miércoles, marzo 22, 2006

Voluntarismo vs. Cinismo

Carlos Gaviria ha dicho: “Ante todo, menos iniquidad, es decir, disminuir gradualmente, pero con prisa, la gran brecha que se ensancha todos los días entre los más ricos y los más pobres …Todo eso podría darse si hay voluntad política, una decisión firme de proteger a los más débiles, de hacerlos beneficiarios directos, privilegiados, del progreso económico”.

Mark Twain dijo: “With the goods a little out of focus, they furnish their desirable exhibit: Law and Order…Liberty…Honorable Dealing…Protection to the Weak…Education…Is it good? Sir, it is a pie. It will bring in the camp any idiot that sits in the darkness everywhere.”

Pero no importa. Los “Buenos Voluntaristas” han aprendido a lidiar con el cinismo. Lo que nunca han logrado es aprender de sus fracasos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

"No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados." ADAM SMITH.

"En Colombia a los Economistas, Dios no les dió la capacidad de razonar. Por ello, tanta incompetencia y tanto FRACASO". ANÓNIMO.

Anónimo dijo...

Alejandro:
Habría que ver si Garlos Gaviria dijo "iniquidad" (maldad, injusticia grande) o "inequidad", una palabra que no existe pero que se puede asimilar a "desigualdad", que es lo que aparentemente el candidato del Polo va a atacar a punta de voluntarismo. Volveríamos entonces a la discusión que planteó en el foro de su columna "Sobre la desigualdad" una persona que dijo que la desigualdad era la madre del progreso, y explicó por qué (Lamentablemente nadie le quiso coger la caña porque a lo mejor pensaron que el tipo/a estaba diciendo esas cosas sólo para provocar).
Pero me parece que no debe indignarse tanto con lo del ex Magistrado, porque en el fondo Gaviria está diciendo, un poco a la manera de los teólogos de la liberación de los años sesenta, que la suya es una "opción preferencial por los pobres". Y me parece que su opción, como tal, es tan legítima, desde el punto de vista del socialismo que abandera, como la del gobierno de Uribe, que, desde la perspectiva del capitalismo que abandera, tiene una opción preferencial por los ricos (lo que no implica necesariamente abandonar a los pobres sino focalizar el ellos acciones de "reparativas"), pues se piensa que los ricos, como su nombre lo indica, son los que pueden producir riqueza y por la vía del empleo favorecer a los pobres. Eso también podría calificarse como cinismo, pues vemos que a los ricos les dan una exención del 30% en tributos si reinvierten en sus empresas, con la esperanza de que creen puestos de trabajo. Pero no es difícil adivinar que si esos ricos son buenos empresarios, pues si van a reinvertir, pero no para enganchar más mano de obra sino para lograr eficiencias y productividad modernizando equipos y tecnologías, lo que seguramente hará a sus empresas menos y no más intensivas en mano de obra. O a lo mejor me equivoco.

Alejandro Gaviria dijo...

Anónimo 2:01:

Quizás lo peor de todo es que mientras Uribe sí hace cosas por los ricos, los pobres deben conformarse con los discursitos voluntaristas. Por ello, cabe insistir sobre un punto ya hecho: la construcción de equidad requiere visión de largo plazo y planes concretos. Lo demás es carreta.

Anónimo dijo...

En eso coincidimos. Y cuando no es voluntarista es paternalista: " A ver Ministro, consígamele a la señora una vaquita lechera".
Aunque tengo mis dudas acerca de que sea posible "construir la igualdad". Lo que sí se debe y se puede hacer es disminuir los niveles de desigualdad garantizando como mínimo nutrición, salud y saneamiento, y educación básica y secundaria, para que la gente esté en "igualdad de condiciones" para batirse en la vida. Eso es lo mínimo que le corresponde al Estado, independientemente de su ideología, y en ello debe concentrar la inversión social. En lo personal, considero que todo candidato que tenga un plan de gobierno de más de cinco puntos es sospechoso. Imagínese 100. Por esas estamos en las que estamos.

Scared Crow dijo...

