, la custodia de los hijos.

Yo insisto en la preponderancia de lo cultural(donde el lenguaje es una manifestación importante pero no la única). Quisiera ver cambios en costumbre de LAS MISMAS MUJERES.

Cuando yo vea que un gran número de mujeres son las que invitan a los hombres para un cita.

Cuando vea que un gran número de mujeres estan dispuestas a sostener económicamente el hogar así el marido no trabajen( y no se quejen por eso).

Cuando yo vea que las mujeres no esperen que los hombres se "porten como caballeros" exigiendo o esperando que les abran las puerta del carro y cosas así.

Ahi empezare a creer en este tipo de feminismo.

Mientras tanto sigo creyendo que es solo un juego de status de Florence Thomas y cia.

Maldoror dijo...

Constantino:

Que yo o cualquier otro teja conclusiones de sus palabras, es algo más bien común en la vida. Mal que bien a uno lo juzgan, entre muchas otras cosas, por lo que dice y por la manera en que lo dice. La pregunta es si mis conclusiones o no son justificados. Yo me sostengo en que lo son.


Pero bueno, sigamos. Parece que usted olvida que los comunicados del distrito son elaborados por personas. A los funcionarios se les obligará pues, a utilizar ese lenguaje propio de mostrencos. Y no le extrañe –por algo se empieza– que transcurrido algún tiempo se obligue a los demás ciudadanos a expresarse públicamente usando el lenguaje “incluyente”.

Creo que eso ya lo había aclarado en mi comentario a Carlos. Obvio que los funcionarios del distrito estarán obligados a utilizar ese lenguaje ¿Y? Los funcionarios públicos siempre están obligados a utilizar cierto lenguaje en lo que escriben. Eso no tiene nada de nuevo y nunca ha representado en si mismo una amenaza para libertad de nadie.

Parece usted olvidar, asimismo, la presión que la opinión pública ejerce sobre el individuo. Si el hombre-masa empieza a emplear el repugnante lenguaje, los detractores como yo bien podríamos ser tomados por cabezas de turco, y exponernos más a los comunes baldones. No será raro que por usar la lengua correctamente, libremente, nos empiecen a tildar de machistas.

El miedo al escarnio, es un mecanismo legítimo para presionar por una causa (independiente de que la causa sea buena o mala). No hay tampoco ninguna amenaza formal a la libertad de nadie ahí. Igual, la idea de que existe un "correcto uso del lenguaje" cuando se discute una cuestión del uso del genero en la forma de expresarse, me parece falsa. No estamos hablando de la estructura lógica que debe tener una frase.

Carlos dijo...

"Y no le extrañe –por algo se empieza– que transcurrido algún tiempo se obligue a los demás ciudadanos a expresarse públicamente usando el lenguaje “incluyente”."

Constantino, buen punto. Yo tambien estaba pensando en eso.

Florence Thomas no va a parar ahí su cruzada de lenguaje incluyente. Ni crean. Esto es obvio que apenas es un primer paso.

Maldoror dijo...

Maro:


Y Sergio, mi intención no era refutar a Ana María ni a nadie, sólo constaté lo confuso que resulta su último párrafo, en el que lo único que queda claro es la lamentación final.

¿Constató lo confuso que resulta su último párrafo? ¿Cómo lo "constató" y qué es lo confuso? Excuseme si me lo perdí. A mi me pareció bastante claro.

Y esa excusa de colegio para justificar la ausencia de mujeres por aquí... hágame el favor.
En últimas habla peor usted de ellas que cualquiera de nosotros (los machistas que estamos de acuerdo con Alejandro, según usted) insinuando que ninguna viene por aquí porque hablamos mal de ellas.


¿Cual excusa de colegio? ¿Qué uno no va a donde bien recibido? Los únicos que veo insinuando cosas aquí sobre las mujeres son o Alejandro (que terminó quejandose de los privilegios que tienen las mujeres en el mundo), Constantino (que puso una cita abiertamente misógena en la que se dice que carecen del sentido de la justicia) y ud, que parece estar convencido de la desidia "feminina en opinar en cosas que les competen".

Creo que de esta entrada puedo hacer una colección entretenida de misogenia. No hablemos, por favor, de los comentarios a la noticia en El Espectador....

Ben Affleck dijo...

constantino parece ser un clon de jaime ruiz, de james bizarre o de alguno de los facistas que comentan en atrabilioso o en la hora de las patrañas de londoyos

aunque el señor gaviria tiene razon, salvo cuando llama 'estupida' a la concejal benedetti, creo que maldoror ha puesto varios temas que vale la pena discutir; lastimosamente esta propuesta sirve de muy poco y no creo que ayude mucho a que las mujeres dejen de ser discriminadas y maltratadas

no hay nada que rebatirle a ana maria, no porque ese discurso de cartilla no sea rebatible, sino porque esa quejadera lastimera de 'no hay ciudadania plena para las mujeres' (en realidad la ciudadania plena la tienen apenas unos pocos ricos; muchos hombres carecen de esa ciudadania plena)

maldoror esta de acuerdo en que se legisle y se imponga a las malas el lenguaje 'incluyente'? que efectos practicos puede tener? no acabaria siendo contraproducente? (por cierto, es 'misogino' y 'misoginia')

y carlos pela el cobre con su odio a florence y a las 'feministas'; de libertario no tiene un pelo

la famosa ley de cuotas se cumple? hay mas mujeres en politica? mas mujeres en politica han sido elegidas? ese aumento -si lo hay- es producto de la ley de cuotas?

Constantino dijo...

Maldoror.

Permítame el atrevimiento de hacerle una corrección: no es “misogenia”. Es misoginia. Me extrañaría mucho ver a un purista de la lengua apoyando las procacidades de Ángela Benedetti y Florence Thomas. Es cierto que el lenguaje cambia, que tiene su devenir y que conforme al paso del tiempo se incluyen neologismos y demás. Sin embargo, la causa caprichosa e infundada de una vaginócrata no puede ser suficiente para cambiar la manera de hablar de muchas personas, sean payos, sean letrados.

Yo creo que hemos llegado a un punto en el que la discusión se tornará infecunda. Usted no reconoce la amenaza contra la libertad. Según veo, no hay ningún valor para usted en la libertad de expresión. ¿Será que al carecer de ideas sesudas, le da lo mismo si los demás expresan las propias libremente o no?

Ben Affleck dijo...

tambien carlos pela el cobre cuando dice que las mujeres deben usar metodos "femeninos" para alcanzar sus metas, como si los hombres no pudieramos usar el dialogo o la persuasion; ahi esta pintado su facismo disfrazado, mas libertario hitler

es claro que constantino el misogino facista miente en su perfil, porque es un clon de 'jaime ruiz'

maldoror deberia ser coherente y escribir de ahora en adelante siempre usando lenguaje incluyente, a ver como le va

Carlos dijo...

Ben affleck: para empezar no odio a Florence ni las feministas.

Y soy mas libertario precisamente al rechazar esas iniciativas autoritarias de lenguaje incluyente.

Con respecto a los metodos femeninos, pues resulta que esos son los que promuevo. Esos son los que me gustan. Esos son los que considero justos que usen tanto hombres como mujeres.

Maro dijo...

Sergio es chistoso, le pone la tilde y todo a la palabreja y ni siquiera sabe cómo escribirla.

Y no es que ande de caza-gazapos a lo Iriarte (no sabría) pero es que ver la palabra quid de todo este asunto, reiteradamente escrita a las patadas me causa cierto escozor.

Y sobre la parrafada de Ana M., uno entiende lo que dice, obvio Sergio, pero si usted no se puede dar cuenta de que está mal escrita, que le pesa la ortografía (lo cual la hace confusa y pueril) no es mi culpa, tampoco le voy a hacer un análisis sintáctico al asunto.

JuanDavidVelez dijo...

Espero que la discusion siga muy fecunda porque yo estoy aca muerto de la risa.

A falta de ideas propias solo puedo decir que ese ultimo punto de constantino esta excelente. Constantino tiene razon: vaginocratas.

Maldoror dijo...

Constantino:

Yo creo firmemente en la libertad de expresión. Lo que no he visto es que ud muestre que en el proyecto de la concejala hay una amenaza a la libertad de expresión. Ud sabrá mucho sobre el correcto uso del lenguaje, ortografía, pero necesita más que insultos ridículos y rebuscados (vaginocrata) para probar el punto.

P.D: Gracias por la corrección con lo de misoginia.

Maro:

Lo dicho, los suyo y lo de Alejandro, y lo de buena parte de los comentaristas de este blog, son ganas de joder. "Que la redacción es pesada" "que la ortografía le pesa" "que repite el discurso" (como si uds no estuvieran dedicados a eso, a repetir la lora antifeminista). Pero sentarse a ver si lo que dice o no es cierto, o válido, nada de eso. Es chistoso que uds reduzcan la discusión a que uno escribe más correctamente que otro, y no a los argumentos, cuando precisamente se trataba de burlarse de lo inane que era legislar sobre cuestiones lingüísticas. Me acordé de una columna de Antonio Caballero dirigida precisamente contra Alejandro Gaviria, con el mismo tipo de "argumento" que uds aplauden acá.

Maro dijo...

Claro que son ganas de joder, Sergio, ¿o es que lo suyo es encomio dialéctico?

Preguntaba sumercé sobre lo que a mí me parecía confuso en el párrafo de marras y se lo contesté, dejándole claro de antemano que no tenía la intención de refutar a nadie, porque: ¿cómo diablos refuta uno un padrenuestro?

Y sigue usted jodiendo con que aquí sólo se debate sobre el lenguaje, que éste es el único argumento en contra, y cerrándose en banda a cualquier razón se sale por la tangente asimilando toda opinión contraria al adefesio de la Benedetti como "misogenia".

Por dios, Sergio, un poquito más de seriedad.

Javier Moreno dijo...

Sergio: La imposición del llamado discurso no-excluyente pervierte la discusión necesaria sobre violencia y discriminación sexual en la sociedad. Aunque en principio esta norma puede parecer inocua creo que a la larga sirve para generar la impresión falsa de que porque en la alcaldía hablamos de nosotros y nosotras entonces ya no hay tantas mujeres golpeadas y más mujeres van a alcanzar puestos de poder en las universidades. Nada de eso va a cambiar con normas como estas [1]. A la larga sólo servirán para que los políticos puedan hacerse los de la vista gorda con un asunto que en mi opinión deberían tomarse muchísimo más en serio.
___________
[1] Que yo sepa, no hay ninguna costumbre cultural que se haya cambiado por la imposición institucional de un nuevo vocabulario para referirse a ciertas cosas (lo usual es que el lenguaje se adapte a la cultura, no al contrario). Si conoce algún caso exitoso de este método de insólita ingeniería social, me encantaría que nos ilustrara.

Fulana dijo...

Claro que las mujeres tenemos una mayor disposición para criar a los hijos, Maldoror. ¡Obvio! ¿O es que usted no se ha percatado del diseñito y de la carga hormonal que modela ciertos comportamientos? ¿O eso también es producto de una conspiración? ¡Darwin debe estar detrás de todo ello! ¡Hombre tenía que ser! Usted como seguidor de la matriarca del feminismo colombiano, doña Florence Thomas (quien se la pasa diciéndoles a las mujeres desde sus diversas tribunas de opinión cómo deben sentir, actuar,tirar, hablar y todo lo demás, de acuerdo con sus muy trastocadas percepciones y vocación de víctima que arrastra cinco siglos de opresión) piensa que la maternidad es una conspiración para mantenernos amarradas al trapero.
Veo en su blog que usted es historiador. ¿Dónde está su sentido de la historia? ¿Usted cree que las cosas no han cambiado? ¿Usted cree que hoy en día la maternidad no es una opción (al menos en las sociedades libres)? Para mí es una profesión tan respetable y seria o más que cualquier otra. Y exige dedicación, como la de CEO, ingeniero, economista, director técnico del Barcelona... Conozco muchas mujeres (muchas) con más de un posgrado, trilingues, con libros publicados y varios años de docencia en el exterior que, llegado el momento se dedican a ser mamás y es lo que más les place (se lo digo por experiencia propia).
¡Qué perdedera de tiempo, qué frustración, qué opresión, qué indignidad, el patriarcado que agobia, que coopta, que absorbe en su ideología dominante, qué horror! Cling, cling, cling, suenan las cadenas.
Y claro que hay hombres que también disfrutan y se toman en serio el ser padres. Que dejan un cargo importante y esclavizante para pasar más tiempo con sus hijos. Lo cual es una maravilla, pero tampoco implica que las mujeres que disfrutamos del fútbol tengamos que iniciar una protesta contra Pep Guardiola o exigir que nos den la DT del Manchester United por ley de cuotas.

Anónimo dijo...

La izquierda decadente del pais e incrustada en las universidades publicas y privadas descidieron acoger en su seno ideologico como tema de conversacion y como principio de oposicion, en parte para seguir jugando a ser contestarios, el feminismo militante y feroz y lo ambiental. Siempre lo mismo: hay que encontrar un enemigo para entretenernos. En estos casos: los hombres y las multinacionales. En ultimas ellos(ellas) no contaminan, son estreñidos sociales.

Anónimo dijo...

Perdon por el error, corrijo: "decidieron"

Daniel Vaughan dijo...

Javier,

Es difícil saber qué causa qué, pero sin lugar a dudas el lenguaje puede tener efectos importantes sobre la cultura. El ejemplo del uso de la palabra "terrorismo" por el gobierno Uribe (o más marcado aún en EEUU) es uno que se me viene a la cabeza.

Relacionado con esto es la discusión que hay en EEUU por la nueva película de Disney en donde la protagonista es una princesa negra. Disney ha sido blanco de críticas desde hace tiempos porque los estereotipos que maneja aparentemente tienen el potencial de afectar a sus principales televidentes, que son los niños. Algo similar pasa con las "Barbies".

DV

pd. Seguro encuentra ejemplos específicos de leyes si se devuelve un poco más para atras, por ejemplo a la época de Stalin, o tal vez con los cubanos o Venezuela.

Maldoror dijo...

Javier:

Desde el principio mi punto no ha estado enfocado sobre la cuestión del lenguaje excluyente. Yo también pienso que es una discusión de segundo orden (aunque tampoco veo que es lo grave del proyecto o el supuesto daño que hace, aparte de que quizás haga gastar un poco más de papel al distrito). Mi punto columnas como esta no son más que una excusa para dar rienda a las cantaletas antifeministas de Alejandro (por eso no dudo en decir que "las feministas son ejemplo de estupidez"), y de muchos foristas más. Hasta ahora, creo que lo que han escrito en buena medida me da la razón.

Maro:

Gracias por reconocer que lo suyo es ganas de joder. Lo mio será entonces ganas de joderlos. Pero no es que no se lo tengan bien merecido.

Eso si, si ud no se ha dado cuenta que si he respondido a los argumentos que han dado, es algo que no me voy a sentar a explicarle.

Jose Luis dijo...

jajaja, me gustó mucho la columna, pero 119 comentarios me parecen exagerados... Al menos no hablen de la pobre Florence como si fuera la culpable de la ley de Benedetti. Más estúpidos los demás concejales que le ponen cuidado... (o así jodería) Disfruten el fin(a) de semana(o)

Anónimo dijo...

Hace un buen tiempo que Jaime no participa... una ayudita para que vuelva a participar:

"Tanto Lucho Garzón como Gustavo Petro y Carlos Gaviria gozan de mayor popularidad en los estratos 5 y 6, que entre el resto de la población. En cambio, el que sí gusta en los estratos 1 y 2 es el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, donde alcanza el 64 por ciento de imagen favorable"

Anónimo dijo...

Con respecto a lo que dice el Anónomimo anterior uno se pregunta:

Por qué los estudiantes de los Andes simpatizan con el POLO? Por qué se las actitudes de mamertos.

¿Acaso sienten que le deben algo a la sociedad?

El Redactor dijo...

Vuelvo a entrometerme:

1. Alejandro: Hasta ahora no he escuchado la primera razón por la cual el "lenguaje incluyente" haga inentelegible la Política Social. Sus argumentos han girado en buscar una "causa" del mismo: el "feminismo radical"(Florence y cia.), la "ociosidad legislativa", y ahora a lo Jaime Ruiz, "la izquierda". Tal vez el único que se ha acercado a un intento de explicación fue Juan David, quien ingenio un modelo donde la estupidez es inversamente proporcional a la eficiencia y la utilidad, sin horizonte de tiempo definido.

Su único argumento ha sido una defensa del castellano, que bien recuerda a la "Regeneración".

2. Si bien las luchas de género se han hecho visibles en el marco de la izquierda, es absurdo ahora inscribir el "feminismo" en la izquierda. Originariamente, las luchas "feministas" surgen en el marco liberal, y se mantienen en ese rango hasta muy entrada la década de los setenta. Durante años las feministas fueron enfáticas en rechazar la izquierda, el "marxismo" y etc. Las mujeres marxistas jamás se consideraron feministas, y cuando lo hicieron, rechazaron a Marx (Simone de Beauvoir es un ejemplo).

Este argumento es ocioso, ya que el lenguaje diferencial, y vuelvo con el argumento, es una disputa liberal.

3. Alguien preguntaba por cuando el lenguaje podría cambiar la forma de interpretar la realidad. Alguien menciono el ejemplo del "terrorismo" recientemente. Yo menciono el de "Estado Social de Derecho" a partir de la Constitución de 1991 (La discusión del "Dialógo Latónico" es una muestra de ello).

4. ¿Estoy viendo machismo por todos lados? Pero por supuesto. Colombia históricamente ha sido machista (Los estudios clásicos de Virginia Gutierrez de Pineda sobre la familia en Colombia lo dejan en evidencia).