La carreta de Alejandro me recuerda algunas frases: aquella de La Rochefoucauld: "Todos tenemos bastante fuerza para soportar los males ajenos" y mas que todo aquella del descreido que dijo: "un rey me hace mucho bien mientras no me haga mal y me da mucho mientras no me quite nada"; un poquitin cinico, no?
Si los pobres tienen que conformarse con los discursos grandilocuentes; o como el los llama "discursitos voluntaristas" es porque quienes los echan no estan al frente del gobierno; o es que tenemos, como su cinismo deja entrever, que estar contentos con Uribe dandole plata a los que ya no saben en donde guardarla?.
Lo de las politicas, insisto, no es cosa que preocupe al actual gobierno; y ademas yo si creo que un poquito de voluntad ayuda a contrarestar los problemas, mire la Argentina de Kirchner, en donde se han negado pagos a multinacionales y de ha llegado a boicotear empresas petroleras; o Bolivia y la nacionalizacion del agua arrebatandosela a Lyonnaise des Eaux, multinacional francesa que, en alianza con dirigentes corruptos, estaba subiendo de manera obscena los precios en detrimento de la poblacion; en fin, ejemplos hay de decision politica para enderezar la realidad economica; aqui, de tanta paciencia a los diktats del FMI y del Banco Mundial, nos queda un pais, que como ya ha sido corroborado hasta en este blog, es uno de los mas pobres y mas injustos.
Para terminar me surge una duda, no sera que a Gaviria al fin de cuentas le da miedo que las riendas del pais sean tomadas por alguien que no tenga PHD's en USA o Europa?; por eso les dio tanto miedo el buzo de Evo Morales, o mejor, su ausencia de corbata; (hay que ver al pobre Oppenheimer que casi chilla), y de ahi la obcecacion de tecnocratas como Gaviria quiere impedirnos "probar" a intelectuales como Carlos Gaviria en el poder.
Poner los pies en la tierra implica, imperativamente, aceptar ciertas cosas que los sucesivos gobiernos han negado en redondo: somos un pais pobre y tenemos un conflicto interno de origen social; ese es el realismo que deberian observar

Jaime Ruiz dijo...

Yo creo que Alejandro Gaviria en realidad no quiere ver quiénes son aquellos que critica. Podría ser que un demagogo igualitarista creara grandes problemas soliviantando a los pobres, pero el candidato del PCC no lo es. En realidad es el candidato de los ricos, en especial de los completamente parasitarios. ¿Cuáles eran sus ingresos como magistrado y cuántos países pagan a sus magistrados el sueldo de 50 peones? ¿Afecta eso la disponibilidad de recursos para salud y educación? ¿Qué pasó con el referendo, donde se proponía contener la pensión máxima en 25 salarios mínimos? ¿Propone Carlos Gaviria que los que se ganan diez salarios mínimos paguen digamos el 30 % de impuesto de renta, como ocurre en cualquier país civilizado?

Hay unos ricos que lo son porque han acertado con algún negocio. Otros lo son porque tuvieron la oportunidad de estudiar y después de conseguir un puesto estatal. Carlos Gaviria es el candidato de estos ricos, y ciertamente sus decretos (acuérdense de Garzón y los colegios en concesión) sólo favorecerían a ese sector de ricos parasitarios.

Pero esa discusión es ociosa, pues lo que se elige no es el programa económico de un candidato sino la legitimación de las FARC para imponer leyes y obtener premio por sus masacres. Es comprensible que el dueño del blog no quiera meterse en esos berenjenales, pero es que eso es lo que importa.

Anónimo dijo...

Mas que un divagar melíndrico entre el voluntarismo y el cinismo, el oficio de Carlos Gaviria es el de exigir la misma libra de carne que exigía Shylock, el mercader de Venecia de su odiado Antonio. Desde su (ese si cinismo) aplauso al a masacre del 29 de diciembre ¿cuantas libras de carne fresca mas, le han llevado al su banquete de odio las farc?

Claudia Scognamiglio dijo...

Estoy de acuerdo con Jaime Ruiz sobre el caso de Carlos Gaviria. Se lo ve en todas partes hablando sobre como hay que disminuir la brecha, contener a los ricos etc etc. Yo me pregunto, acaso el ha repartido sus sueldos de magistrado y de senador entre los pobres? Acaso el ha generado un solo empleo (aparte supongo del de su empleada de servicio)?
Porque su queja reiterada contra el "imperialismo" y en cierto sentido las multinacionales, sus quejas sobre la regulación laboral y como esta favorece a los ricos. Cuando en realidad son las empresas grandes (multinacionales y nacionales) quienes cumplen a rajatabla todas las disposiciones laborales, mientras los mismos "pobres" (empresas de transporte público, pequeñas fincas cafeteras, talleres de mecanica, panaderias etc) son quienes violan con sus empleados todas las disposiciones laborales existentes y tratan a sus empleados como cuasi-esclavos?
Porque Carlos Gaviria no se queja de los rentistas sindicalistas que tienen sueldos y prebendas exageradas y que son completamente inproductivos, que erosionan las empresas del estado, que trancan las vias y los transportes para gritar fuera yanquis de colombia??

Anónimo dijo...