Y en el texto de El Tiempo por usted leído "inocentemente" aparece un artilugio interesante. Mientras que la crítica al proyecto de los perros - en mi opinión absurdo - es despachado con una argumentación simplista y divertida,

"El concejal Mejía se metió nada menos que con el mejor amigo del hombre. Y a los amigos no se expulsa de sus espacios de recreación ni se condena a permanecer encerrados ni se les utiliza para ganar vitrina mediática"

El de la concejala Benedetti es inmediatamente llevado a un plano de crítica de saber jurídico:

"¿Se les viola algún derecho?, ¿afecta el desarrollo de la libre personalidad?, ¿atenta contra el cargo que ostentan?, ¿le importará mucho, digo yo, a la nueva general de la Policía que la llamen generala?"

Digame Alejandro, ¿No le parece llamativo que en el de El concejal Mejía no haga una sola mención a los posibles "Derechos" en juego, el de LA concejala sea inmediatamente llevado a ese plano?¿No esta sometiendo a un juicio afable al primero, y aun juicio de "saber jurídico" a la segunda?¿No esta poniendo en entre-dicho el saber de la concejal Benedetti, frente al afán mediático del concejal Mejía?

Saludos

El Redactor dijo...

Se me olvidaba:

5. Alejandro, lo de las luchas simbólicas no solo es de la izquierda. Hace un par de semanas, en "Uribemanía" usted aconsejaba llamar al presidente "El Innombrable". En "La Riqueza Estupida", hacía una lucha por la denominación correcta de esta. Cuando Diego Palacio demerito a los economistas en el recinto del Senado, usted hizo manifiesta la necesidad de recuperar el "simbolo" de la academia.

¿No son todas estas luchas simbólicas?¿Se alineo con la izquierda?

Alejandro Gaviria dijo...

El Redactor: como le gustaba decir a Estanislao Zuleta, el origen no tiene nada que ver con la esencia de las cosas. Sus precisiones históricas no refutan mis argumentos. Las feministas no fueron marxistas en sus orígenes. Pero actualmente el embeleco del lenguaje incluyente es una causa noble de la izquierda culposa. Usted sabe bien que algo similar ocurrió con los temas indígenas: despreciados inicialmente por la izquierda, la cual más tarde acogió las ideas más burdas de la madre tierra.

No creo, como usted dice, que esta discusión involucre en esencia una idea liberal. El liberalismo ha defendido la tolerancia y la igualdad pero un liberal jamás pensaría en regular el uso del lenguaje. Como escribió Tom Wolfe en un texto que discutimos hace unos meses, el feminismo radical es una manifestación típica del marxismo rococó.

Puede que mis argumentos no sean convincentes. Pero los suyos, perdón por la sinceridad, tampoco lo son. Y la carga de la prueba está, creo yo, en quien pretende regular el comportamiento. Yo sigo pensando que todo esto es una estupidez.

Saludos.

Alejandro Gaviria dijo...

l Redactor: yo no propuse llamar a Uribe “el innombrable”. Fue otra persona. Tampoco manifesté mi preocupación por la depreciación del “símbolo” de la academia sino por pérdida de su lugar en las decisiones públicas. Ni abogué por una definición correcta de riqueza. Mi preocupación era el origen de la acumulación no el nombre de lo acumulado.

jaime ruiz dijo...

Perdón por meter otro tema: esto debería interesar a los economistas. Creo.

Anónimo dijo...

Jaime Ruiz y sus enlaces insulsos...mas interesante es que ganó la derecha y la ultra-derecha en las elecciones del parlamento Europeo...
http://www.elpais.com/articulo/portada/derecha/euroescepticos/avanzan/UE/gracias/crisis/elpepipor/20090608elpepiint_2/Tes/

Anónimo dijo...

Mi proximo regalo para Malolor y Florence Thomas: http://www.semana.com/noticias-vida-moderna/todo-plata/124867.aspx

El Redactor dijo...

Alejandro:

1. En definitiva, como muchos de los debates planteados en el blog, todo se resuelve en un "a mi me parece". Eso es "democracia constructiva".

2. Siguiendo la formula anterior, a mi me parece que el lenguaje incluyente no es una "regulación" del lenguaje - ese ya esta regulado, en el caso del castellano, por la Real Academia de la Lengua -, sino una desregulación. Digo que es más liberal que feminista, en el sentido que el problema de la Igualdad vs. Diferencia contempóraneo, debe entenderse más en una lectura posterior a la "Teoría de la Justicia" de Rawls, y no una cuestión de "izquierda culposa" (Y no niego que mucha de la denominada "izquierda" - cosa que no es clara en Colombia - sea rawlsiana). Creería que el debate de la "izquierda" es la explotación y dominación, no la diferencia. Las feministas marxistas reconocen ese potencial para explicar la "división sexual del trabajo" y no la "diferencia".

El problema de la "diferencia", viene de los ordenes clasificatorios - por eso el "género", como enlazó Jaime Ruiz en el debate anterior, tiene su significado -, remite a los conceptos de la paideia griega de "mimesis" y "alteridad": Los que se parecen a mi, tienen mi mismo nombre, los que no, debo nombrarlos para conocerlos. Cuando en la "Teoría de la Justicia" Rawls plantea una justicia enfocada en los más débiles, deja el reto de nombrarlos para poderla llevar a cabo.

3. Puede que el simbolismo le disguste mucho, pero cuando uno acuña términos como "izquierda culposa", "feminismo militante estupido","marxismo rococó" ¿No esta utilizando el lenguaje para construir un símbolo?(No sé a quienes se refiere con "izquierda culposa", pero en cuanto el segundo es notable su referencia a Florence Thomas y la primera generación de feministas).

4.¿Por qué el lenguaje incluyente hace inentelegible la Política Social? Sigo viendo mayor preocupación en señalar quienes son los culpables de ese lenguaje, que en decir en que sentido afectan el asunto. Digamos, podríamos pensar que Acción Social debería enfocarse en "madres y padres cabeza de familia" ¿Eso es un "adefesio"?

Saludos

P.D. Mi preocupación sigue siendo, cuanto va a costar la contratación de la asesoría al cabildo distrital. Me imagino que mucho menos, que el seguimiento canino en todos los parques de Bogotá propuesto por el concejal Mejía.

Apelaez dijo...

La concejala más bien debería proponer eliminar el genero de la lengua española al estilo del japonés. Creo que Panóptico le podría dar una manito con eso.

jaime ruiz dijo...

Perdón, perdón por meter un tema distinto, que sólo se relaciona con el "género" de una forma muy indirecta. ¿No han leído en ninguna parte que Obama es el Anticristo? El que anuncia al Anticristo en la novela de Benson es un enterrador del cristianismo y un entusiasta de la paz: el adalid de una nueva religión.

¿Que qué tiene eso que ver con el tema del género? Tal vez sirva esta descripción que hace Juaristi de las líderes del PSOE:

... se creen en posesión de recetas infalibles para el bienestar de la humanidad doliente. Es decir, de una nueva modalidad de religión que cifra la salvación en el arreglo de tetas, porque ahí es donde la desigualdad natural produce más resentimiento.

Toda la "modernez" de la izquierda colombiana es un despropósito obsceno, subhumano como el medio en que surge: ¡los defensores del "colectivo LGBT" y de los consumidores de droga son los mismos castristas! ¿Quién va a preocuparse? Es lo menos que se podía esperar de Colombia. Y la redención de la mujer, su autonomía y "empoderamiento", ¿quién la va a liderar sino las compañeras de los harenes de los líderes sindicales, profesorales y partidistas?

Al que le interese el totalitarismo moderno, el fascismo sonriente y eficaz hay que recomendarle dejar a un lado la tosca parodia colombiana y fijarse en el PSOE de Zapatero, cuya tarea de gobierno es día tras día ese avance en esas políticas, de las que en Colombia sólo se conocen vagamente algunas (por ejemplo se podría buscar "ley de memoria histórica", "matrimonio homosexual", "violencia de género", "estatuto catalán", "Bibiana Aído", "Leire Pajín").

Ahora, ¿dónde está la estupidez? Yo lo encuentro muy inteligente. No veo que una frase como ésta:

3. Estas batallas simbólicas muestran la quiebra intelectual de algunos sectores de la izquierda. Sin propuestas, sin discursos convincentes, sin ideas que valgan la pena, optaron, de manera oportunista, por las luchas simbólicas. Seguramente las ganaran. Pero en el proceso seguirán perdiendo adeptos...

tenga sentido. Esas "luchas simbólicas" permiten ganar elecciones, y son el único juego que les queda a los "Colombianos y Colombianas por la Paz". No es raro que Florence Thomas sea una de las firmantes de la correspondencia con la banda asesina.

Y yo me pongo a escribir y me olvido de los lectores colombianos: ¿qué importa alentar el asesinato en masa y aun lucrarse de él al lado de los excesos feministas? El problema no es el reconocimiento que ofrecen a las FARC, sino que sean obtusas y se obstinen en el "feminismo".

Anónimo dijo...

1+2+3

Valoro la valentía de Alejandro, que recuerda una conocida columna de Javier Marías: http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cursilerias/linguisticas/elpepicul/19950320elpepicul_16/Tes/

Anónimo dijo...

JR: usted se contradice. No vio los resultados de las elecciones ayer en España. Las políticas simbólicas del PSOE no sirvieron en este caso para ganar elecciones.

Kent Brockman dijo...

que pereza "jaime ruiz", no puede hablar del tema sin sus idioteces paranoicas; yo creo que de tanto insistir se va a volver mas stalinista que stalin

uno jurando que estaba feliz porque ganaron los fascistas que tanto ama las elecciones alla en ese pais de genocidas llamado españa

jaime ruiz dijo...

Anónimo 10.06: si usted fuera consciente de que nueve de cada diez nuevos desempleados en la UE son españoles y que hasta finales del 2008 Zapatero negaba que hubiera crisis, entendería que esa gente sigue ganando las elecciones. De 50 europarlamentarios españoles elegidos ayer, 26 son del PSOE y sus aliados. Si se evaluaran con objetividad sus obras de gobierno no habrían obtenido ni uno.

Daniel Vaughan dijo...

Jaime,

Si se evaluaran con "objetividad" las obras de cualquier gobierno ninguno sería elegido.

DV

jaime ruiz dijo...

Cursilerías lingüísticas, por Javier Marías.

jaime ruiz dijo...

Daniel: pues hablo de la objetividad de comparar los resultados de un gobierno con los de los países vecinos, con los gobiernos anteriores, etc.

Zapatero vive de la guerra civil y el franquismo tal como Chávez vive de los corruptos adecos y copeyanos. El franquismo en realidad tenía poquísima resistencia antes de la muerte del dictador, pero después los mismos franquistas se dedicaron a vivir del antifranquismo. La gente que había estado despojada de su derecho a elegir gobernantes descubrió la superioridad moral de estar siempre en el bando chévere de los jóvenes y justos y abiertos y pacíficos y antiimperialistas, etc. De no ser por la adhesión ideológica (resentimiento), esos gobernantes no ganarían nunca una elección.

Lo mejor es que el PSOE anda en guerra con la Iglesia, pero es de los curas, y acaso de los primeros judíos-cristianos, de donde aprendieron sus líderes a explotar el resentimiento y la superioridad moral. Lo peor de la herencia de la Iglesia lo encarnan esos inquisidores que ahora blasfeman por subvenciones y hace cien años quemaban curas y monjas. (Ah, claro, en Colombia no puede dejar de surgir el remedo, como la última cena [?] en que participó Carlos Gaviria, creo que para la revista Soho) Y la izquierda en todos los países de origen católico es sobre todo un remanente del viejo clero.

Daniel Vaughan dijo...

Jaime,

Desconozco totalmente lo que pasa en política en España, pero me parece interesante lo que pasó con las elecciones en el Parlamento Europeo. Exactamente por qué dice usted que no "se merecían" ningún voto? Qué ha hecho mal el PSOE y qué bien? Lo de negar la crisis no es un buen indicador porque esa estrategia la utilizan todos los gobernantes tratando de mejorar las expectativas de los consumidores e inversionistas.

DV

pd. De todas formas eso de los juicios objetivos no funciona muy bien en política. En países donde los partidos tienen un claro componente ideológico, una buena parte de los votantes son leales a los partidos, por lo que esas leves variaciones--- a veces lo suficientemente importantes como para cambiar resultados--- corresponden más a "swing voters" o votantes cuya decisión es un poco más flexible (aunque no necesariamente más racionales, como puede ser el caso de los efectos de las encuestas).

El Redactor dijo...

Jaime Ruiz:

El enlace al texto de Marias quedo mal. Lo encontre en el archivo, y luego su respuesta a Rosa Montero quén le crítico las "Cursilerias Linguisticas".

Marías asume una posición bastante "conservadora" (linguisticamente hablando)cercana al estructuralismo de Saussure (Lengua y Habla), la cuál permite establecer un "grado cero" de objetividad. Buena columna para enteder este debate, y sobre todo diferenciarlo del "post-estructuralismo", el cual inicia poniendo en jaque dicho "grado cero"

Lanark dijo...

Importantísimo Javier Marías. Aunque un poco bizco.

Kent Brockman dijo...

jajaja, cuando esos traidores del psoe niegan la crisis es malo, pero cuando el fascista uribe y sus ministros de medio pelo dicen que "estamos blindados" entonces eso esta bien, este "jaime ruiz" esta mas orate, seguro estaba 'enguayabado' despues del ajetreo en la 22 con 13

jaime ruiz dijo...

Cursilerías lingüísticas.

jaime ruiz dijo...

Daniel, es que ¿qué es hacer algo bien y algo mal? Lo que me parece a mí condenable del gobierno de Zapatero es exactamente lo mismo que se podría decir de Chávez, con la diferencia de que no ha podido aniquilar a la oposición ni anular la división de poderes. Eso simplemente porque España no es tan primitiva como Venezuela. Pero ¿ha hecho Chávez algo mal?

Ya expliqué antes que se podrían comparar los resultados de la economía española con los del resto de Europa en los últimos años, o el ambiente político de creciente intimidación contra cualquier oposición. (Para poner un ejemplo, personas como Félix de Azúa, Fernando Savater y muchos otros verdaderos antifranquistas no pueden dar una conferencia o participar en un acto público en Barcelona, pues la región se ha convertido en sucursal de la Universidad Nacional de Colombia: sede del matonismo y la vociferación más salvaje, y a cualquiera que no coincida con el nacionalismo obligatorio lo intentan linchar turbas de exaltados copiosamente subvencionados por el gobierno regional.)

Al igual que Chávez, Zapatero gobierna para perseguir a la oposición. La lealtad de la gente a la ideología ciertamente asegura una buena cantidad de votos a un partido haga lo que haga, pero tal vez la suerte de los países más desarrollados (entre los que España cada vez se cuenta menos) provenga precisamente de eso, de que la gente premia a los buenos gobiernos y castiga a los malos más allá de la pereza mental que conlleva la ideología.

Ya es muy complicado explicar que el socialismo es una ideología y el liberalismo no. Donde la gente es predominantemente liberal se evaluará el crecimiento económico, el ahorro de recursos, el acierto de las inversiones. En España y en Venezuela los votantes del socialismo sólo premian las andanadas contra el enemigo.

jaime ruiz dijo...

El Redactor: Creo que las etiquetas estructuralistas y postestructuralistas ayudan bien poco a la discusión sobre la cuestión del "lenguaje incluyente". Los ejemplos de Javier Marías no parten de adscribir una u otra conducta a una u otra escuela, sino de si el género gramatical presupone un valor sexista.

La cuestión es otra: el lenguaje incluyente es aplicación de una ideología. En cuanto los hombres y las mujeres empezamos a ceder ante la corrección política ya va pasando bajo cuerda una certeza como la del "género", que es un producto ideológico más tosco que el pensamiento Gonzalo, y en efecto una especie de nueva religión llena de supersticiones más toscas que las de las religiones antiguas.

El género gramatical es un atavismo y muchas lenguas no lo tienen. Puede que en la época en que se formaron las lenguas de las que derivan las que hablamos se atribuyeran características masculinas o femeninas a las cosas, pero no creo que la percepción que tenemos hoy en día de la luna cambie respecto a la de un alemán, para quien es un nombre masculino. El "género" como creación cultural es un disparate que sólo tiene público en el Tercer Mundo y entre la gente menos circunspecta del mundo desarrollado (un poco como el horóscopo, los "psíquicos", etc.). La idea de que si uno mira las piernas de una muchacha no es porque sea un macho de la especie Homo sapiens sino porque culturalmente está condicionado para eso requiere más credulidad que las doctrinas de Regina 11. La necesidad de crear el género de los que no miran las piernas de las muchachas sino de los muchachos sólo corresponde a esa falta de argumentos para atraer votos. Y claro, a la oferta de avispados que no tienen tiempo de preguntarse por que Wilde o Proust no llegaron a darse cuenta de que eran de un género oprimido y no salieron a exhibir su intimidad convencidos de que eso les daba derechos y les aseguraba protección del gobierno amigo.

El feminismo fue una necesidad y en un lugar como Colombia sigue teniendo mucho sentido, pues ¿no hay una realidad de exclusión y sometimiento de la mujer? En la época de la caída del muro las feministas europeas estaban angustiadas por la posible influencia de los usos del Este, mucho más machistas que los de Europa Occidental. Recuerdo el desprecio que les inspiraba el "besamanos" polaco. En un muladar inverosímil como Colombia parece que las feministas y la cuestión real de la igualdad se remediaran con unas cuantas galanterías, como de hecho se ha dicho en este foro.

maggie mae dijo...

me dio pereza leer todos los comentarios, pero estoy de acuerdo con vos, y escribí hace rato sobre ese tema en mi blog: es todo forma y no fondo. Yo me siento incluida cuando dicen todos, ciudadanos o estudiantes, etc.
Hay un video de Piedad Córdoba que duraría la mitad si no se gastara el tiempo diciendo todos y todas, los ciudadanos y las ciudadanas, es francamente insultante que las mujeres se pongan en el plan de sentirse incluidas sólo por que son mencionadas, como si se tratara de eso.
si a eso vamos entonces en lugar de decir todos, digan los negros y las negras,los indios y las indias, los y las pobres, los feos y las feas y así hasta el infinito. ¡Qué cansancio!

jaime ruiz dijo...