Me parece una soberana tontería reducir el debate con Carlos Gaviria a si ha repartido o no su sueldo con los pobres o si ha generado un puesto de trabajo distinto al de su empleada doméstica porque ese no es el punto. Lo que habría que preguntarle --y no hay nada que se lo impida a los periodistas, pues ese es su deber--es qué piensa él como aspirante a la presidencia (y por lo tanto candidato a heredar problemas que él mismo y muchos de sus copartidarios no están ayudando a resolver) sobre esos régimenes de pensiones privilegiados (magistrados, congresistas, magisterio, etc)y sobre la enorme carga que eso le impone al erario y a los contribuyentes, y qué piensa hacer con ese problema y con el 75% de colombianos que no están cubiertos por el sistema. El debate requiere un mínimo de altura y no el tono escuelero que se le quiere imprimir aquí.

Claudia Scognamiglio dijo...

Pues a mi no me parece escuelero señalar que un candidato predica pero no aplica. De hecho me parece una falta ética andar pregonando ideas redistributivas y no redistribuir el mismo.

Señalar que es necesario quitarle a los ricos, pero excluirse el mismo de esos "ricos", y seguir con sus beneficios de rentista del estado.

Jaime Ruiz dijo...

Más tono escuelero, más retórica reaccionaria: la propuesta de Carlos Gaviria es facilísima de entender: aumentar la presión fiscal sobre los que trabajan. Es que eso es Colombia, un muladar esclavista donde unos trabajan y otros se quedan con las rentas. ¿Por qué una persona que se gana 20 millones al año no paga nada de impuesto de renta y una empresa paga los impuestos más altos del continente? ¿Por qué alguien que se gana 20 salarios mínimos no llega a pagar ni el 15 % de impuesto de renta? Porque hay unos dueños del Estado que se organizan en las universidades y tienen el control de todo y obviamente no quieren pagar impuestos. Carlos Gaviria es su candidato en esta ocasión, pero parece que las pretensiones son más audaces y empiezan por la rendición ante las FARC. ¿O es que este gobierno no quiere negociar? No quiere darles ventajas "militares", pero negociar para darles impunidad y para que salven sus millones sí quiere hacerlo.

Claudia: no pierda su tiempo explicándoles, cualquier lógica que suponga que hay que trabajar y no obtener las rentas de decretos les parece una cosa propia de "loquitos" y están segurísimos de que un país llega a rico porque persigue el trabajo. Tratar de cambiar eso en esas cabezas es como decirle al chino que se estire las mejillas y la frente a ver si le quedan los ojos como a los occidentales.

Myli dijo...

Resulta bastante falaz afirmar que la propuesta de Gaviria no es seria en la medida en que el mismo no le ha repartido su salario a los pobres; en esa medida un argumento en contra de Uribe (ademas de los tantos que existen en contra de el) podria ser que el tampoco lo ha hecho a pesar de autproclamarse un abanderado de la lucha social. Claro que entonces debemos distinguir entre la politica social programatica de Gaviria y el plan de Uribe de incursionar no en terminos de subsidios y auxilios sino en promocion de la igualdad puesto que, como lo afirmo recientemente Jose Obdulio Gaviria en un debate sobre la participacion de sindicalistas en politica, Colombia es un pais de propietarios y por ello ya no puede hablarse de una clara diferencia entre burguesia y proletariado, en los terminos del marxismo.
El punto es: o se opta por un plan de accion que por muy utopico que resulte para algunos al menos parte de la situacion real colombiana, o nos seguimos autoengañando con una politica que esta diseñada para Colombia pero que resulta tan desfasada que puede terminar siendo cinica.

Jaime Eduardo Prieto O. dijo...

Estoy de acuerdo con Claudia.

Nadie puede dar de lo que no tiene, enseñar lo que no sabe o servir de ejemplo de lo que no es.

Por otra parte, uno de los problemas más grandes de la izquierda colombiana es su falta de realismo; de hecho, muchas de sus propuestas son claramente irresponsables.

El programa económico que propone Carlos Gaviria parece lleno de sensibilidad pero carece de algo que, en últimas, es esencial: viabilidad y sostenibilidad.

Y existe una palabra muy desagradable para denominar a esta forma de hacer política: demagogia.

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. columbus dental insurance slot machine winning tip index cum fiesta http://www.find-bentley-the-car-dealers-in-canada.info/Ken-fletcher-tennis.html Looking for home school praintable download for free Cosmetic surgery doctor in indiana 1954 belair car seats covers bmw dealerships oregon Pick a pissing San diego loan processors Texas commercial vehicle insurance Interior design with wood work Pants 38 30