Un buen ejemplo de cómo la ideología produce réditos electorales es este escrito de Juan Manuel de Prada.

Javier Moreno dijo...

Dice Jaime: «El "género" como creación cultural es un disparate que sólo tiene público en el Tercer Mundo y entre la gente menos circunspecta del mundo desarrollado (un poco como el horóscopo, los "psíquicos", etc.)»

No, Jaime, desafortunadamente el cuento del "género" es una iglesia de escala global con incontables sucursales académicas en escuelas de ciencias humanas de universidades del Primer Mundo (muchas más que en el Tercero.)

Anónimo dijo...

GOBIERNO PERUANO INTENTA CRIMINALIZAR EL MOVIMIENTO INDIGENA.

Anónimo dijo...

Ruiz : Tan tosco que resulta el para-militar Juan manuel Santos. La mala intencion de esa ideologia de guerra es excluyente y resulta dificil de zanjar.

La idea de llamarle a usted 'La gata sobre el tejado Neo-liberal' es una terapia incluyente. Eso si.

jaime ruiz dijo...

Javier, la verdad es que lo sabía, pero pretendía aludir al hecho de que en todo caso en las sociedades más desarrolladas esa gente no manda, mientras que en Venezuela y Bolivia pronto encontrarán el filón de agrupar a los géneros maltratados para apuntalar al gobernante-dueño-de-todo.

Anónimo dijo...

Maldoror desconoce, o se hace el de la gafas, el argumento más importante: ser antifeminista no quiere decir que uno tenga algo en contra de la mujer o que las considere inferiores (ver el post de Mae). Simplemente que esa cantaleta feminista (sobre todo la actual) se centra en debates de poca monta (como el proyecto de ley) o sobre temas de fondo pero que se están superando con una dinámica propia (como la inclusión de la mujer en el mercado laboral).

Ahora, es gracioso ver como usted considera una clara disposición discriminatoria, la diferencia entre la edad de jubilación entre hombres y mujeres, un avance. Seguramente, si uno trae a colación la discusión que hubo en una columna vieja de Alejandro donde se muestra el importante crecimiento que la mujer ha tenido en el mercado laborara colombiano, usted lo negará o se lo considerará un logro del feminismo.

Daniel Vaughan dijo...

Anónimo 17:18,

A mi el feminismo no me gusta, pero sugerir que "los temas de fondo se están superando con una dinámica propia" no sólo puede ser inexacto (hay que ir a la costa, por ejemplo, y ver que es aceptado socialmente, incluso por la mujer, su condición de inferioridad) sino que incluso si la tendencia el trato más equitativo de la mujer, esto no precluye que sea deseable hacer cambios por medio de la ley porque hay cambios que sencillamente no tiene sentido esperar otros cien años para que se completen (por ejemplo, la esclavitud).

DV

Raime Juiz dijo...

No crean que yo me limito a leer "El Pais", un par de diccionarios y la Enciclopedia Encarta para descrestar calentanos. ¡No! Yo también leo libros de verdad, y me voy a los parques a hablar con cientas de personas, y así me entero perfectamente de cómo es la academia en Colombia y en los países decentes como la España de Franco (es decir, no la Cataluña ni el país vasco independentistas) o los Estados Unidos, único productor de verdadera cultura. Incluso reviso varias veces la enciclopedia todos los días para constatar que el único aporte de Europa a la cultura mundial en las últimas décadas es Harry Potter.

De modo que yo sé perfectamente qué es el estructuralismo, que es el post-estructuralismo, los estudios culturales, y puedo nombrar todas las ramas de la filosofía posmoderna que salen en Wikipedia. También me se una docena de anécdotas de filósofos de los que le mencionan a uno en el bachillerato, para que se distraigan con eso y no se den cuenta de que no contesté lo que me preguntaron.

Si yo digo que la luna es masculina en alemán es porque también me sé el género de cientas de otras palabras en alemán, y si llamo al holocausto en hebreo es porque tengo un cuadernito donde apunto todos los alardes de los columnistas más apolillados de El País. Y no son pocos, no señor, también son cientos.

De todos modos aunque yo no supiera nada no importa; lo importante es que esos encomenderos jesuítas sociólogos barbudos no nos distraigan con sus poses huecas de defender los derechos humanos para poder cometer el crimen más abyecto que existe: hacerle dar envidia a la gente decente, a la gente que se desloma haciendo cosas horribles y haciendo a los demás hacer cosas horribles para acumular plata, la úncia fuente de toda virtud.

Los derechos humanos me parecen muy bien, pero si quieren derechos humanos, obliguen a todos a acumular cosas, que detrás de la propiedad es como vienen todos los derechos humanos. ¿que si los gays tienen derechos? ¡claro! Ellos también pueden consumir y producir. ¿Las mujeres? Obviamente, sólo tienen que trabajar un poquito más para criar los hijos y ser lindas, respetuosas y decentes al mismo tiempo. ¿Los indios? Claro, son seres humanos, y como cualquier ser humano puede convertirse a la fe luterana y dejar todas esas supersticiones para poder trabajar bien, en las ciudades, y no acaparando la tierra cultivable de los biocombustibles, faltaba más.

Daniel Vaughan dijo...

De hecho complemento:

Lo que me disgusta del feminsmo es la violencia del lenguaje que utilizan (como suele ser el caso de Florence Thomas, por ejemplo) que tiene el potencial de aumentar más las diferencias entre géneros y reducir la posibilidad de discusión de temas que son relevantes.

Algo parecido pasa con las comunidades más radicales de negros en EEUU, en donde se percibe un odio y un "racismo" hacia los blancos que no sólo acaban la posibilidad de discutir, sino que genera en los blancos un sentimiento mutuo de defensa y odio.

DV

panÓptiko dijo...

Si claro, Apelaez, pero creo que las soluciones deben salir de los mismos confines de nuestro idioma.

Pensemos primero en los artículos, ¿de dónde nos sacamos un neutro como el "the"? Tocaría adoptar el "le" y "les". Podemos aplicarle la misma a los sustantivos, cambiando sus malditas vocales finales excluyentes, por la imparcial "e". Hagamos un intento:

- Todes les colombianes tienen derecho a vivienda digna

- le niñe merece respeto

- Estaba con un amigue, no entiendo por qué estás celose

Me pregunto si la comunidad LGBT querrá algo más incluyente, como quitarle el género a todos los sustantivos - eso sería más radical.

La verdad, me parece que el lenguaje incluyente es más excluyente que el actual. Pero allá elles.

Saludos,

panÓptiko dijo...

Se me olvidó agregar, que el verdadero reto es con aquellos verbos que Carlos señala como más femeninos, como persuadir. ¿Cómo cambiamos un verbo excluyente? Hágame el favor...

El Redactor dijo...

Nueva intromisión:

Gracias Javier por el link. La verdad, me asusto el listado del enlace. No esperaba que fueran tantas, y de lo que vi por encima y lo poco que he leido sobre el tema, me llama la atención que no mencionan algunas. Es decir: son más.

Jaime Ruiz, su comentario en torno a la columna de Marías me pareció interesante. Depronto tiene razón en el llamado de atención sobre si las referencias académicas aclaran o no el debate. Comparto que el trasfondo es "ideológico" - esa parece ser la palabra maestra en este blog (Alejandro: ¿Podríamos hacer una estadística de citación de la palabra "ideología" o "ideológico" en el blog?). Como tal, creo que su defensa del lenguaje no incluyente paso nuevamente por la ideología, pero es respetable porque efectivamente es consciente de la misma.

Sin embargo, yo sigo creyendo, casí tercamente, que lo del lenguaje incluyente excede al feminismo, y realmente implica un campo ideológico más grande. De tal manera, que hoy no se habla solo de "género", sino de "etnia", de "raza", de "multiculturalidad" y una cantidad de etcéteras, el lenguaje de la "diferencia", o como andan acuñando ahora de la "diversidad" - en este no hay afán por referir la dominación/explotación" - que hace parte del mismo debate. Es por eso que la acusación originaria al "feminismo" me parece una reducción falaz que complica la forma de confrontar, entender, deconstruir el mismo lenguaje.

Mirando las opiniones se ha naturalizado que la culpa del proyecto de ley es la "feminista" Ángela Benedetti. No sé, a mi me parece escabroso, casi escatológico, ponele a esta doña ese calificativo. Como dije al principio del debate: esta doña no es ninguna "estupida", los grupos de interés en el lenguaje incluyente son muchos, más que ongs feministas y mujeres, sino es realmente todo un aparato encargado de implementar la Política Social.

Maldoror dijo...

Anónimo 17:18:

Maldoror desconoce, o se hace el de la gafas, el argumento más importante: ser antifeminista no quiere decir que uno tenga algo en contra de la mujer o que las considere inferiores (ver el post de Mae).

Personalmente no estoy de acuerdo, pero entiendo que el punto sea disputado. Pero lo que se ha visto en esta discusión no es simplemente antifeminismo. Vea las quejas por los "privilegios" de los que gozan las mujeres, o las citas misóginas ("las mujeres no tienen sentido de la justicias"), o los intentos velados por decir que las mujeres, y no sólo las feministas, no participan en este blog donde se hablan "cosas que les competen" , insinuando incapacidad para sostener una discusión. Hasta hubo uno que salió a quejarse porque las amigas o conocidas se rien de sus chistes sexistas.

Seguramente, si uno trae a colación la discusión que hubo en una columna vieja de Alejandro donde se muestra el importante crecimiento que la mujer ha tenido en el mercado laborara colombiano, usted lo negará o se lo considerará un logro del feminismo.

Bueno que traiga esa discusión a colación, porque creo que antes precisamente la lógica de Alejandro era francamente absurda. En los comentarios escribía que los datos de la participación laboral de la mujer "contradice las voces más radicales sobre el ancestral machismo colombiano.".Después me puse a mirar, y utilizando la misma fuente en la que Alejandro basó la entrada, uno veía que Chile e Irán tenían niveles de participación similar en el mercado laboral, por lo que uno tenía que deducir, siguiendo la misma lógica, que el machismo y la situación de la mujer eran similares en ambos países.

Yo dudo que una persona como Alejandro, con toda la experiencia y conocimientos que tiene (por más economista que sea) vaya a llegar a esos niveles de reduccionismo tan absurdos, donde uno entiende la situación de la mujer y el machismo (un factor cultural) con base a un sólo indicador. Pero cuando uno está cegado por su propio tirria contra las feministas, pues ni modo...

Anónimo dijo...

Miren que delicado es el no-violento de Daniel. Se molesta el cuate con el lenguaje viral de las perversas feministas del cuento Alejandro Gaviria.

Y es bisexual la cosa si uno piensa en los Burocratas Andinos.

AYYYYYYYYYY... Vaughan.

Daniel Vaughan dijo...

Sobre los efectos del lenguaje y los símbolos en el comportamiento.

Alejandro Gaviria dijo...

Enlazo la entrada que ilustra el notable aumento de la participación femenina en Colombia (los niveles actuales superan holgadamente a los de Chile). Este indicador no es definitivo pero es sugerente. Colombia es uno de los únicos países de América Latina donde los años de educación de las mujeres superan a los de los hombres. Además, tiene unas tasas de violencia intrafamiliar relativamente bajas en el contexto regional (pero todavía escabrosas). Las mayores desigualdades se observan en los salarios, sobre todo para la población con 16 o más años de educación.

Daniel Vaughan dijo...

Este estudio está bastante más relacionado con la propuesta de Benedetti.

No está disponible al público, pero el resumen alcanza a mostrar los resultados.

Daniel Vaughan dijo...

Alejandro,

Está buenísima la gráfica. Me imagino que no tiene datos a la mano, pero sería interesante ver diferencias regionales en Colombia.

DV

panÓptiko dijo...

Daniel, pero tiene que notar que el estudio apunta a la educación, y que 84% de los estudiantes universitarios parecían entender el uso neutro de 'él'.

Reflexionando sobre la gráfica que muestra Alejando, uno se podría preguntar si no es más bien una escasez de enemigos lo que mueve los ánimos tras el lenguaje incluyente - algo que mantenga el movimiento vivo...

Eso es lo jarto de los movimientos detrás de una queja, se vuelven dependientes de ella. No hay solución posible porque aquella significaría perder el sentido de su existencia.

Daniel Vaughan dijo...

PanÓptiko,

Copio parte de los resultados:

If "his" were gender neutral in a psychological sense, then approximately 50% of stories would be about females, yet college students created only 21% of their stories about females in response to "his." Thus the conclusion from the present data is the same as the conclusion of Moulton et al. (1978): "His" is not gender neutral in a psychological sense.

Comentando resultados de dos de los experimentos dicen:

Therefore, it seems reasonable to conclude that (a) the majority of elementary school children have learned to supply "he" in genderneutral contexts, and (b) the majority of elementary school children do not know the rule that "he" in gender-neutral contexts refers to both males and females, and have a strong tendency to think of males in creating stories from "he" cues. The chain of concepts for them, then, is that (a) the typical person is a "he"; and (b) "he" refers only to males. Logically then, might they not conclude (c) the typical person is a male?

Uno de los experimentos tiene que ver con la asociación de géneros con determinadas ocupaciones:

We know that, by first grade, children hold many stereotyped ideas, including stereotypes about adult occupations (O'Keefe & Hyde, 1983). The wudgemaker data permit the more general conclusion that one likely input into the formation of these stereotyped ideas has been the language the children have learned, and specifically the pronouns used in referring to people in the occupation—for example, "he" for firefighters and doctors, and "she" for nurses and teachers. Depending on the terminology one prefers, it can be concluded that the use of "he" affects the stereotyping of occupations,
or the schema of an occupation
that children form.

eureka dijo...

Me quedo con lo que mencionó Jose Luis. Es mayor la estupidez de los concejales que no vieron en la propuesta de Benedetti algo superfluo y votaron a favor. Alguien sabe cuanto quedó el conteo y si alguien se opuso a semejante esperpento?

panÓptiko dijo...

Gracias, Daniel, no es lo que aparece en el abstract. Interesante el último aparte sobre las profesiones. Me pregunto como desenredan la influencia del lenguaje de la realidad de cada profesión ¿Cuántas bomberas ha visto en su vida? ¿Cuántos enfermeros?

El caso es que yo creo que por el lado de la educación si puede ser - aunque no legislativo sino un llamado de atención. ¿Cómo es que les profesores son mujeres, y aún así se mantiene el sesgo? En mi opinión los sustantivos plurales no tiene caso, pero el "lenguaje balanceado", eso de usar el pronombre del sexo contrario del estereotipo, es hasta divertido para mantener al lector despierto:

- Cuando el ciudadano infringe una ley, ella debe responder por sus actos.

¿Suena mal?

Otrosi,

Estaba jugando con el gapminder, y parece que en la relación participación de la mujer en el mercado laboral y tasas de muerte infantil, más participación representa más muerte. Chile y Cuba tienen las únicas trayectorias diferentes de la región, con menos participación y menos muerte...

Bueno, me voy a coger oficio. Suerte,

Javier Moreno dijo...

Otro elemento para la discusión.

vulturno dijo...

Me abstuve de opinar mientras accedía al texto real del acuerdo. Aquí está el borrador. Después de la andanada de artículos comienzan unas consideraciones que citan fuentes no muy formales. La primera cita menciona el dominio de un servicio de blogs, pero no da el enlace completo. Luego siguen unas aseveraciones hechas en una sentencia de la CC y un párrafo en el cual parece asociarse antropocentrismo con androcentrismo. Siguen más citas largas de textos fraguados en España y de buenas a primeras pasamos a "por todo lo anterior...". Alguna vez estuve en las barras del Concejo mirando un 'debate' y la verdad no es un templo de la argumentación (como muchos parlamentos, los hechos no se hacen ocurrir con oratoria sino en brincos entre curul y curul; no prima la consistencia de los silogismos sino el CVYA). No podía esperar tampoco grandes diálogos a partir de un proyecto como estos, pero por amor propio intelectual yo objetaría un documento tan mal hilado.
En cuanto al juicio popular a Flo Thomas, encontré una referencia concreta de aprobación de ella al rollo. Con todo, ella normalmente no se mete en embrollos de citar ambos géneros pues las más veces está hablando solo del femenino y sus mujegues tgansguesogas.
Como todo, esas cosas tienen vuelo porque tienen un mercado potencial. Así como el intelectual asesor de organización social saca a sus oyentes de los auditorios cargados de palabrejas como empoderar, visibilizar, sensibilizar, concienciar, lideresa, etc. hay quien se pone la camiseta de imponer expresiones como amenaza terrorista, soldados de la patria, amigos del terrorismo, Estado de opinión,...
Se necesitan dos para un tango y esos vendedores de vocabularios tienen quién les compre sus frasquitos.

Daniel Vaughan dijo...

Estadísticas de maltrato a la mujer en Bogotá en la página de la Benedetti.

Daniel Vaughan dijo...

Las estadísticas, y la observación casual, sugieren que el machismo todavía es un problema (aunque como Alejandro y otros han sugerido, y las estadísticas lo confirman, la cosa ha mejorado en algunos aspectos como el acceso y condiciones en el mercado laboral--- el salario de las mujeres pasó de ser un poco más de la mitad del de los hombres en 1976 a un poco más de tres cuartas partes en 2000).

Dado que parece que hay un consenso en el blog, qué alternativas hay?

Dejamos, como sugirió algún anónimo, que "las fuerzas de la civilización" operen, o por el contrario, se justifica una acción del Estado? Creo que después de 170 comentarios criticando a la Thomas, la Benedetti vale la pena pasar a lo propositivo.

DV

Alejandro Gaviria dijo...

Vulturno: gracias por los enlaces. Muy útiles. Yo tampoco estaría dispuesto a darle el beneficio de la duda a una vaina tan mal hilada.

El Redactor dirá que todos somos “vendedores de vocabularios”, que todos tomamos atajos lingüísticos en nuestro afán por promover una u otra ideología. Pero yo creo que la distinción es de grado. En el mercado de las ideas, las palabras cuentan. Pero (me perdonarán la circularidad), las ideas también.

Maldoror dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maldoror dijo...

Daniel:

Muy útil el link sobre el maltrato a la mujere en Bogotá. Creo que ese es el tipo de cosas que si conforman la agenda del "feminismo radical". Y quizás le explique a ud porque a veces el lenguaje de las feministas es tan militante. Que en una ciudad casi el 20% de las mujeres (casi 1 de cada 5) hayan sido violadas y el 60% sean agredidas físicamente por sus parejas, es un dato bastante diciente.

Alejandro Gaviria dijo...

La Encuesta Nacional de Demografía y Salud (2005) reporta que el porcentaje de mujeres violadas en Bogota es 5,9%. El promedio nacional es 6,1%. La cifra de 20,0%es un absurdo, fruto probablemente del "feminismo radical".

Daniel Vaughan dijo...

Alejandro,

Su nuevo argumento para archivar el proyecto es extraño: después del post de Vulturno la conclusión es que "no le daría el beneficio de la duda a una vaina tan mal hilada" pero los argumentos dados acá tampoco es que sean particularmente buenos, como la discusión ha demostrado.

Pasando a otro tema, creo que la pregunta que vale la pena hacerse es si las estadísticas de maltrato en Bogotá son lo suficientemente convincentes para pensar en una acción del Estado. Usted qué cree?

DV

Alejandro Gaviria dijo...

Daniel: sí se justifica una acción del Estado. Pero el problema es encontrar acciones eficaces que complementen la necesaria actuación de la justicia. Se me ocurren acciones pedagógicas. Aumentar el control social es clave. Vale la penar resaltar que Bogotá no es una excepción. Incluso tiene niveles inferiores al promedio nacional. Finalmente, las cifras de Benedetti no coinciden con el reporte de la ENDS (2005) que tengo en mis manos.

Daniel Vaughan dijo...

Alejandro,

1. La página de la Benedetti tiene el link a la encuesta, y para mi sorpresa, Bogotá está por encima en varios de los indicadores. Aunque las estadísticas que la concejal pone en la página no coinciden con las de la Encuesta (por lo menos yo no las encontré), los datos para Bogotá no dejan de ser preocupantes.

2. Creo que no se puede descartar la hipótesis de que el lenguaje afecta el comportamiento, sobre todo a la luz de los experimentos que cité ayer. Con esta evidencia creo que por lo menos vale la pena discutir posibles soluciones: usted menciona la educación y la Benedetti sugiere que sea por ley. Su solución es muy a la Mockus--- comparación que a usted, intuyo, no le gustará mucho--- pero no es claro que sea superior a la de la Benedetti. Creo que esto vale la pena discutirlo con mayor profundidad.

3. Un experimento interesante sería ver cuál es la recepción de la noticia si se cambia el género del Concejal ponente del proyecto. No creo que sea muy equivocado pensar que si el proyecto lo presenta un hombre, por lo menos la discusión se centraría en lo importante (los argumentos) y no en el feminismo recalcitrante. Esto valdría la pena que lo tuvieran en consideración las más fervientes feministas.

DV

Daniel Vaughan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel Vaughan dijo...

Por otro lado, creo que si dejamos de lado la molestia que parece generar en la mayoría el feminismo recalcitrante, muchos de los hombres pondríamos poca resistencia a un cambio legislativo drástico como obligar que de ahora en adelante el femenino se tome que neutral.

Hay un costo de ajuste inicial, aunque no creo que sea muy grande y creo que desaparecería rápidamente.

DV

pd. Queda la duda si la Benedetti es una feminista recalcitrante, o si la estamos castigando injustamente. Si la cosa fuera aleatoria, habría un 50% de probabilidades que el proyecto fuera presentado por una mujer. La cosa no es aleatoria, por supuesto: la razón menos interesante es que las mujeres son las víctimas, así que hay incentivos para que ellas sean quienes se quejen. La más interesante, relacionada con el problema mismo y es que las mujeres están subrepresentadas en el Concejo.

Maldoror dijo...

La Encuesta Nacional de Demografía y Salud (2005) reporta que el porcentaje de mujeres violadas en Bogota es 5,9%.

Pues en la encuesta que sale citada en el enlace de Daniel, lo que dice es que en Bogotá el 5.9% de las mujeres fueron violadas por personas que no son su conyugue. No se cuentan las violaciones por parte de los esposos.

Alejandro Gaviria dijo...

Daniel: yo dudo mucho de que el proyecto en discusión tengo un impacto sobre la violencia intrafamiliar. La conexión es muy tenue. Y los experimentos que usted enlazó ayer no sugieren una conexión más fuerte. Enlazo una investigación del CEDE sobre violencia intrafamiliar.

Siguiendo la metodología propuesta por Pollak (2002), el divorcio es el mecanismo que más reduce el nivel de violencia, pasando de tener el 32.4% de las familias violentas, al 15.7% en el largo plazo…Mediante ejercicios de simulación se observó que aumentos en el nivel educativo de las mujeres, mayores oportunidades de empleo y mayor acceso a servicios de salud, disminuyen la fracción de familias violentas en el largo plazo.

Maldoror: los datos de violación por parte de esposos y compañeros (que sólo afectan a las mujeres en uniones permanentes) ascienden a 11,5%. Si uno promedia los datos, teniendo en cuenta quienes viven en uniones permanentes y quienes no, la cifra no supera el 8,0%. El dato de 20%, insisto, es absurdo.

Maldoror dijo...

Ahora, con respecto a las cifras de violaciones, este estudio del 98 dice que para Estados Unidos el 18% de las mujeres que participaron, declararon haber sido violadas o víctimas de un intento de violación. Lo dice la organización radical feminista "National Institute Of Justice, Centers for disease control and prevention". Otros estudios sugieren cifras similares o incluso mayores, aunque es cierto que hay discusiones metodologicas sobre realmente cuantas violaciones ocurren en un país. Pero si esos datos son los de un país menos violento que el nuestro, no me sorprendería que las cifras fueran peores acá.

Julio Carrizosa dijo...

Alejandro: Por que en Colombia se usa tan poco ese insulto? He oido muchos HP, maricas y gonorreas pero no recuerdo haber escuchado a nadie diciendole estupido a alguien en su cara. Pareciera que aqui se respeta a los estupidos. Entre otras yo pienso que lo de la concejal es, simplemente, una boberia o que, a lo mejor , es una jugada que le proporciona reditos politicos.Aporto algunos subtemas: Cual es la posicion del liberalismo filosofico ante la estupidez? Cuantos estupidos hay en el Congreso? Como reconocerlos?

Alejandro Gaviria dijo...

Cifras oficiales de violación en los EEUU : cercanas al uno por mil.

Anónimo dijo...

pero es que la estupidez,e incluso la bobería, pueden tener consecuencias graves cuando por ley van obligar a que todo documento público sea un horror de mala redacción y redundancia absurda, pues tocará decir --y seguramente habrá quien vigile el cumplimiento de tan importante medida-- los ciudadanos y las ciudadanas, los indigenos y las indígenas, los niños y las niñas, los perros y las perras (ya aparecerán combinaciones de defensores de los animales que además exijan el uso del lenguaje de género), los bobos y la bobas, los estúpidos y las estúpidas, los congresistos y las congresistas, etc. No es solo un monumento a la estupidez sino un atentado contra el buen uso del lenguaje.

Javier Moreno dijo...

Bueno el punto de Daniel: Dado que todos estamos de acuerdo en que el problema del maltrato sexual existe en nuestra ciudad (el número de violaciones, sea 8% o 20%, es inaceptable), y dado también que no creemos (salvo por Daniel, que tiene dudas) que propuestas como la de Benedetti contribuyan de manera real a solucionar ningún problema, entonces valdría la pena que propusiéramos acciones o legislaciones concretas que sí permitan reducir los índices de violaciones y violencia contra las mujeres en Bogotá. Me parece que ese no debería ser una tarea de los feministas sino de cualquier ciudadano con mediana conciencia social.

Un ejemplo de una acción concreta a aproponer puede ser la agilización de los procedimientos para divorciarse. Otro ejemplo la constitución de un comando especial de policía dedicado única y exclusívamente a tratar casos de violencia contra mujeres acompañado de una línea de emergencia promocionada a través de los medios. Buena parte de los crímenes de maltrato pasan desapercibidos hasta que son graves porque las víctimas tienen miedo a denunciar y sienten que no hará sino meterlos en más problemas. Cualquier cosa que facilite el proceso de denuncia y trámite de estos casos debe ser implementada. Obviamente también se necesitan campañas de información sobre lo que significa maltrato: hay sectores de la sociedad colombiana donde cualquier cosa por debajo de una apaleada es "lo que me merecía."

Daniel Vaughan dijo...

Alejandro,

Está interesante el estudio de Salas y me recuerda a uno hecho en EEUU--- probablemente por Raquél Fernandez--- que muestra que la participación femenina aumenta considerablemente si la mamá del esposo había trabajado o no (es decir, si en el hogar de la mujer era socialmente aceptado por el hombre que la mujer trabajara... una conclusión bastante curiosa).

Si creemos en los resultados, la conclusión es intersante y es algo que acá se ha mencionado antes: parece que el componente vertical es mucho más importante que el componente horizontal de transmisión cultural, por lo menos en este caso.

Queda la duda de qué cambios de política son consistentes con la evidencia que presenta. Si el problema es que la cultura tanto de violencia, como de aceptación de la violencia, se transmite verticalmente, cómo se puede generar un cambio importante en una primera generación?

Finalmente, yo tampoco creo que el cambio legislativo genere efectos de primer orden.

DV

Anónimo dijo...

CIDH condena genocidio Indigena en Peru.

El Redactor dijo...

Nueva intromisión:

Creo ver en los últimos comentarios y enlaces un avance substacial, y es que efectivamente la "situación" de la mujer justifica la existencia del "feminismo". Pero como comenta Javier, esto debería ser problema no solo de las mujeres sino de los y las ciudadanas en general.

Ahora bien, en el proyecto de ley - comparto que esta mal argumentado, lo cuál fortalece la hipótesis de que la concejala Benedetti NO es una feminista -, se cita la Convención firmada por Colombia contra la discriminación de la Mujer, donde efectivamente se propende por favorecer condiciones socio-culturales de no discriminación. Creo que ahí se valida el proyecto del "lenguaje diferencial" que tanta molestía ha causado (¿O será también una estupidez que Colombia haya firmado dicha Convención?¿Por qué no hay reparos en firmar está y si al momento de firmar la de los pueblos indígenas?).

La discusión sobre si el lenguaje puede o no favorecer a mejorar las circunstancias reales de existencia de la mujer, considero que tiene muchas aristas, empezando por el enfoque teórico asumido (El primer artículo enlazado, creo que por Daniel, aunque no lo termine de leer, es bastante "cognitivo-conductual", el segundo no lo he revisado). Si bien algunas perspectivas, a razón de lo que observan, no muestran mayor "efecto", creo que desde los "discursos" foucaultianos o la "deconstrucción" - con sus respectivas limitaciones también - mostrarían efecto (Una feminista de raca mandaca puede insultarme por no citarle a Gayartri Spivak o Veena Das. La verdad, conozco muy poco el feminismo).

En mi posición, el lenguaje si ayuda a mejorar la condición de mujer. Pero el lenguaje no es suficiente, y por eso hay que favorecer iniciativas en sentido más "estructural"(Javier dio algunas ideas que apenas estoy digiriendo).

Mi interés sigue siendo el costo de la iniciativa, igual que de la policia canina en los parques de Bogotá. Así como de quíen será el encargado de ejecutarla (El lenguaje diferencial no es como creen algunos: cambiar la o por la a. Así que creo que el manejo estilístico es posible).

Finalmente, Alejandro argumenta la necesidad de "grados". ¿Cómo establecer grados? Hasta donde tengo entendido el desarrollo de una escala de medición exige, en primer lugar, una "convención social" entre los distintos observadores. ¿Esa ´"convención social" no será ideológica? (A comienzos del siglo XX hubo una disputa muy interesante entre los estadistícos sobre la "representatividad muestral". Unos pedían no darle nombre de "representatividad" a la muestra porque consideraban que el ázar no era garantía, ya que la existencia de una población era no azarosa. Los otros exigían denominarla como tal. Como sabemos, fue mayoría la segunda).

Saludos

Maro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maro dijo...

El viernes pasado, en Hora 20, los panelistas internacionales tocaron el tema tangencialmente, dos mujeres y dos hombres llegaron a la misma conclusión: que el proyecto de Benedetti es una pendejada y que lo más importante se quedaba entre el tintero.

Decía uno de los panelistas que veía que en Colombia la sociedad era, en los estratos más bajos, y en el medio igualmente, sostenida casi únicamente por las mujeres; que mientras que la mujer busca lo del "diario" lavando ropa o cuidando niños, el marido se queda tomando cerveza en la tienda; claro, una caricatura, pero muy elocuente.

Yo sospecho, como Javier, que proyectos como el de Benedetti terminen suplantando la real necesidad de cambio con respecto ya no sólo a la violencia "de género" como la han comenzado a llamar (importando el término de España supongo, y de la que hablaré luego), sino además con relación a una fuerte legislación en cuanto al estatus de las mujeres cabezas de familia: seguridad social, pensión de alimentos por parte de los padres, étcetera.

Lo de la violencia, y no sólo en Colombia (España es un bonito ejemplo) es un tema bastante incomodo para algunos, pareciese que muchos legisladores hombres, y otros machos del común, se arroparan tras el famoso refrán: "Pégale, pégale a tu mujer: tú no sabes por qué, pero ella sí".
Y es que muchos, taimadamente, nos hacemos los de la vista gorda con estos casos, pensamos como el del dicho que algo tuvo que hacer esa niña para que la violaran: llevar muy corta la minifalda, los tacones muy altos... como la Sarita del cuento en "La tía Julia" de Vargas Llosa.

Decía una de las panelistas de Hora 20, ya para terminar, que a ella le parecía que además de tener hombres machistas, Colombia era tierra fértil para ese extraño espécimen, único: mujeres machistas.

Y tiene razón.

Anónimo dijo...

P|E||RU : Renuncia la Ministra de LA MUJER por diferencias con el gobierno por la masacre de BAGUA.

Anónimo dijo...

P|E||RU : Renuncia la Ministra de LA MUJER por diferencias con el gobierno por la masacre de BAGUA.

Daniel Vaughan dijo...

Javier,

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, el problema es que las mujeres no denuncian en buena parte las agresiones, por lo que dos de sus propuestas, aunque bien intencionadas, pueden tener un efecto marginal también.

El problema es lograr que denuncien. Es díficil decir qué puede aumentar esto en el corto plazo. La idea de la educación de Alejandro pueden servir, aunque no hubo propuestas específicas. Tal vez si las campañas educativas dejan claro que si no denuncian no sólo ellas se están perjudicando, sino que están haciéndolo también a sus hijos. De todas formas no es claro que este juego psicológico funcione.

El Estado podría generar incentivos para que las víctimas de la violencia intrafamiliar tengan un tratamiento especial, como subsidios para la educación y salud de sus hijos, entre otros. Tal vez, como en otras ocasiones, los incentivos monetarios sean los suficientemente poderosos como para contrarrestar otras fuerzas. No se si sea constitucional, pero bueno, esa es otra discusión.

DV

Javier Moreno dijo...

Claro, Daniel, la base de todo el asunto es que las mujeres aprendan a denunciar (y confíen en las consecuencias de esas denuncias), por eso decía que hay que organizar campañas educativas que les reiteren hasta la saciedad que un golpe es suficiente razón para mandar a un tipo a la cárcel (y luego ofrecer mecanismos eficientes de denuncia para que esto efectivamente ocurra.)

Como una denuncia de este tipo implica con frecuencia sacrificios para la mujer, lo ideal sería contar con servicios sociales que ayudaran a la víctima de maltrato que denuncia a rehacer su vida sin este hombre que le pegaba. Ayudas en alimentación y educación para sus hijos serían parte de ese proceso.

En sociedades menos insensibles que la colombiana proyectos de ese tipo podrían nacer espontáneamente de la ciudadanía y financiarse con fondos privados y la ayuda del voluntariado. Supongo que en Bogotá ese nunca sería el caso.

(Pienso ahora que los niños también podrían ser educados en las escuelas para denunciar el maltrato en sus casas. Pero me parece un asunto complicado de manejar y peligroso de mil maneras para ellos.)

Alejandro Gaviria dijo...

El Redactor: un comentario por joder. Dice usted “comparto que está mal argumentado, lo cual fortalece la hipótesis de que la concejala Benedetti NO es una feminista”. No veo porque lo primero prueba lo segundo. La prosa feminista suele ser bastante latosa, para usar un adjetivo tomado de las últimas discusiones.

Javier dice algo bien interesante: la promoción del divorcio ayudaría a prevenir la violencia domestica. Pero también tendría un costo sobre el bienestar de los niños. El aumento del divorcio es la primera causa del incremento del suicidio juvenil en los Estados Unidos. Hace un tiempo escribí una columna sobre el divorcio. Aquí esta.

Para los interesados en una caracterización de las víctimas de la violencia intrafamiliar en Colombia: ver aquí .

«Más antiguas ‹Antiguas   1 – 200 de 289   Más recientes› Más nuevas»